Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 6

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La necesidad de la iglesia

    Aunque el mundo necesita simpatía, aunque necesita las oraciones y la ayuda del pueblo de Dios, aunque necesita ver a Cristo en la vida de los que le siguen, los hijos de Dios necesitan igualmente oportunidades para expresar sus simpatías, para dar eficacia a sus oraciones y desarrollar un carácter semejante al modelo divino.6TPI 264.1

    Para proveer estas oportunidades, Dios colocó entre nosotros a los pobres, los infortunados, los enfermos y los dolientes. Son el legado de Cristo a su iglesia, y deben atenderse como él lo haría. De esta manera, Dios elimina la escoria y purifica el oro, puliendo nuestro corazón y el carácter.6TPI 264.2

    El Señor podría llevar a cabo su obra sin nuestra cooperación, puesto que él no depende de nuestro dinero, tiempo o trabajo. Pero la Iglesia es muy preciosa para él. Es el estuche que contiene sus joyas, el aprisco que encierra su rebaño, y él anhela verla sin mancha, sin arruga ni cosa semejante. Se compadece de ella con amor indecible. Por eso nos ha dado oportunidades de trabajar para él, y acepta lo que hacemos como prueba de nuestro amor y lealtad.6TPI 264.3

    Al poner entre nosotros a los pobres y los dolientes, el Señor nos prueba para revelarnos lo que hay en nuestro corazón. No podemos apartarnos de los principios sin correr peligro, no podemos violar la justicia, no podemos descuidar la misericordia. Cuando vemos a un hermano que cae, no podemos darle la espalda, sino hacer esfuerzos decididos e inmediatos para cumplir con la Palabra de Dios y ayudarle. No podemos obrar en forma contraria a las instrucciones específicas de Dios, sin que el resultado de nuestra obra se refleje en nosotros mismos. Debe arraigarse firmemente en nuestra conciencia que todo lo que deshonre a Dios en nuestra vida no puede beneficiarnos.6TPI 264.4

    Debe escribirse en la conciencia, como esculpido en una roca, que el que desprecia la misericordia, la compasión y la justicia; el que descuida a los pobres; el que pasa por alto las necesidades de la humanidad doliente; el que no es bondadoso ni cortés; el que se conduce de tal manera, no recibirá la cooperación de Dios en el desarrollo de su carácter. Refinar la mente y el corazón es más fácil cuando sentimos tan tierna simpatía por los demás que sacrificamos nuestros beneficios y privilegios para aliviar sus necesidades. Obtener y retener todo lo que podamos para nosotros mismos, fomenta la indigencia del alma. Pero todos los atributos de Cristo están a disposición de quienes quieran hacer lo que Dios les ha indicado y obrar como Cristo obró.6TPI 264.5

    Nuestro Redentor envía a sus mensajeros a dar testimonio a su pueblo. Él dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. Apocalipsis 3:20. Pero muchos se niegan a recibirle. El Espíritu Santo aguarda para enternecer y subyugar los corazones, pero no están dispuestos a abrir la puerta y dejar entrar al Salvador, por temor a que él requiera algo de ellos. Y así Jesús de Nazaret pasa de largo. Él anhela concederles las ricas bendiciones de su gracia, pero se niegan a aceptarlas. ¡Qué cosa terrible es excluir a Cristo de su propio templo! ¡Qué pérdida para la iglesia! 6TPI 265.1

    *****

    Es un sacrificio hacer buenas obras, pero es el sacrificio lo que nos disciplina. Estas obligaciones nos ponen en conflicto con los sentimientos y propensiones naturales, y cuando las cumplimos obtenemos victoria tras victoria sobre los rasgos objetables de nuestro carácter. La guerra prosigue, y así crecemos en gracia; así reflejamos la semejanza de Cristo y se nos prepara para tener un lugar entre los benditos en el reino de Dios. 6TPI 265.2

    *****

    Bendiciones, tanto temporales como espirituales, acompañarán a los que imparten a los necesitados lo que han recibido del Maestro. Jesús realizó un milagro para alimentar a una multitud de cinco mil personas, cansada y hambrienta. Eligió un lugar agradable en el cual acomodar a la gente y les ordenó que se sentaran. Luego tomó los cinco panes y los dos pececillos. Sin duda hubo muchas conjeturas acerca de la imposibilidad de satisfacer a cinco mil hombres hambrientos, además de las mujeres y los niños, con tan escasas provisiones. Pero Jesús dio gracias y puso los alimentos en las manos de los discípulos, para que los distribuyesen. A medida que lo repartían, el alimento se multiplicaba en sus manos. Después que la multitud fue alimentada los discípulos mismos se sentaron y comieron con Cristo de la provisión impartida por el cielo. Esta es una lección preciosa para cada uno de los que siguen a Cristo. 6TPI 265.3

    *****

    La religión pura y sin mancha consiste en “visitar a los huérfanos y las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo”. Santiago 1:27. Los miembros de nuestras iglesias tienen mucha necesidad de conocer la piedad práctica. Necesitan practicar la abnegación y el sacrificio propio. Necesitan mostrar al mundo evidencias de que son semejantes a Cristo. Por lo tanto, la obra que él requiere de ellos no deben hacerla en su nombre otras personas; ni debe delegarse a alguna comisión o institución la responsabilidad que ellos mismos deben cumplir. Deben llegar a ser semejantes a Cristo en carácter, dando de sus recursos y de su tiempo, su simpatía, y su esfuerzo personal, para ayudar a los enfermos, consolar a los afligidos, socorrer a los pobres, animar a los desalentados, iluminar a los que están en las tinieblas, dirigir a los pecadores a Cristo, y grabar en los corazones la necesidad de obedecer la ley de Dios.6TPI 266.1

    La gente está observando y evaluando a los que dicen creer las verdades especiales para este tiempo para determinar si con su vida y conducta representan a Cristo. Si el pueblo de Dios se dedica humilde y fervientemente a la obra de hacer bien a todos, ejercerá una influencia que se sentirá en toda aldea y ciudad donde penetró la verdad. Si los que conocen la verdad practican sus principios a medida que se les presenta la oportunidad, y si hacen cada día pequeños actos de amor donde viven, sus vecinos conocerán a Cristo. El evangelio será revelado como poder vivo, y no como fábulas por arte compuestas o especulaciones inútiles. Se revelará como una realidad, no como el resultado de la imaginación o el entusiasmo. Esto tendrá mayores consecuencias que los sermones, la profesión de fe o los credos. 6TPI 266.2

    *****

    Satanás está poniendo en juego su reputación para apoderarse de cada alma. Sabe que la compasión es una prueba de la pureza y de la abnegación del corazón, por lo cual hará todo esfuerzo posible para cerrar el corazón a las necesidades ajenas, y lograr que seamos insensibles al dolor. Recurrirá a muchas estratagemas para anular las muestras de amor y simpatía. Así fue como arruinó a Judas, quien solapadamente hacía planes para su propio beneficio. El traidor representa a un numeroso grupo de los que actualmente profesan ser cristianos; por lo tanto, necesitamos estudiar su caso. Estamos tan cerca de Cristo como él lo estaba. Sin embargo, si, como sucedió con Judas, la asociación con Cristo no nos hace uno con él, si no despierta en nuestro corazón una simpatía sincera hacia las personas por quienes Cristo dio su vida, corremos como Judas, el peligro de quedar separados de Cristo y de ser objeto de las tentaciones de Satanás.6TPI 267.1

    Necesitamos protegernos contra la primera desviación de la rectitud; una desobediencia, un descuido en el deber de manifestar el espíritu de Cristo, pueden abrir la puerta a repetidos extravíos, hasta el punto en que la mente es dominada por los principios del enemigo. Si se cultiva un espíritu de egoísmo, esto se convierte en una pasión devoradora que nada fuera del poder de Cristo puede subyugar.6TPI 267.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents