Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Notas biográficas de Elena G. de White

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Frente a la tumba

    Había pasado medio siglo desde que la Sra. White y su esposo enterraron a su hijo menor, y pronto después a su primogénito, en el hermoso rincón donde ella ahora descansa. Cuando en 1881 el pastor Jaime White fue puesto a dormir junto a los hijos, poco se imaginó su dolorida compañera que el Señor la fortalecería para continuar en el ministerio por todo un tercio de siglo. Sin embargo, tal ha sido el caso; y ahora sus labores han terminado, y ella había de descansar al lado de sus queridos.NBEW 525.2

    El pastor I. H. Evans leyó la historia de la resurrección de Lázaro de los muertos, que está en el capítulo 11 de Juan. Jesús había declarado: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente”. El pastor Evans leyó también del inspirado testimonio del apóstol Pablo, que se registra en 1 Corintios 15, muchas promesas positivas y consoladoras relativas a la resurrección de los justos. “Si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también nuestra fe”. “Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho”. “En Cristo todos serán vivificados”. “Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?” “Gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.NBEW 525.3

    “Dormimos en Jesús, mas no por siempre,
    sino hasta aquella alborada de emoción,
    cuando el reencuentro será sin despedidas
    en la mañana de la resurrección.
    De los valles, desiertos y montañas,
    de la entraña insondable de la mar,
    al sonido angelical de las trompetas,
    multitudes habrán de despertar”
    .
    NBEW 526.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents