Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Notas biográficas de Elena G. de White

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Apertura de la Escuela Bíblica Australiana

    Durante el invierno de 1892, la Sra. White observó con ávido interés los esfuerzos que se hacían para iniciar la propuesta escuela. En abril rogó a los hermanos que tenían responsabilidad en los Estados Unidos que reconocieran las posibilidades del futuro, y proveyeran facilidades para la preparación de una gran fuerza de obreros: éstos podrían entrar en territorio hasta allí no trabajado. “¡Oh, qué vasto número de personas que nunca han sido amonestadas!—escribió ella—. ¿Está bien que se proporcione una gran superabundancia de oportunidades y privilegios para la obra en los Estados Unidos, mientras se nota una gran carencia de la debida clase de obreros aquí en este campo? ¿Dónde están los misioneros de Dios?”NBEW 367.4

    “Nuestro campo es el mundo—escribió—. El Salvador indujo a los discípulos a empezar su obra en Jerusalén, y les indicó que luego debían pasar a Judea y Samaria y llegar finalmente hasta lo último de la tierra. Tan sólo una pequeña proporción de la gente aceptaba las doctrinas; pero los mensajeros conducían el mensaje rápidamente de lugar en lugar, pasando de un país a otro, levantando el estandarte del Evangelio en todos los lugares cercanos y lejanos de la tierra”.NBEW 368.1

    En junio, la comisión que estaba a cargo de este asunto anunció que en el camino de Santa Kilda, Melbourne, se habían rentado para la escuela dos casas en la Terraza de George.NBEW 368.2

    En la primera parte de agosto, el pastor L. J. Rousseau y señora llegaron de los Estados Unidos, y el 24 de agosto comenzó un período de estudios de 16 semanas. Los maestros eran: el pastor Rousseau, director; el pastor Starr, profesor de Biblia; W. L. H. Baker y la Sra. Rousseau realizaba trabajos varios, y la Sra. Starr era la preceptora. Muy pronto había 24 alumnos que asistían a la escuela. Casi todos eran adultos. Doce habían sido colportores o se estaban preparando para esa obra. La mitad de los restantes doce habían sido obreros en una u otra rama del servicio cristiano.NBEW 368.3

    El día de la apertura los pastores Daniells, Tenney, Starr, White y Rousseau pronunciaron breves discursos. También la Sra. White habló, y en el curso de sus observaciones delineó con claridad el amplio ámbito de un colegio denominacional, y la relación vital que éste tiene con la tarea de terminar la obra de Dios en la tierra sin demora. Pero la carga especial que ella sentía era la de impresionar la mente de los profesores y estudiantes de que Dios, por medio de su providencia, estaba abriendo un país tras otro a los heraldos de la cruz, y de que en esos países que tenían la oportunidad de recibir el Evangelio, los honestos de corazón estaban andando a tientas en la oscuridad con avidez para hallar la luz de la verdad salvadora.NBEW 368.4

    “Los planes y la obra de los hombres—dijo ella—no están guardando paso con las providencias de Dios; porque aunque algunos en esas naciones que pretenden creer la verdad declaran con su actitud: ‘No queremos seguir tus planes, oh Señor, sino los nuestros’, hay muchos que están rogando a Dios que les conceda la capacidad de entender cuál es la verdad. En lugares secretos están llorando y orando para poder ver la luz en las Escrituras, y el Señor del cielo ha comisionado a sus ángeles para cooperar con los agentes humanos a fin de llevar adelante sus amplios designios, de manera que todos los que deseen la vida puedan contemplar la gloria de Dios”.NBEW 369.1

    “Hemos de avanzar donde la providencia de Dios abre el camino—continuó la oradora—; y al avanzar encontraremos que el cielo se nos ha adelantado, ampliando el campo de trabajo mucho más allá de los límites de nuestros medios y nuestra habilidad. La gran necesidad del campo abierto delante de nosotros debe ser un llamado para que todos aquellos a quienes Dios ha confiado recursos o habilidades se dediquen ellos mismos y todo lo que tienen a Dios”.NBEW 369.2

    Por otra parte, los que han de recibir preparación no deben ser limitados en sus esfuerzos misioneros por barreras raciales o nacionales. Dondequiera que trabajen, sus esfuerzos han de ser coronados con un triunfo acelerado. “El propósito y los fines que han de lograrse por parte de misioneros consagrados—declaró la Sra. White—son muy abarcantes. El campo de operación misionera no está limitado por castas o por nacionalidades. El campo es el mundo, y la luz de la verdad ha de ir a todos los lugares oscuros de la tierra en un tiempo mucho más corto de lo que muchos piensan que es posible”.1Bible Echo, suplemento del 1 de septiembre de 1892.NBEW 369.3

    Fue en esta misma ocasión de la apertura de la Escuela Bíblica Australasiana, la cual más tarde llegó a ser el Colegio Misionero Australasiano, cuando la Sra. White dijo:NBEW 370.1

    “La obra misionera de Australia y Nueva Zelanda está todavía en su infancia. Pero debe realizarse en Australia, Nueva Zelanda, Africa, la India, la China y las islas del mar la misma obra que se ha hecho en los Estados Unidos”.2Ibíd.NBEW 370.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents