Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 6

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Cómo hacer frente a la oposición

    Nuestros ministros y maestros deben exponer el amor de Dios a un mundo pecador, y presentar la verdad con corazones rebosantes de ternura. Traten con la misma ternura de Cristo a todos los que yerran. Si las personas por quienes trabajáis no comprenden la verdad inmediatamente, no las censuréis, no las critiquéis ni las condenéis. Recordad que debéis mostrar a Cristo en su humildad, en su bondad y en su amor. Podemos esperar tener encuentros con la incredulidad y la oposición. La verdad ha tenido siempre que habérselas con estos rasgos negativos. Pero aun cuando tengáis que hacer frente a la oposición más acérrima, no censuréis a vuestros opositores. Podrían pensar que hacen un servicio a Dios, como Pablo lo pensaba: por eso debemos ser pacientes con ellos y tratarlos con humildad y comprensión.6TPI 125.1

    No tengamos la impresión que debemos soportar gravosas pruebas y severos conflictos en nuestro esfuerzo por exponer una verdad impopular. Pensemos en Jesús y en los sufrimientos que debió soportar por nosotros en silencio. Aun cuando nos insulten y acusen falsamente, no nos quejemos por eso ni pronunciemos palabras de reproche ni expresiones displicentes; no penséis en criticar ni manifestéis actitudes de descontento. Actuad rectamente, “manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras”. 1 Pedro 2:12.6TPI 125.2

    “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables, no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición: El que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua de mal, y sus labios de hablar engaño; apártese del mal, y haga el bien, busque la paz y sígala. Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal. ¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”. 1 Pedro 3:8-15.6TPI 125.3

    Debéis actuar con humildad en vuestra relación con los que viven en el error, porque ¿acaso no estabais vosotros recientemente ciegos en vuestros pecados? Y en vista de la paciencia de Cristo con vosotros, ¿no deberíais manifestar ternura y paciencia con los demás? Dios nos ha enviado numerosas amonestaciones pidiendo que manifestemos abundante bondad hacia los que se nos oponen, para evitar inducir a alguien en dirección equivocada.6TPI 126.1

    Nuestra vida debe ocultarse con Cristo en Dios. Debemos conocer personalmente a Cristo. Sólo entonces podremos representarlo ante el mundo. Oremos constantemente: “Señor, enséñame a actuar como Jesús actuaría si estuviera en mi lugar”. En cualquier lugar donde estemos debemos hacer brillar nuestra luz para gloria de Dios y las buenas obras. Éste es un interés de máxima importancia en nuestra vida. 6TPI 126.2

    *****

    El Señor desea que su pueblo emplee otros métodos fuera de la condenación del mal, aunque esa censura esté justificada. Quiere que hagamos algo más que lanzar acusaciones contra nuestros adversarios que tan sólo los alejarían más aún de la verdad. La obra que Jesús vino a hacer en este mundo no fue levantar barreras y encarar constantemente a la gente con el hecho de que estaban equivocados.6TPI 126.3

    El que desee iluminar a una persona engañada debe acercarse a ella y tratarla con amor. Debe convertirse en el centro de una santa influencia.6TPI 126.4

    En la defensa de la verdad, aun los oponentes más acérrimos debieran ser tratados con respeto y deferencia. Algunos no aceptarán nuestros esfuerzos y no tomarán en cuenta la invitación evangélica. Otros—aun quienes suponemos que ya han sobrepasado los límites de la misericordia divina—serán ganados para Cristo. El último trabajo en la controversia podría ser la iluminación de los que no han rechazado la luz ni la evidencia, pero que han estado en las tinieblas de la medianoche y que por ignorancia han obrado contra la verdad. Por lo tanto, tratad a cada persona como si fuera honesta. No pronunciéis ninguna palabra ni hagáis ninguna cosa que pueda resultar condenatoria par los incrédulos.6TPI 127.1

    Si alguna persona procurara inducir a los obreros a participar en un debate o controversia acerca de asuntos políticos o de otra naturaleza, no hagáis caso de los esfuerzos persuasivos ni de los desafíos. Ocupaos de adelantar la obra del Señor con firmeza y seguridad. Pero con la humildad de Cristo y en la forma más suave posible, que no se escuchen expresiones de jactancia ni se produzca manifestación alguna de autosuficiencia. Haced lo necesario para que resulte evidente que Dios nos ha llamado a ocuparnos de legados sagrados; predicad la Palabra, sed diligentes, sinceros y fervientes. 6TPI 127.2

    *****

    La influencia de nuestra enseñanza sería diez veces mayor si cuidarais vuestra forma de hablar. Las palabras que debieran tener sabor de vida para vida, pueden convertirse en palabras con sabor de muerte para muerte, según el espíritu que las acompañe. Recordad que si por vuestro espíritu, o vuestras palabras cerráis la puerta a siquiera una persona, esa persona os confrontará en el juicio.6TPI 127.3

    Cuando mencionáis los Testimonios, no supongáis que es vuestro deber usarlos para atacar a alguien. Cuando leáis los Testimonios aseguraos de no introducir vuestras propias palabras, porque eso dificultaría a los oyentes para distinguir entre la Palabra del Señor y vuestras propias palabras. Aseguraos de no convertir Palabra del Señor en un arma ofensiva. Anhelamos ver que se producen reformas, y como no vemos que ocurre lo que deseamos, con frecuencia permitimos que un espíritu maligno derrame gotas de hiel en nuestra copa, con lo cual algunos resultan resentidos. Nuestras palabras insensatas irritan su espíritu lo cual los incita a la rebelión. Cada sermón que predicáis y cada artículo que escribís pueden ser totalmente verdaderos; pero una gota de hiel que contengan envenenará al que oye, o al que lee. Por causa de esa gota de veneno, alguien puede descartar todas vuestras palabras buenas y aceptables. Otro puede alimentarse de ese veneno porque a él le encantan esas palabras ásperas de modo que adopta vuestra manera de hablar; como resultado el mal se multiplica.6TPI 127.4

    Los que presentan los principios eternos de la verdad necesitan que se derrame el aceite de las dos ramas de olivo en sus corazones. Éste fluirá como palabras que reformarán sin exasperar. La verdad debe hablarse con amor; entonces el Señor Jesús suplirá mediante su Espíritu la fuerza y el poder. Esa es su obra. 6TPI 128.1

    *****

    Colocaos donde fluye la corriente divina, donde podéis recibir la inspiración celestial, porque podéis tenerla; entonces dirigid hacia Jesús, quien es la fuente de toda fortaleza espiritual, la atención de los que están cansados, de los que viven agobiados, de los pobres, de los que tienen el corazón destrozado y los que están confundidos. Sed los soldados que manifiestan alabanzas a Aquel que os llamó de las tinieblas a la luz admirable. Expresad en forma escrita y hablada que Jesús vive para interceder por nosotros.6TPI 128.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents