Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 6

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Un llamado personal

    Suplico a los maestros que trabajan en nuestras instituciones educativas que no permitan que retrocedan el celo y el ardor religioso. Que no se haga ningún movimiento de retroceso, sino que vuestra consigna sea: “Avanzad”. Nuestras escuelas deben elevarse hacia un plano de acción más prominente; hay que tener perspectivas más amplias; hay que manifestar una fe más fuerte y más profunda piedad; Palabra de Dios debe ser raíz y rama de toda sabiduría y realizaciones intelectuales. Cuando el poder transformador de Dios se apodere de ellos, comprenderán que el conocimiento de Dios cubre un campo mucho más amplio que los así llamados “métodos avanzados” de educación. En toda la educación impartida, los educadores deben recordar las palabras de Cristo: “Vosotros sois la luz del mundo”. Mateo 5:14. Cuando lo recuerden, entonces no experimentarán tantas dificultades en la preparación de misioneros que saldrán a impartir sus conocimientos a otros.6TPI 162.1

    Hemos recibido toda la capacitación necesaria y las facilidades requeridas para cumplir las responsabilidades que recaen sobre nosotros. Debemos estar agradecidos a Dios porque por su misericordia tenemos estas ventajas, y porque poseemos el conocimiento de su gracia, de la verdad presente y el deber. ¿Procuráis, entonces, como maestros, mantener la falsa educación que habéis recibido? ¿Estáis perdiendo las preciosas oportunidades otorgadas para relacionaros con los planes y métodos de Dios? ¿Creéis en Palabra de Dios? ¿Estáis siendo cada día más capaces de entender, de entregaros al Señor y ser usados en su servicio? ¿Sois misioneros dispuestos a realizar la voluntad de Dios? ¿Creéis la Biblia y hacéis lo que dice? ¿Creéis que vivimos en los últimos días de la historia de esta tierra? ¿Y tenéis corazones capaces de sentir? Tenemos una gran obra delante de nosotros; debemos ser portadores de la sagrada luz del mundo que debe iluminar todas las naciones. Somos cristianos, ¿y qué estamos haciendo?6TPI 162.2

    Ocupad vuestras posiciones, maestros, como verdaderos educadores, y con palabras y expresiones de interés por la salvaciòn de los alumnos, colocad en sus corazones la corriente viva del amor redentor. Consultadlos antes de que sus mentes se preocupen con sus trabajos literarios. Suplicadles que busquen a Cristo y su justicia. Explicadles los cambios que ciertamente ocurrirían si entregaran el corazón a Cristo. Afianzad su atención en él; esto cerrará la puerta a las aspiraciones insensatas que naturalmente surgirán y preparará sus mentes para recibir la verdad divina. Debe enseñarse a la juventud que el tiempo es oro, que es peligroso pensar que pueden divertirse todo lo que quieran sin después recoger una cosecha de ruina y miseria. Debe enseñárseles a ser sobrios y admirar lo bueno en el carácter de los demás. Edúqueselos para que coloquen su voluntad junto a la de Dios y para que finalmente puedan cantar el nuevo cántico y unirse con las armonías celestiales.6TPI 163.1

    Deponed toda manifestación de vanidad, porque no os ayuda en vuestra obra; y aun os ruego que estiméis en su verdadero valor vuestro carácter, pues habéis sido comprados por un precio infinito. Sed cuidadosos, dedicados a la oración, serios. No sintáis que podéis mezclar lo común con lo sagrado, lo cual se ha hecho con tanta frecuencia en el pasado, que el discernimiento espiritual de los maestros se ha empañado hasta el punto de no poder distinguir entre lo sagrado y lo común. Han tomado fuego extraño y lo han exaltado, alabado y honrado; y el Señor se ha apartado con desagrado. Maestros, ¿no sería mejor consagrarse plenamente a Dios? ¿Pondríais en peligro vuestras almas por un servicio dividido?6TPI 163.2

    Tributad el honor debido a Dios por medio de escritos y de la Palabra. Santificad al Señor Dios en vuestros corazones y manteneos siempre listos para dar razón de vuestra esperanza, con humildad y temor, a toda persona que os preguntare. ¿Entenderán esto los maestros de nuestras escuelas? ¿Adoptarán la Palabra de Dios como el libro de texto que los capacitará para ser sabios para la salvación? ¿Impartirán esta excelentísima sabiduría a los alumnos, sugiriendo ideas claras y precisas para que puedan presentarlas a otros? Puede parecer que la enseñanza de Palabra de Dios tiene solamente un efecto ínfimo sobre muchas mentes y corazones; pero si la obra del maestro ha sido cimentada en Dios, algunas lecciones de verdades divinas permanecerán en la memoria, aun de los más negligentes. El Espíritu Santo rociará la semilla sembrada y a menudo brotará después de muchos días, y producirá fruto para la gloria de Dios.6TPI 163.3

    El gran Maestro que descendió del cielo no ha instruido a nuestros maestros para que estudien a los autores famosos. Él dice: “Venid a mí... Aprended de mí... y hallaréis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:28, 29. Cristo ha prometido, y al aprender lecciones de él, hallaremos reposo. Todos los tesoros del cielo fueron puestos a su disposición a fin de dar estos dones al que busca en forma diligente y perseverante. Él es hecho “sabiduría, justificación, y santificación, y redención”. 1 Corintios 1:30.6TPI 164.1

    Los maestros deben entender cuáles son las lecciones que deben impartir, o no podrán preparar a los alumnos para ser promovidos a los grados superiores. Deben estudiar las lecciones de Cristo y el carácter de su enseñanza. Deben darse cuenta de la libertad que ellas ofrecen del formalismo y la tradición; y apreciar la originalidad, la autoridad, la espiritualidad, la ternura, la benevolencia y la accesibilidad de sus enseñanzas. Quienes hacen de la Palabra de Dios su estudio, quienes cavan en busca de los tesoros de verdad, llegarán a imbuirse con el espíritu de Cristo, y contemplándolo, serán transformados a su semejanza. Los que aprecian la Palabra enseñarán como discípulos que han estado a los pies de Jesús y se han acostumbrado a aprender de él. En vez de traer libros que contienen las suposiciones de los autores famosos del mundo, dirán: “No me tentéis a considerar de poco valor al más grande Autor y al más prominente Maestro, por medio de quien tengo vida eterna. Él jamás se equivoca. Es la fuente principal de donde fluye toda sabiduría”. Permitid entonces a cada maestro sembrar la semilla de la verdad en la mente de los alumnos. Cristo es el Maestro por excelencia. 6TPI 164.2

    *****

    Nuestro guía es la Palabra del Dios eterno. Ella nos ha hecho sabios para la salvación. Ella debe estar siempre en nuestros corazones y labios. “Escrito está” debe ser nuestra ancla. Los que hacen de la Palabra de Dios su consejera, comprenden las flaquezas del corazón humano y el poder de la gracia de Dios para subyugar cada impulso no santificado e impío. Sus corazones están siempre en oración y tienen el cuidado de ángeles santos. Cuando el enemigo se aproxima como una inundación, el Espíritu de Dios levanta un estandarte contra él, en favor del Maestro. Hay armonía en el corazón; porque la influencia preciosa y poderosa de la verdad gobierna. Hay una revelación de fe que obra por amor y purifica el alma.6TPI 165.1

    Orad para que podáis nacer de nuevo. Si tenéis este nuevo nacimiento os deleitaréis, no en las formas torcidas de vuestros propios deseos, sino en el Señor. Desearéis estar bajo su autoridad. Lucharéis constantemente por alcanzar un estandarte más elevado. Sin embargo, no seáis solamente lectores de la Biblia, sino también esmerados estudiantes para que sepáis qué demanda Dios de vosotros. Necesitáis un conocimiento experimental de cómo cumplir su voluntad. Cristo es nuestro Maestro.6TPI 165.2

    Que cada maestro en nuestras escuelas y cada administrador en nuestras instituciones estudie lo que es esencial hacer a fin de trabajar en sus filas y llevar con ellos un sentido de perdón, de consuelo y esperanza.6TPI 165.3

    Mensajeros celestiales son enviados para ministrar a los que serán herederos de salvación; y conversarán con los maestros cuando ellos no estén satisfechos con la muy transitada senda de la tradición, cuando no teman apartarse de las sombras del mundo. Los maestros debieran tener cuidado, no sea que cierren las puertas y el Señor no encuentre la manera de entrar en los corazones de los jóvenes.6TPI 165.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents