Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 6

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Maestros misioneros

    Deben educarse maestros para la obra misionera. Por doquiera existen oportunidades para el misionero, y no será posible proporcionar obreros procedentes de dos o tres países para responder a todos los pedidos de ayuda. Aparte de la educación de aquellos que han de ser enviados como misioneros desde nuestras asociaciones más antiguas, deben educarse personas de diferentes partes del mundo, para trabajar por sus compatriotas y vecinos, y hasta donde sea posible, es mejor y más seguro para ellos obtener su educación en el campo donde tienen que trabajar. Rara vez resulta mejor para el obrero o para el progreso de la obra que vaya a tierras lejanas para educarse. El Señor quiere que se haga toda provisión posible para suplir dichas necesidades, y si las iglesias reconocen sus responsabilidades sabrán cómo proceder en cualquier emergencia.6TPI 141.2

    Para suplir la falta de obreros, Dios desea que en diferentes países se establezcan centros educativos donde los alumnos promisorios puedan estudiar los ramos prácticos del conocimiento y en la verdad bíblica. A medida que estas personas se ocupen en la obra, irán dando carácter a la predicación de la verdad presente en nuevos campos. Despertarán interés entre los incrédulos y ayudarán a rescatar almas de la esclavitud del pecado. Los mejores maestros debieran enviarse a los diversos países donde se han de establecer escuelas, para realizar la obra educativa.6TPI 141.3

    Es posible que haya demasiadas instituciones concentradas en un solo lugar. Escuelas más pequeñas, dirigidas según el modelo de las escuelas de los profetas, serían una bendición mucho mayor. El dinero que se invirtió en ampliar el Colegio de Battle Creek para acomodar el instituto ministerial, se habría empleado mejor estableciendo escuelas en distritos rurales en Estados Unidos y en el extranjero. No se necesitaban más edificios en Battle Creek, porque ya se habían provisto amplias instalaciones para la educación de tantos alumnos como convenía que se congregaran en un solo lugar.6TPI 142.1

    No era lo mejor que demasiados alumnos asistieran a esta escuela, porque en ella había talento y sabiduría para atender bien solamente a cierto número. Los institutos ministeriales pudieron haberse alojado en edificios ya construidos, y el dinero usado en agrandar el colegio pudo haberse invertido con mayor ventaja en la construcción de edificios escolares en otras localidades.6TPI 142.2

    Los nuevos edificios en Battle Creek fomentaron la mudanza de familias que deseaban educar a sus hijos en el colegio. Pero habría sido una mayor bendición para todos los involucrados, si los alumnos se hubieran alojado en alguna otra localidad y en Números más reducidos. La afluencia de la gente a Battle Creek es tanto la falta de aquellos que están en posiciones de dirección, como de los que se mudaron a ese lugar. Hay mejores campos que Battle Creek para las empresas misioneras, pero aquellos en posiciones de responsabilidad han estado planeando tener allí todo lo que sea de carácter más conveniente; y las más amplias instalaciones le están diciendo a la gente: “Venid a Battle Creek; mudaos aquí con vuestras familias, y educad vuestros hijos aquí”.6TPI 142.3

    Si algunas de nuestras instituciones educativas fueran fraccionadas en unidades más pequeñas, y se establecieran escuelas en varios lugares, se podría lograr mayor progreso en la cultura física, mental y moral. El Señor no ha dicho que deben haber menos edificios, sino que estos edificios no debieran concentrarse en un solo lugar. Las cuantiosas sumas invertidas en pocas localidades debieran haberse usado para proveer instalaciones a más lugares para acomodar a un mayor número de alumnos.6TPI 142.4

    Ha llegado el tiempo para enarbolar el estandarte de la verdad en muchos lugares, para así despertar mayor interés y ampliar el campo misionero, hasta que se abarque toda la tierra. Ha llegado el tiempo cuando a muchos más debiera presentárseles el mensaje de verdad. Puede hacerse mucho de lo que no se ha hecho en esta dirección. Mientras las iglesias son responsables por mantener sus lámparas aparejadas y encendidas, jóvenes dedicados deben ser educados en sus países de origen para llevar adelante esta obra. Debieran establecerse escuelas, no tan afectadas o pedantes como las del Colegio de Battle Creek y College View, pero más sencillas y edificios menos ostentosos y con maestros que adopten el mismo plan de las escuelas de los profetas. En vez de concentrar la luz en un solo lugar, donde muchos no aprecian ni mejoran aquello que les ha sido dado, la luz debiera ser llevada a numerosos lugares de la tierra. Si maestros dedicados y temerosos de Dios, de mentes balanceadas e ideas prácticas, fueran a los campos misioneros y trabajaran de manera humilde, impartiendo aquello que han recibido, Dios dotaría de su Santo Espíritu a muchos que están destituidos de su gracia.6TPI 143.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents