Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La madurez en la experiencia cristiana

    Es natural que tengamos un concepto más elevado de nosotros mismos que el que debemos tener. Pero aunque nos es penoso conocernos a nosotros mismos como somos realmente, sin embargo debiéramos orar para que Dios nos revele a nosotros la forma en que él nos ve. Pero no debiéramos cesar de orar una vez que hayamos pedido sencillamente una revelación de nosotros mismos. Debiéramos orar para que Jesús nos sea revelado como un Salvador que perdona los pecados. Cuando vemos a Jesús tal como es, debieran despertarse en nuestro corazón deseos fervientes de ser librados del yo para poder ser llenos con toda la plenitud de Cristo. Cuando experimentemos esto, nos haremos el bien mutuamente, y usaremos todos los medios a nuestro alcance para llegar a la piedad. Debemos limpiar nuestra alma de toda inmundicia de la carne y del espíritu, y perfeccionar la santidad en el temor de Dios.1MS 367.1

    El amor de un Dios santo es un principio admirable que puede conmover el universo en nuestro favor durante las horas de gracia que se nos dan para probarnos. Pero si después del tiempo de gracia somos hallados transgresores de la ley de Dios, el amor de Dios será un ministro de venganza. Dios no transige con el pecado. El desobediente será castigado. La ira de Dios cayó sobre su Hijo amado cuando Cristo pendía en la cruz del Calvario en lugar del transgresor. El amor de Dios ahora se extiende para abrazar al más degradado y vil pecador que se acerque contrito a Cristo. Se extiende para transformar al pecador en obediente y fiel hijo de Dios. Sin embargo, ni una sola alma puede ser salvada si continúa en el pecado.1MS 367.2

    El pecado es la transgresión de la ley, y el brazo que ahora es poderoso para salvar, será fuerte para castigar cuando el transgresor pase ese límite de la tolerancia divina. El que rehúse ir en procura de la vida, el que no escudriñe las Escrituras para ver qué es verdad, para no ser condenado en sus prácticas, quedará con la mente cegada y entregado a los engaños de Satanás. En el mismo grado en que el penitente y el obediente son escudados por el amor de Dios, el impenitente y el desobediente serán dejados para sufrir los resultados de su propia ignorancia y dureza de corazón, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.1MS 368.1

    Hay muchos que profesan seguir a Cristo, pero que nunca llegan a ser cristianos maduros. Admiten que el hombre está caído, que sus facultades están debilitadas, que es incapaz de hazañas morales, pero añaden que Cristo ha llevado todas las cargas, todos los sufrimientos, toda la abnegación, y que están dispuestos a dejar que él lo lleve todo. Dicen que no hay nada que puedan hacer sino creer; pero dijo Cristo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. Mateo 16:24. Jesús guardó los mandamientos de Dios. Los fariseos declararon que él quebrantaba el cuarto mandamiento porque restauraba completamente a un hombre en el día sábado, pero Jesús se volvió a los acusadores fariseos y preguntó: “¿Es lícito en día de reposo [sábado] hacer bien, o hacer mal? ¿salvar la vida, o quitarla? Y mirándolos a todos alrededor, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él lo hizo así, y su mano fue restaurada. Y ellos se llenaron de furor, y hablaban entre sí qué podrían hacer contra Jesús”. Lucas 6:9-11.1MS 368.2

    Ese milagro, en vez de convencer a los fariseos de que Jesús era el Hijo de Dios, los llenó de ira, porque muchos que presenciaron el milagro glorificaron a Dios. Jesús declaró que su obra de misericordia era lícita en el sábado. Los fariseos declararon que no lo era. ¿A quién creeremos? Cristo dijo: “He guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”. Juan 15:10. Por lo tanto, ciertamente es seguro que sigamos la senda de Cristo, y guardemos los mandamientos. Dios nos ha dado facultades que debieran usarse continuamente cooperando con Jesús, ocupándonos en nuestra salvación con temor y temblor, pues Dios es el que obra en nosotros tanto el querer como el hacer su buena voluntad.1MS 368.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents