Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Notas biográficas de Elena G. de White

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Los congresos campestres del este

    Cuando llegamos al campo donde se realizaba el congreso de Groveland, Massachusetts, encontramos una excelente reunión. Había 47 carpas en los terrenos, además de tres grandes tiendas. La que se usaba para la congregación era de unos 27 metros de ancho por 42 de largo. Las reuniones del sábado revistieron el más profundo interés. La iglesia revivió y fue fortalecida, mientras los pecadores y los que se habían apartado despertaban a la sensación del peligro en que se hallaban.NBEW 247.4

    El domingo por la mañana, barcos y trenes volcaron su carga viva en el campo por millares. El pastor Smith habló por la mañana sobre la cuestión del Oriente. El tema era de especial interés, y la gente escuchó con la más ferviente atención.NBEW 248.1

    Por la tarde me fue difícil abrirme paso hasta el púlpito por entre la multitud de los que estaban de pie. Cuando llegué a la plataforma, tenía frente a mí un mar de cabezas. La gigantesca carpa estaba llena; los miles que estaban de pie afuera constituían un muro viviente de varios metros de espesor. Me dolían mucho los pulmones y la garganta. Sin embargo yo creía que Dios me ayudaría en esta importante ocasión. El Señor me dio gran soltura al dirigirme a esa inmensa multitud sobre el tema de la temperancia cristiana. Mientras hablaba, me olvidé de mi fatiga y mi dolor, al darme cuenta de que estaba hablando a gente que no consideraba mis palabras como fábulas ociosas. El discurso se extendió por más de una hora, y a través de todo este tiempo el público escuchó con gran atención.NBEW 248.2

    El lunes por la mañana tuvimos una sesión de oración en nuestra tienda en favor de mi esposo. Presentamos su caso al gran Médico. Era una oportunidad preciosa; la paz del cielo descansaba sobre nosotros. Estas palabras acudieron con fuerza a mi mente: “Esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe”. 1 Juan 5:4. Todos sentimos la bendición de Dios que descansaba sobre nosotros.NBEW 248.3

    Entonces nos reunimos en la gran carpa, mi esposo se reunió con nosotros, y habló por un corto tiempo, pronunciando palabras preciosas que procedían de un corazón suavizado y encendido con un profundo sentido de la misericordia y la bondad de Dios.NBEW 248.4

    Reanudamos, a continuación, la obra que habíamos dejado el sábado, y la mañana fue empleada en trabajar especialmente por los pecadores y los apóstatas, de los cuales doscientos pasaron al frente pidiendo oraciones. Sus edades variaban: desde el niño de diez años hasta hombres y mujeres de cabello cano. Más de una veintena de éstos eran personas que ponían sus pies por primera vez en el camino de la vida. Por la tarde fueron bautizadas treinta y ocho personas; y un buen número demoró su bautismo hasta su regreso a sus casas.NBEW 249.1

    El lunes de noche ocupé el púlpito en una reunión de carpa que estaba realizándose en Danvers, Massachusetts. Tenía frente a mí una gran congregación. Yo estaba muy cansada para ordenar mis pensamientos en palabras bien hiladas; sentí que debía tener ayuda, y la pedí con todo mi corazón. Sabía que si había de tener algún grado de éxito en mi trabajo, habría de ser por medio de la fuerza del poderoso Dios.NBEW 249.2

    El Espíritu del Señor descansó sobre mí al intentar hablar. Sentí como un choque eléctrico en mi corazón, y todo dolor fue instantáneamente quitado. Había sentido mucho dolor en los nervios de la cabeza; esto también fue totalmente quitado. Mi garganta irritada y mis pulmones inflamados fueron aliviados. Mi brazo y mi mano izquierdos estaban casi inútiles como consecuencia de un dolor en mi corazón; pero ahora fui restablecida a la normalidad. Mi mente estaba clara. Mi alma estaba llena de luz y del amor de Dios. Los ángeles de Dios parecían estar a mi lado, como un muro de fuego.NBEW 249.3

    Tenía delante de mí a un pueblo a quien tal vez no volvería a encontrar hasta el juicio, y el deseo de lograr su salvación me indujo a hablar con fervor y con el temor de Dios, para estar libre de su sangre. Sentí gran soltura en mis esfuerzos, y el discurso ocupó una hora y diez minutos. Jesús fue mi ayudador, y su nombre tendrá toda la gloria. El auditorio estaba muy atento.NBEW 250.1

    Regresamos a Groveland el martes para encontrar que el congreso campestre de ese lugar estaba terminando. Se estaban plegando las tiendas, y los hermanos estaban diciendo adiós y se hallaban listos para subir a los carruajes y regresar a sus hogares. Este fue uno de los mejores congresos campestres a los cualea asistí.NBEW 250.2

    Por la tarde el pastor Haskell nos llevó en su carruaje, y viajamos hacia South Lancaster para descansar en su hogar durante un tiempo.NBEW 250.3

    Decidimos viajar en un vehículo privado parte del camino al congreso campestre de Vermont, pues pensamos que esto sería de beneficio para mi esposo. A mediodía nos deteníamos a un costado del camino, encendíamos el fuego, preparábamos nuestro almuerzo y teníamos unos momentos de oración. Estas horas preciosas pasadas en compañía del Hno. y la Hna. Haskell, de la Hna. Ings, y la Hna. Huntley, nunca serán olvidadas. Nuestras oraciones ascendían a Dios en todo el camino desde South Lancaster hasta Vermont. Después de viajar tres días, tomamos los vehículos públicos y completamos nuestro viaje.NBEW 250.4

    Esta reunión tuvo un beneficio especial para la causa en Vermont. El Señor me dio fuerza para hablar a la gente todos los días.NBEW 250.5

    Viajamos directamente desde Vermont hasta el congreso campestre de Nueva York. El Señor me dio gran soltura al hablar a los hermanos. Pero algunos no estaban preparados para recibir el beneficio de la reunión. No se daban cuenta de su condición, y no buscaban al Señor con fervor, confesando su apostasía y apartándose de sus pecados. Uno de los grandes objetos de tener un congreso campestre es que nuestros hermanos puedan sentir el peligro de verse sobrecargados con los cuidados de esta vida. Se experimenta una gran pérdida cuando no se aprovechan estos privilegios.NBEW 250.6

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents