Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Notas biográficas de Elena G. de White

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Sometidos al juicio de la iglesia

    No mucho tiempo después se nos notificó que estuviéramos presentes en la sala de la junta de la iglesia. Había sólo unos pocos asistentes. La influencia de mi padre y de su familia era tal que nuestros opositores no tenían deseo alguno de presentar nuestro caso ante un número mayor de la congregación. La sencilla acusación preferida era que habíamos contravenido las reglas de la iglesia. Al preguntarles qué reglas habíamos quebrantado, se declaró, después de alguna vacilación, que habíamos asistido a otras reuniones y habíamos descuidado la asistencia regular a nuestra clase.NBEW 58.1

    Contestamos que una parte de la familia había estado en el campo durante un tiempo, que ninguno de los que habían permanecido en la ciudad se había ausentado de la clase más que unas pocas semanas, y que ellos se vieron obligados a no asistir porque los testimonios que presentaban eran recibidos con tan marcada desaprobación. También les recordamos que ciertas personas que no habían asistido a las reuniones de clase por un año eran consideradas todavía como miembros en regla.NBEW 58.2

    Se nos preguntó si queríamos confesar que nos habíamos apartado de los reglamentos metodistas y si queríamos también convenir en que nos conformaríamos a ellos en lo futuro. Contestamos que no nos atrevíamos a renunciar a nuestra fe ni a negar la sagrada verdad de Dios; que no podíamos privarnos de la esperanza de la pronta venida de nuestro Redentor; que según lo que ellos llamaban herejía debíamos seguir adorando al Señor.NBEW 58.3

    Mi padre en su defensa recibió la bendición de Dios, y todos nosotros salimos de la sala con un espíritu libre, felices, con la conciencia de la sonrisa de Jesús que aprobaba nuestro proceder.NBEW 59.1

    El domingo siguiente, al principio de la reunión, el pastor presidente leyó nuestros nombres, siete en total, e indicó que quedábamos separados de la iglesia. Declaró que no se nos expulsaba por mal alguno, ni porque nuestra conducta fuese inmoral, que teníamos un carácter sin mácula y una reputación envidiable; pero que nos habíamos hecho culpables de andar contrariamente a las reglas de la Iglesia Metodista. También indicó que ahora quedaba una puerta abierta, y que todos los que fueran culpables de quebrantar las reglas serían tratados de la misma manera.NBEW 59.2

    Había en la iglesia muchos que esperaban la aparición del Salvador, y esta amenaza se hacía con el propósito de intimidarlos y obligarlos a estar sujetos a la iglesia. En algunas clases este procedimiento produjo el resultado deseado, y el favor de Dios fue vendido por un puesto en la iglesia. Muchos creían, pero no se atrevían a confesar su fe, no fuera que resultaran expulsados de la sinagoga. Pero algunos salieron poco después, y se unieron con el grupo que aguardaba al Salvador.NBEW 59.3

    Entonces nos fueron sobremanera preciosas las palabras del profeta: “Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: Jehová sea glorificado. Pero él se mostrará para alegría vuestra, y ellos serán confundidos”. Isaías 66:5.NBEW 59.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents