Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 3

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 15—Un breve relato de la experiencia de Elena G. de White al escribir la vida de Cristo, en 18761[Publicado bajo el título The Spirit of Prophecy, t. 2, el cual trata de la vida de Cristo desde su nacimiento hasta su entrada triunfal en Jerusalén.]

    Marzo 25 de 1876—Mary Clough2[La sobrina de Elena G. de White, hija de su hermana Carolina, era una niña ferviente y cristiana; pero no era adventista del séptimo día. Mary sirvió por un tiempo como la ayudante o copista de la señora de White; y durante los viajes de los esposos White, como agente de publicidad, escribiendo artículos para los diarios locales, particularmente acerca de los sermones de la Sra. White y las conferencias sobre temperancia.—Los compiladores.] y yo haremos todo lo posible para hacer avanzar la obra de mis escritos. No puedo ver ninguna luz brillando en Míchigan en mi favor.3[El 22 de marzo Jaime White salió de Oakland para Battle Creek, a una sesión especial de la Asociación General. En Oakland habían [los White] construído una casa. El y su esposa se vieron separados por sesenta y seis días, hasta que se reunieron de nuevo el 27 de mayo en el congreso campestre del Estado de Kansas. Durante este perído ella le escribió a su esposo casi todos los días, y ocasionalmente también a otros.—Los compiladores.] Este año siento que mi tarea es escribir. Debo estar apartada, quedar aquí mismo, y no permitir que la inclinación o la persuasión de otros modifiquen mi resolución de mantenerme cerca de mi trabajo hasta que esté hecho. Dios me ayudará si confío en él. Carta 63, 1876, a Jaime White, el 25 de marzo de 1876.3MS 115.1

    Abril 4—Hemos tenido visitas casi diariamente durante varios días, pero trato de ceñirme a mi tarea de escribir y hacer cada día tanto como me proponga. No puedo escribir más que medio día diariamente...3MS 115.2

    Mary [está] en la oficina, y yo estoy arriba escribiendo...3MS 115.3

    He tenido mucha libertad para orar y la dulce comunión con Dios en mis horas de vigilia nocturna y temprano por la mañana. Mis fuerzas están aumentando, pero encuentro que cualquier exceso me afecta seriamente, de manera que me lleva tiempo recuperarme de mi condición. Mi confianza [está] en Dios. Tengo la confianza de que él me ayudará en mis esfuerzos de presentar la verdad y la luz que me ha dado para [comunicar a] su pueblo.—Carta 3, 1876.3MS 115.4

    Abril 7—Los preciosos temas son bien presentados a mi mente. Confío en Dios, y él me ayuda a escribir. Estoy unas 24 páginas más adelantada que Mary. Ella está haciendo buen trabajo con mi copia. Habrá [en mí] un claro sentido del deber de no distraerme de este trabajo para asistir a congresos campestres. Tengo el plan de terminar, de todas maneras, mis escritos pertenecientes a un libro, antes de salir a ninguna parte... El este no me verá por un año, a menos que yo sienta que Dios me llame para ir. El me ha dado mi tarea. La haré si me pueden dejar libre.—Carta 4, 1876.3MS 116.1

    Abril 8—Siento libertad para escribir, y le ruego a Dios diariamente su consejo y que sea llena de su Espíritu. Creo que tendré ayuda y fuerza y gracia para hacer la voluntad de Dios...3MS 116.2

    Nunca tuve una oportunidad de escribir como ésta en mi vida, e intento aprovecharla hasta el máximo...3MS 116.3

    ¿Cómo será leerles mis manuscritos a los pastores [J. H.] Waggoner y [J. N.] Loughborough? Si hay algunas palabras referentes a puntos de doctrinas que no resultan tan claras como deben ser, él lo verá [me refiero a W]4[El pastor J. H. Waggoner era director de periódico y editor cuando se hizo adventista del séptimo día.—Los compiladores.]Carta 4a, 1876.3MS 116.4

    Abril 8—Mi esposo escribe que recibiré un llamado del [congreso] de la Asociación [General], pero yo no debo apartarme de aquello que creo que es mi deber en este tiempo. Tengo una obra especial en este momento, y es la de escribir las cosas que el Señor me ha mostrado...3MS 116.5

    Tengo una obra que hacer, que ha sido una gran carga para mi alma. ¡Sólo el Señor sabe cuán grande es!3MS 116.6

    Repito: necesito tiempo para tener mi mente tranquila y compuesta. Necesito tener tiempo para meditar y orar mientras estoy ocupada en escribir. No quiero estar cansada ni estar tan estrechamente relacionada con nuestros hermanos, que se desvíe mi mente. Esta es una gran tarea, y me siento como clamando a Dios todos los días por su Espíritu para que me ayude a hacer bien este trabajo Carta 40, 1876, a Lucinda Hall, el 8 de abril de 1876.3MS 117.1

    Abril 14—Me parece que mis escritos son importantes, y yo [estoy] tan débil, tan incapacitada para hacer la obra con justicia. Le he rogado a Dios que me llene con su Espíritu Santo, que esté relacionada con el cielo para que esta obra pueda ser bien hecha. Nunca podré hacer esta labor sin la bendición especial de Dios.—Carta 7, 1876, p. 2.3MS 117.2

    Abril 16—He escrito una cantidad de páginas hoy. Mary me sigue fielmente. Ella se entusiasma tanto con respecto a algunos temas, que trae el manuscrito después que lo ha copiado para leérmelo. Me mostró hoy toda una cantidad de manuscritos que ha compilado5[Todo el trabajo en ese tiempo se hacía en hojas escritas a mano. Las máquinas de escribir no se usaron en el trabajo de Elena de White hasta 1883, dos años después de que su esposo falleció.—Los compiladores.]...3MS 117.3

    Me siento muy libre y en paz. Siento el precioso amor de Cristo en mi corazón. Esto me hace humilde a mi propia vista, mientras Jesús es exaltado delante de mí. ¡Oh, cuánto anhelo tener la relación social y misteriosa con Jesús, que nos eleva por encima de las cosas temporales de la vida! Estoy deseosa de estar en buena relación con Dios, y tener su espíritu testificando continuamente a mi corazón de que soy en verdad una hija de él.—Carta 8, 1876.3MS 117.4

    Abril 18—Fuimos a la ciudad [de San Francisco] el domingo por la noche. Hablé a una congregación muy grande de gente de afuera, la cual manifestó aceptación acerca del tema de los panes y los peces cuando Jesús, por su milagroso poder, alimentó a diez mil personas... que se reunían continuamente después de que el Salvador bendijo la pequeña porción de alimento; Cristo caminando sobre el mar, y los judíos exigiendo una señal de que él era el Hijo de Dios. El vecino que vive cerca de la iglesia y próximo al jardín público, estaba presente. Cragg, creo que se llama. Todos escuchaban con ojos atentos y bocas entreabiertas...3MS 117.5

    Me sentiría contenta de encontrarme con mis hermanos y hermanas en un congreso campestre. Este es el trabajo que me gusta; mucho más que el aislamiento de quien escribe. Pero esto interrumpiría mi labor y anularía los planes de publicar mis libros, pues no puedo hacer las dos cosas: viajar y escribir. Ahora me parece que tengo mi oportunidad de oro. Mary está conmigo, la mejor copista que jamás haya tenido. Puede ser que nunca tenga yo otra oportunidad como ésta.—Carta 9, 1876.3MS 118.1

    Abril 21—Acabo de terminar un largo artículo sobre varios milagros; tiene cincuenta páginas. Hemos preparado como ciento cincuenta páginas desde que te fuiste. Sentimos la mayor de las satisfacciones en lo que hemos preparado.—Carta 12, 1876.3MS 118.2

    Abril 24—Mary ha estado leyéndome dos artículos: uno en cuanto a los panes y los peces, y Cristo caminando sobre el agua y diciéndole a sus oyentes que él era el pan de vida, lo que hizo que algunos de sus discípulos lo abandonaran. Este trabajo necesitó cincuenta páginas, y abarca muchos temas. Creo que este es el tema más precioso acerca del cual haya escrito. ¡Mary está tan entusiasmada acerca de esto! Ella cree que es del más alto valor. Yo estoy perfectamente satisfecha con él.3MS 118.3

    El otro artículo era acerca de Cristo caminando por el campo de trigo, arrancando las espigas de cereal y sanando la mano seca: doce páginas. Si puedo, con la ayuda de Mary, terminar estos temas de tan intenso interés, podría decir: “Señor, ahora permite que tu sierva parta en paz”. Estos escritos son todo lo que puedo ver por ahora...3MS 118.4

    Mi corazón y mi mente están en esta obra, y el Señor me sostendrá para hacer este trabajo. Creo que el Señor me dará la salud. Le he pedido a él esto, y él contestará mi oración.3MS 119.1

    Amo al Señor. Amo su causa. Amo a su pueblo. Siento gran paz y calma mental. Parece que no hay nada que confunda y distraiga mi mente, y a pesar de tanto pensamiento arduo mi mente no puede sentirse perpleja con alguna cosa, a menos que esté sobrecargada.—Carta 13, 1876.3MS 119.2

    Abril 25—No puedo hacer mis escritos sólo en medio día, pues parte del tiempo me molesta la cabeza, y entonces tengo que descansar, acostarme, dejar de pensar y tomarme el tiempo para escribir cuando pueda hacerlo cómodamente. No puedo acelerar el trabajo. Esta obra debe ser hecha en forma cuidadosa, lenta y exacta. Los temas que hemos preparado están bien hechos. Me agradan.—Carta 14, 1876.3MS 119.3

    Abril 27—He escrito quince páginas hoy. Mary Clough me sigue fielmente. Ella ha copiado quince páginas hoy: un día bueno y largo de trabajo... Nunca he tenido una oportunidad tal en mi vida hasta ahora. La aprovecharé. Hemos escrito cerca de 200 páginas desde que te fuiste, todas copiadas y listas para los impresores...3MS 119.4

    Siento que soy menos que nada. Pero Jesús es el todo para mí: mi justicia, mi sabiduría y mi fortaleza.—Carta 16a, 1876.3MS 119.5

    Mayo 5—He estado escribiendo más de lo acostumbrado, lo cual ha sido demasiado para mí. No puedo y no debo escribir más que medio día diariamente, pero continúo sobrepasando los límites y pagando el precio por ello. Mi mente está en mis temas día y noche. Tengo una fuerte confianza en la oración. El Señor me oye y creo en su salvación. Confío en su fortaleza. Con su fuerza completaré mis escritos. Me tomo firmemente de su mano con inquebrantable confianza...3MS 119.6

    Tengo importantes temas sobre Jeremías que aparecerán en el próximo periódico (Signs of the Times [Señales de los tiempos]). Mi mente se sintió urgida a esto por el Espíritu de Dios. La visión que tuve hace dieciséis años impresionó profundamente mi memoria. Vi que ese importante tema debía verse aplicado al pueblo de Dios. Esto fue con referencia al testimonio que Dios me había dado para presentar a fin de reprobar el error.—Carta 21, 1876.3MS 120.1

    Mayo 11—Si preparo mis escritos [Spirit of Prophecy, t. 2] completamente en forma de manuscrito, mi parte de la tarea está hecha, y me sentiré aliviada.—Carta 24, 1876.3MS 120.2

    Octubre 19—Hemos decidido que los impresores [en la Review and Herald, de Battle Creek] sigan preparando la edición de mi libro para que no sea necesario transportar de nuevo los libros impresos a través de las llanuras [del país]. Parte del libro ya está aquí publicada, pero no la haremos en clisé o molde,6[Las páginas no se fijarían en planchas de impresión, sino que se dejarían en tipos movibles de plomo, para permitir que se hicieran cambios, si así se deseaba.—Los compiladores.] porque no esperamos tener los asuntos de mi libro con tanta exactitud; pero sacaremos esta primera edición para tenerla en el mercado. Entonces podemos tomarnos el tiempo de publicar una edición más perfecta en la costa del Pacífico y tenerla en clisé. Entonces la vida de tu padre y mi vida se imprimirán en la Oficina Publicadora del Pacífico. Pero hemos usado nuestro mejor juicio, y pensamos que es mejor permanecer aquí [en Battle Creek] hasta diciembre y completar esta edición...3MS 120.3

    Octubre 26—Estamos en el mayor de los apuros tratando de sacar mi volumen dos del Spirit of Prophecy. Ya están impresas tres nuevas formas. Si permanecemos aquí [en Battle Creek] cuatro semanas más, completaremos el libro y habré quitado de mi mente una gran carga de preocupación7El libro anunciado—“El segundo volumen del Espíritu de profecía, por la señora E. G. de White, estará listo dentro de pocos días. Esta obra es una emocionante descripción del primer advenimiento, la vida, las enseñanzas y los milagros de Cristo, y será considerado por los amigos de la Sra. White como un libro de importancia casi invalorable. Puede ser adquirido sólo por correo hasta año nuevo, y después de esa fecha con 25 por ciento de descuento con la condición de que se envíe el pago junto con todos los pedidos. El precio, con el porte pagado, es de un dólar”.—J. W. The Review and Herald, 9 de noviembre de 1876.
    [Recomendado por Urías Smith, director de Review and Herald.—“Estamos preparados para hablar acerca de este volumen que acaba de salir, como el libro más notable que jamás haya sido publicado por esta editorial. Contiene la parte del gran conflicto entre Cristo y Satanás, que está incluida en la vida y la misión, las enseñanzas y los milagros de Cristo sobre esta tierra. Muchos han intentado escribir sobre la vida de Cristo; pero su trabajo, cuando se lo compara con éste, parece ser solamente la vestimenta externa del cuerpo. Aquí tenemos, por así decirlo, una visión interior de la obra maravillosa de Dios durante este tiempo. Y si el lector tiene un corazón que puede ser impresionado, sentimientos que pueden ser conmovidos, una imaginación que puede responder a la más vívida presentación de las escenas más impresionantes, y un espíritu dispuesto a beber las lecciones de pureza, fe y amor del ejemplo divino de Cristo, encontrará en este libro aquello que despertará hasta el máximo todas estas facultades. Pero lo mejor de todo es la impresión duradera que debe hacer para bien sobre todos los que lo lean. Debe tener una circulación ilimitada. Con el porte pago, por correo, [cuesta] un dólar”. The Review and Herald, 30 de noviembre de 1876.]
    Carta 46, 1876, a W.C. White y señora, el 26 de octubre de 1876.
    3MS 121.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents