Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 6

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La obra médica misionera y el mensaje del tercer ángel

    Se me ha instruido repetidamente en el sentido de que la obra médica misionera debe tener con la obra del tercer ángel la misma relación que tienen el brazo y la mano con el cuerpo. Bajo la dirección de la Cabeza divina han de trabajar unidas en la preparación del camino para la venida de Cristo. El brazo derecho del cuerpo de la verdad debe estar constantemente activo, obrando de continuo, y Dios lo fortalecerá. Sin embargo, no debe transformarse en el cuerpo entero. El cuerpo no debe decir al brazo: “No te necesito”. El cuerpo necesita al brazo para hacer una obra activa y agresiva. Ambos tienen su obra señalada, y cada uno sufrirá gran pérdida si obra independientemente del otro.6TPI 291.1

    La obra de predicar el mensaje del tercer ángel no ha sido considerada por algunos como Dios quiere que lo sea. Ha sido tratada como una obra inferior, mientras que debiera ocupar un lugar importante entre los instrumentos humanos para la salvación del hombre. Es necesario llamar la atención del mundo a las Escrituras como el agente más eficaz para la salvación de las almas: el ministerio de la Palabra es la gran fuerza educativa que ha de producir este resultado. Los que desprecian el ministerio y procuran dirigir independientemente la obra médica misionera, tratan de separar el brazo del cuerpo. ¿Cuál sería el resultado si tuviesen éxito? Veríamos manos y brazos volando de aquí para allá, distribuyendo recursos sin la dirección de la cabeza. La obra llegará a ser desproporcionada y desequilibrada. Lo que Dios destinó a ser mano y brazo tomaría el lugar de todo el cuerpo, y el ministerio sería empequeñecido o totalmente pasado por alto. Esto desequilibraría las mentes y produciría confusión, y muchas partes de la viña del Señor quedarían sin cultivar.6TPI 291.2

    La obra médica misionera debe ser parte de la obra de toda iglesia en nuestro país. Separada de la iglesia, no tardaría en ser una extraña mezcla de átomos desorganizados. Consumiría, pero no produciría. En vez de actuar como mano auxiliadora de Dios para hacer progresar su verdad, minaría la vida y la fuerza de la iglesia, y debilitaría el mensaje. Dirigida independientemente, no sólo absorbería talentos y recursos que se necesitarían en otros ramos, sino que en la misma obra de ayudar a los dolientes aisladamente del ministerio de la Palabra pondría a los hombres en posición de burlarse de la verdad bíblica.6TPI 291.3

    El ministerio evangélico es necesario para dar permanencia y estabilidad a la obra médica misionera; y el ministerio necesita la obra médica misionera para mostrar la parte práctica del Evangelio. Ninguna parte de la obra es completa sin la otra.6TPI 292.1

    El mensaje de la pronta venida del Salvador debe ser proclamado en todo el mundo, y debiera caracterizarlo una solemne dignidad en todos sus ramos. Debe cultivarse una viña muy extensa, y el labrador hábil la trabajará de tal manera que cada parte produzca fruto. Si en la obra médica misionera se mantienen puros los principios de la verdad, sin que los contamine nada que pudiera empañar su brillo, el Señor la dirigirá. Si los que llevan las cargas pesadas se mantienen firmes y leales a los principios de la verdad, el Señor los sostendrá.6TPI 292.2

    La unión que debe existir entre la obra médica misionera y el ministerio evangélico se presenta claramente en el capítulo 58 de Isaías. Hay sabiduría y bendición para los que quieran dedicarse a la obra allí representada. Este capítulo es explícito, y tiene lo suficiente para iluminar a cualquiera que desee hacer la voluntad de Dios. Ofrece amplia oportunidad de ministrar a la humanidad doliente y de ser al mismo tiempo instrumentos en la mano de Dios para comunicar la luz de la verdad a un mundo que perece. Si la obra del mensaje del tercer ángel se lleva a cabo debidamente, no se asignará al ministerio un lugar inferior, ni se descuidará a los pobres y enfermos. En su Palabra, Dios ha unido estas dos secciones de la obra, y nadie debe separarlas.6TPI 292.3

    Existe el peligro de perder de vista los importantes principios de la verdad al efectuar la obra que debemos hacer para favorecer a los pobres; pero debemos recordar siempre que al ejecutarla hay que incluir las necesidades espirituales de la persona necesistada. En nuestros esfuerzos por aliviar las necesiddes temporales, corremos el peligro de separar del último mensaje evangélico sus cualidades más importantes. En la forma como se ha llevado a cabo en algunos lugares, la obra médica misionera ha usado talentos y recursos que pertenecen a otros ramos de la obra, y se ha descuidado el trabajo que debía hacerse entre los que son manifiestamente más espirituales.6TPI 293.1

    Debido a las siempre crecientes oportunidades para atender toda clase de necesidades temporales, existe el peligro de que la obra médica eclipse el mensaje que Dios nos ha dado para que lo proclamemos en toda ciudad, a saber, que Cristo vendrá pronto, y que es necesario obedecer los mandamientos de Dios y al testimonio de Jesús. Este mensaje es el que debe preocuparnos en nuestra obra. Debe ser proclamado con fuerte clamor a todo el mundo. Tanto en nuestra patria como en los campos extranjeros, debe acompañarlo la presentación de los principios del sano vivir, pero sin independizarse de él ni reemplazarlo. Esta fase de la obra, sin embargo, no debe absorber tanto nuestra atención que disminuya la importancia de los demás departamentos. El Señor nos ha ordenado que consideremos la obra en todos sus aspectos, para que tenga un desarrollo proporcionado, simétrico y bien equilibrado.6TPI 293.2

    La verdad para este tiempo abarca todo el Evangelio; por eso, debidamente presentada, realizará cambios en la persona que pondrán en evidencia el poder de la gracia de Dios sobre el corazón. Hará un trabajo completo en el ser humano, y lo desarrollará integralmente. Por lo tanto, no se trace ninguna línea de demarcación entre la verdadera obra médica misionera y el ministerio evangélico. Fusiónense ambos al dar esta invitación: “Venid... todo está preparado”. Manteneos vinculados por una unión inseparable, como el brazo está unido al cuerpo.6TPI 293.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents