Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 3

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Principios importantes revelados en 1854

    Entonces vi una falta de limpieza entre los observadores del sábado... Vi que Dios estaba purificando para sí a un pueblo peculiar. El tendrá un pueblo limpio y santo en el cual pueda deleitarse. Vi que el campo debía ser limpiado, o Dios pasaría por él y vería la suciedad de Israel y no acompañaría los ejércitos a la batalla. El se retiraría de ellos con desagrado, y nuestros enemigos triunfarían sobre nosotros, y nosotros seríamos débiles, llenos de vergüenza y desgracia.3MS 311.2

    Vi que Dios no reconocería como cristiana a una persona desaliñada y sucia. Su desagrado está sobre los tales. Nuestras almas, cuerpos y espíritus han de ser presentados irreprensibles por Jesús al Padre, y a menos que seamos personas limpias y puras, no podremos ser presentados irreprensibles a Dios.3MS 312.1

    Vi que las casas de los santos deben conservarse limpias y ordenadas, libres de suciedad y de toda impureza. Vi que la casa de Dios había sido profanada por el descuido de los padres con sus hijos, y por la falta de limpieza y orden que hay en ella. Vi que estas cosas serán abiertamente reprendidas, y que si no se producía un cambio inmediato en estas cosas en algunos que profesan la verdad, ellos deberían ser puestos fuera del campo...3MS 312.2

    El apetito y el debido alimento—Vi entonces que el apetito debe controlarse, que no deben prepararse alimentos muy sazonados, suculentos o grasosos, y que lo que se gasta en satisfacer el apetito debe ponerse en la tesorería de Dios. Esto significará que los que se niegan a sí mismos atesorarán una recompensa en el cielo. Vi que Dios estaba purificando a su pueblo.3MS 312.3

    El orgullo y los ídolos deben ser puestos a un lado. Vi que los alimentos suculentos, pesados, estaban destruyendo la salud de los cuerpos, arruinando la constitución física, y acarreando un gran despilfarro de recursos.3MS 312.4

    Vi que había muchos en el pueblo remanente que eran enfermizos, y que estaban así por complacer su apetito. Si queremos tener buena salud, debemos manifestar especial cuidado con la salud que Dios nos ha dado, negarnos a satisfacer el apetito malsano, comer menos alimentos refinados, y comer alimentos íntegros (enteros, con cáscara, con fibra) y libres de grasa.1[Un estudio cuidadoso y comparado de los escritos de la Sra. White parece indicar que al usar la palabra “grasa” ella se refería a las grasas animales, tales como el tocino (la manteca de cerdo) y el sebo o grasa de vaca. Léase Consejos sobre el Régimen Alimenticio, 421-423.] Entonces cuando os sentéis a la mesa, podréis de todo corazón pedir a Dios su bendición sobre los alimentos, y recibiréis fuerza de los alimentos íntegros y completos. Dios se alegrará de bendecirlos bondadosamente, y resultarán benéficos para el que los recibe.3MS 312.5

    Vi que debíamos orar como Salomón lo hizo: “Manténme del pan necesario [conveniente]” (Proverbios 30:8), y que al hacer la oración debemos ponerla en práctica. Buscad alimentos sencillos y esenciales para la salud, libres de grasa. Tales alimentos serán convenientes para nosotros.3MS 313.1

    Hay algunos observadores del sábado que hacen un dios de sus estómagos. Malgastan sus medios para obtener alimentos suculentos, pesados, grasosos. Vi que tales personas, si finalmente se salvan, conocerán lo que es el deseo opresivo, a menos que repriman sus apetitos y coman para la gloria de Dios. Hay sólo pocos que comen para gloria de Dios.3MS 313.2

    ¿Cómo pueden los que tienen una torta y una masa de pastel llena de grasa pedir la bendición de Dios sobre ella, y entonces comerla para la gloria de Dios? Se nos ordena hacer todas las cosas para la gloria de Dios. Debemos comer y beber para su gloria.—Manuscrito 3, 1854.3MS 313.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents