Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Levántate, resplandece

    Dios nos exhorta a que rompamos las cintas de nuestro estricto servicio interno. El mensaje del Evangelio ha de ser llevado a las ciudades y fuera de las ciudades. Hemos de exhortar a todos para que se alisten en torno de la bandera de la cruz. Cuando esta obra se haga en la debida forma, cuando trabajemos con celo divino para añadir conversos a la verdad, el mundo verá el poder que acompaña al mensaje de la verdad. La unidad de los creyentes da testimonio del poder de la verdad que es capaz de poner en perfecta armonía a hombres de diferentes caracteres, unificando sus intereses.1MS 97.4

    Las oraciones y ofrendas de los creyentes se combinan con esfuerzos fervientes y abnegados, y entonces son ciertamente un espectáculo para el mundo, los ángeles y los hombres. Los hombres se convierten de nuevo. La mano que una vez se aferraba a la recompensa de un sueldo mayor, se ha convertido en la mano ayudadora de Dios. Los creyentes están unidos por un solo interés: el deseo de crear centros de verdad donde Dios sea exaltado. Cristo los une con santos vínculos de unión y amor, vínculos que tienen un poder irresistible.1MS 98.1

    Jesús oró en procura de esa unidad precisamente antes de su juicio, no estando sino a un paso de la cruz. “Para que todos sean uno—dijo—, como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste”. Juan 17:21.1MS 98.2

    Dios exhorta a los que están medio despiertos para que se levanten y se ocupen con fervor en su obra, orando a Dios en procura de fortaleza para el servicio. Se necesitan obreros. No es necesario seguir reglas de precisión exacta. Reciba Ud. el Espíritu Santo, y sus esfuerzos tendrán éxito. La presencia de Cristo es lo que da poder. Cesen toda disensión y lucha. Prevalezcan el amor y la unidad. Actúen todos bajo la dirección del Espíritu Santo. Si los hijos de Dios se entregan plenamente a él, les restaurará el poder que han perdido por la división. Dios nos ayude a todos a comprender que la desunión es debilidad y que la unión es fortaleza.—Carta 32, 1903.1MS 98.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents