Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Una revelación del amor de Dios

    Cristo vino para manifestar el amor de Dios al mundo, para atraer el corazón de los hombres hacia él. Dijo: “Yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo”. Juan 12:32. El primer paso hacia la salvación es responder a la atracción del amor de Cristo. Dios envía a los hombres mensaje tras mensaje para suplicarles que se arrepientan, para poder perdonarles y escribir perdón al lado de sus nombres. ¿No habrá arrepentimiento? ¿Serán desoídas sus exhortaciones? Serán ignoradas sus propuestas de misericordia y será completamente rechazado su amor? ¡Oh, así el hombre quedaría del todo separado del medio por el cual puede lograr la vida eterna, pues sólo Dios perdona al penitente! Mediante la manifestación de su amor, mediante los ruegos de su Espíritu, invita fervientemente a los hombres a que se arrepientan, pues el arrepentimiento es don de Dios; y a quienes él perdona, los hace arrepentirse previamente. El hombre disfruta del gozo más dulce debido a su sincero arrepentimiento ante Dios por la transgresión de su ley, y debido a la fe en Cristo como el Redentor y Abogado de los pecadores. Cristo atrae a los hombres mediante la manifestación de su amor para que puedan comprender el gozo del perdón, la paz de Dios. Si responden a su atracción, entregando su corazón a la gracia divina, los guiará paso tras paso a un conocimiento pleno de Dios, y esto es vida eterna.1MS 380.1

    Cristo vino a revelar la justicia y el amor de Dios al pecador para que el Salvador diera a Israel arrepentimiento y remisión de pecados. Cuando el pecador contempla a Jesús levantado en la cruz, sufriendo la culpabilidad de los transgresores, llevando el castigo del pecado; cuando contempla el aborrecimiento de Dios por el mal, manifestado en la terrible muerte en la cruz, y cuando contempla el amor de Dios por el hombre caído, es inducido al arrepentimiento hacia Dios debido a la transgresión de la ley que es santa, justa y buena. El ejerce fe en Cristo porque el divino Salvador ha llegado a ser su sustituto, su garantía y abogado, Aquel en quien se centraliza su misma vida. Dios puede mostrar su misericordia y verdad al pecador arrepentido y puede conferirle su perdón y su amor.1MS 380.2

    Pero Satanás no permitirá que un alma se escape de la cautividad del pecado si puede evitarlo de alguna manera. Aunque todo el cielo ha sido prodigado en una rica dádiva—pues cuando Dios dio a su Hijo dio el don más precioso del cielo, y los tesoros del cielo están a nuestra disposición—, sin embargo, el enemigo tratará de hacer creer al alma arrepentida que Dios es duro e inexorable, que no está dispuesto a perdonar al transgresor. En diferentes oportunidades, me han llegado cartas de personas que estaban desesperadas por sus pecados. Varias me han escrito: “Temo estar más allá de la posibilidad de toda ayuda. ¿Hay alguna esperanza para mí?” Para esas pobres almas ha sido dado el mensaje: “Confiad en Dios. El Padre tiene pan suficiente y sobrante. Levantaos e id a vuestro Padre. El saldrá a vuestro encuentro cuando aún estéis lejos. Os dará su amor y compasión”.1MS 381.1

    Cuando el enemigo invada como inundación y procure abrumaros con el pensamiento de vuestros pecados, decidle: “Sé que soy pecador. Si no fuera, no podría ir al Salvador, pues él dice: ‘No he venido a llamar a justos, sino a pecadores’. Marcos 2:17. Y porque soy pecador tengo derecho a ir a Cristo. Soy pecaminoso y estoy manchado, pero Cristo sufrió la humillación y la muerte y extinguió la maldición que me corresponde. Vengo. Creo. Demando la segura promesa divina: ‘Todo aquel que en él cree, no se’ pierde, mas tiene ‘vida eterna’”. Juan 3:16.1MS 381.2

    ¿Será rechazada una súplica tal presentada con alma contrita? No, nunca. El amor ilimitado de Cristo hacia el hombre está probado por sus sufrimientos y muerte. El está dispuesto y puede salvar hasta lo último a todo el que viene a Dios por él.1MS 382.1

    Entonces, venid a Dios como un niñito, presentándoos como suplicantes a sus pies, pues no necesitamos ascender al cielo para hacer descender a Jesús, ni bajar a lo profundo de la tierra para hacerlo subir, pues siempre está cerca de nosotros. Dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. Apocalipsis 3:20. ¡Cuán dispuesto está Cristo a posesionarse del templo del alma si se lo permitimos! Está representado como quien aguarda y golpea a la puerta del corazón. Entonces, ¿por qué no entra? Porque el amor del pecado ha cerrado la puerta del corazón. Tan pronto como consintamos en renunciar al pecado, a reconocer nuestra culpabilidad, se quitará la barrera que separa al alma del Salvador.1MS 382.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents