Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Notas biográficas de Elena G. de White

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Sueño del templo y del cordero

    Mientras estaba así desalentada tuve un sueño que me impresionó profundamente. Soñé que veía un templo al cual acudían muchas personas, y tan sólo los que se refugiaban en él podían ser salvos al fin de los tiempos, pues todos los que se quedaban fuera del templo se perderían para siempre. Las muchedumbres que en las afueras del templo iban por diferentes caminos se burlaban de los que entraban en él y los ridiculizaban, diciéndoles que aquel plan de salvación era un artero engaño, pues en realidad no había peligro alguno que evitar. Además, detenían a algunos para impedirles que entraran en el templo.NBEW 37.2

    Temerosa de ser ridiculizada, pensé que era mejor esperar que las multitudes se marcharan, o hasta tener ocasión de entrar sin que me vieran. Pero el número fue aumentando en vez de disminuir, hasta que, recelosa de que se me hiciese demasiado tarde, me apresuré a salir de mi casa y abrirme paso a través de la multitud. Tan viva era la ansiedad que tenía de verme dentro del templo, que no reparé en el número de los concurrentes.NBEW 37.3

    Al entrar en el edificio vi que el amplio templo estaba sostenido por una enorme columna y que atado a ella había un cordero completamente mutilado y ensangrentado. Los que estábamos en el templo sabíamos que aquel cordero había sido desgarrado y quebrantado por nuestras culpas. Todos cuantos entraban en el templo debían postrarse ante el cordero y confesar sus pecados. Delante del cordero vi asientos altos donde estaba sentada una hueste que parecía muy feliz. La luz del cielo iluminaba sus semblantes, y alababan a Dios entonando cánticos de alegre acción de gracias, semejantes a la música de los ángeles. Eran los que se habían postrado ante el cordero, habían confesado sus pecados y recibido el perdón de ellos, y aguardaban con gozosa expectación algún dichoso acontecimiento.NBEW 37.4

    Aun después de haber entrado yo en el templo, me sentí sobrecogida de temor y vergüenza por tener que humillarme a la vista de tanta gente; pero me sentí obligada a avanzar, y poco a poco fui rodeando la columna hasta ponerme frente al cordero. Entonces resonó una trompeta. El templo se estremeció y los santos congregados dieron voces de triunfo. Un pavoroso esplendor iluminó el templo, y después todo quedó en profundas tinieblas. La hueste feliz había desaparecido por completo cuando se produjo el pasajero esplendor, y yo me quedé sola en el horrible silencio de la noche.NBEW 38.1

    Desperté angustiada y a duras penas pude convencerme de que era un mero sueño. Me parecía que estaba determinada mi condenación, y que el Espíritu del Señor me había abandonado para siempre.NBEW 38.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents