Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 3

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La recepción que tuvo el mensaje de la justificación por la fe

    El viernes 11 de enero (1889) comenzaron unas reuniones especiales en South Lancaster. Nos alegramos de ver la iglesia completamente llena de aquellos que habían venido para recibir el beneficio de las reuniones.5[Esto sucedió durante las primeras reuniones, en las cuales Elena de White participó en la presentación del mensaje de la justicia por la fe en la siguiente reunión campestre después del congreso en Minneápolis. Durante 1889 frecuentemente llevó este mensaje a las iglesias. Algunos de sus sermones fueron registrados, como el que pronunció en Ottawa, Estado de Kansas, el 11 de mayo. Este sermón típico aparece en el libro. Faith and Works, 63-79.] ... Había presentes delegados de Connecticut, Massachusetts y otros Estados. Nos dimos cuenta que había una obra que hacer para poner las cosas en orden; una obra que los mejores esfuerzos del hombre no podían lograr sin la ayuda de Dios. Nuestros corazones se volcaron en fervientes súplicas a Dios para que él obrara en nuestro favor...3MS 204.2

    Nos sentimos preocupados por aquellos que habían estado llevando el mensaje de verdad a otros, no fuera que ellos cerraran sus corazones a algunos de los preciosos rayos de luz celestial que Dios les enviaba. Jesús se regocijaba cuando sus seguidores recibían sus mensajes de verdad...3MS 204.3

    El sábado por la tarde muchos corazones fueron tocados, y muchas almas fueron alimentadas del pan que viene del cielo. Después del sermón tuvimos una hermosa reunión de testimonios. El Señor vino muy cerca, y convenció a las almas de su gran necesidad de gracia y amor. Sentimos la necesidad de presentar a Cristo como un Salvador que no está lejos, sino cerca, a la mano. Cuando el Espíritu de Dios comienza a obrar en los corazones de los hombres, el fruto se ve en confesiones de pecados y restituciones hechas para arreglar errores. A través de todas las reuniones, al tratar más de cerca a Dios, los hermanos trajeron obras de arrepentimiento al confesarse unos a otros sus faltas mutuas en palabras o en actos...3MS 205.1

    Había muchos, aun entre los ministros, que vieron la verdad como era en Jesús, en una perspectiva en que nunca la habían visto antes. Contemplaron al Salvador como a un Salvador que perdona el pecado, y vieron la verdad como algo que santifica el alma. “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”...3MS 205.2

    Muchos tenían ideas tergiversadas—Hay muchos que parecen sentir que tienen una gran obra que hacer ellos mismos antes de poder venir a Cristo para lograr su salvación. Parecen creer que Jesús vendrá a ellos precisamente al final de su lucha, para darles su ayuda, colocando el toque final a la obra de su vida. Les parece difícil entender que Cristo es un Salvador completo, y que es capaz de salvar completamente a todos los que van a Dios por medio de él. Pierden de vista el hecho de que Cristo mismo es “el camino, la verdad, y la vida”. Cuando descansamos individualmente en Cristo, con plena certeza de fe, confiando sólo en la eficacia de su sangre para limpiarnos de todo pecado, tendremos paz al creer que Dios es capaz de hacer lo que ha prometido...3MS 205.3

    Presentando el mismo mensaje—Cuando nuestros hermanos y hermanas abrieron sus corazones a la luz, obtuvieron un mejor conocimiento de lo que constituye la fe. El Señor fue realmente precioso; estuvo listo para fortalecer a su pueblo. Las reuniones continuaron una semana más de lo que se había programado. Se suspendieron las clases, y todos hicieron un esfuerzo ferviente por buscar al Señor. El pastor Jones vino desde Boston, y trabajó muy fervientemente por el pueblo hablando dos veces, y en algunas ocasiones hasta tres veces por día. El rebaño de Dios fue alimentado con alimento que nutre el alma. El mismo mensaje que el Señor envió a su pueblo que vive en este tiempo, fue el que se presentó en los discursos. Las reuniones se realizaban desde temprano por la mañana hasta tarde en la noche, y los resultados fueron muy satisfactorios.3MS 206.1

    Tanto los alumnos como los maestros han participado grandemente de las bendiciones de Dios. Se sintió la obra profunda del Espíritu de Dios en casi todos los corazones. Los que asistieron a la reunión dieron un testimonio unánime de que habían obtenido una experiencia que sobrepasaba todo cuanto habían conocido antes. Testificaron de su gozo al sentir que Cristo había perdonado sus pecados. Sus corazones estaban llenos de agradecimiento y alabanza a Dios. Una dulce paz inundó sus almas. Amaban a cada uno, y sentían que podían descansar en el amor de Dios.3MS 206.2

    Nunca he visto un reavivamiento avanzar en forma tan completa, y sin embargo estar tan libre de toda excitación indebida.3MS 206.3

    Hubo muchos que testificaron de que al presentarse las verdades escrutadoras, habían sido convencidos de que eran pecadores a la luz de la ley. Habían estado confiando en su propia justicia. Ahora la vieron como trapos de inmundicia, en comparación con la justicia de Cristo que es la única que Dios puede aceptar.3MS 207.1

    Aunque no habían sido transgresores abiertos, se vieron a sí mismos depravados y degradados de corazón. Habían reemplazado al Padre celestial por otros dioses. Habían luchado por abstenerse de pecado, pero habían confiado en su propia fuerza. Debemos ir a Jesús tales como somos, confesar nuestros pecados y arrojar nuestras almas impotentes sobre nuestro compasivo Redentor.—The Review and Herald, 5 de marzo de 1889.3MS 207.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents