Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Notas biográficas de Elena G. de White

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Actividades en Nueva Zelanda

    A la finalización del congreso de la Conferencia Australiana, la Sra. White decidió emprender la visita largamente postergada a Nueva Zelanda. La acompañó Emilia Campbell, quien la ayudó tanto en calidad de secretaria como de enfermera. Su hijo W. C. White, y el pastor Starr y señora, estuvieron también con ella durante gran parte del tiempo.NBEW 373.4

    Al llegar a Auckland, el 8 de febrero, fueron recibidos por el pastor M. C. Israel, y conducidos a una casa amueblada que la iglesia de Auckland puso a su disposición.NBEW 373.5

    Durante los doce días empleados en ferviente labor en favor de la iglesia de Auckland, la Sra. White habló ocho veces. Después de esto pasó tres semanas con los hermanos y hermanas de Kaeo, la iglesia adventista más antigua de Nueva Zelanda. Allí encontró un número promisorio de jóvenes por los cuales trabajó fervientemente.NBEW 373.6

    Tanto en Auckland como en Kaeo la Sra. White instó a los hermanos y hermanas a asistir, junto con sus familias, al congreso anual que había de realizarse en Napier, durante la última parte de marzo. Este iba a ser un congreso campestre, el primero que los adventistas del séptimo día realizarían al sur del ecuador. Con respecto a esta experiencia ella escribió:NBEW 374.1

    “Sentíamos que este primer congreso campestre debía ser, tanto como fuera posible, un ejemplo de lo que debían ser todas las demás reuniones de esta clase que se realizarían en lo futuro. Una y otra vez dije a la gente: ‘Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte’ Hebreos 8:5. Jesús dijo a sus discípulos: ‘Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto’ Mateo 5:48”.NBEW 374.2

    Pero con respecto a este propuesto congreso campestre parecía imposible despertar mucho entusiasmo entre los creyentes. Los campamentos de leñadores, y los grupos de tiendas para constructores de camino, eran cosas bien conocidas, pero no muy deseadas; pero un campamento cómodo para un grupo de gente que se reúne para adorar a Dios era algo enteramente nuevo en Nueva Zelanda.NBEW 374.3

    Debido a la depresión financiera, era extremadamente difícil para muchos asistir. Hasta el comienzo de la reunión, había poca promesa de que acamparían más de 30 personas en los terrenos. Se proveyeron tiendas para ese número. Pero cuando la reunión estaba empezando, comenzaron a llegar sin anunció miembros de diferentes iglesias hasta que hubo el doble de lo que se había esperado. Durante la última semana de reuniones había 18 tiendas en el campamento, ocupadas por 53 personas. Muchos otros ocupaban habitaciones en el vecindario. Estos, junto con los miembros de la iglesia de Napier, constituían una congregación de buen tamaño durante el día. Cada noche la gran tienda estaba bien llena.NBEW 374.4

    A medida que progresaban las reuniones, el plan de realizar congresos campestres iba ganando una aprobación mayor y más entusiasta, y se votó que la próxima conferencia anual se realizara en un campamento. Se tomaron resoluciones que respaldaban la Escuela Bíblica Australasiana, y se recogieron fondos para la misma: 500 dólares para muebles, y 400 para ayudar a los alumnos. Como fondo para el campamento, se recogieron 270 dólares.NBEW 375.1

    “Después de la finalización del congreso campestre de Napier—escribió la Sra. White—, decidimos visitar Wellington, y también pasar unos pocos días en Palmerston Norte para trabajar por una pequeña compañía de observadores del sábado allí establecida y que pedía ayuda. Aunque las molestias físicas todavía me acompañaban de noche y de día, el Señor me dio gracia para soportarlas. A veces, cuando me sentía incapaz de cumplir con mis compromisos, decía: ‘Con fe me presentaré delante del pueblo’; y cuando lo hacía, recibía fuerzas para sobreponerme a mis dolencias y presentar el mensaje que el Señor me había dado”.NBEW 375.2

    En Wellington la Sra. White recibió una calurosa bienvenida en el hogar de la Sra. M. H. Tuxford, donde pasó varios meses. Desde esta sede temporaria ella salía de vez en cuando para hablar a pequeños grupos de creyentes establecidos en Petone, Ormondville, Dannevirke, Palmerston Norte y Gisborne.NBEW 375.3

    Antes de regresar a Australia, la Sra. White asistió al segundo congreso de Nueva Zelanda, realizado del 30 de noviembre al 12 de diciembre de 1893, en un suburbio protegido de Wellington. Hubo el doble de la asistencia de la que había habido en las reuniones de Napier. El pastor O. A. Olsen, presidente de la Asociación General, llegó en los primeros días del congreso, y sus labores y su oportuna instrucción fueron de un valor indecible. Trajo informes animadores de los grandes campos misioneros que había visitado recientemente; y se dirigió a los jóvenes urgiéndolos a que se capacitaran para el servicio en la obra final del Evangelio.NBEW 375.4

    Desde Wellington la Sra. White, y el pastor Olsen y otros obreros, se apresuraron a viajar a Melbourne para asistir al primer congreso campestre de Australia.NBEW 376.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents