Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 6

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Oportunidades limitadas

    En nuestras iglesias no se ha manifestado ampliamente la actitud del Buen Samaritano. Muchos necesitados de ayuda han sido descuidados, así como el sacerdote y el levita despreciaron al extranjero herido y magullado que fue dejado a la vera del camino para que muriera. Los mismos que necesitaban el poder del Sanador divino para que curara sus heridas, lo dejaron sin ofrecerle ayuda y como si no existiera. Muchos han obrado como si fuera suficiente saber que Satanás tenía su trampa lista para un alma, y que podían irse a la casa sin importarles la oveja perdida. Es evidente que los que manifiestan tal actitud, no han sido participantes de la naturaleza divina, sino de los atributos del enemigo de Dios.6TPI 297.3

    Alguien debe cumplir la misión que Cristo dio; alguien debe continuar la obra que él comenzó en el mundo, y se ha dado este privilegio a la iglesia. Ha sido organizada para esto. ¿Por qué, entonces, los miembros de la iglesia no han aceptado la responsabilidad? Hay algunos que han observado este descuido; han visto la necesidad de muchos que sufren y pasan penurias; han reconocido en estas pobres almas a aquellos por quienes Cristo dio su vida, y sus corazones han sido estremecidos con piedad, poniendo sus energías en acción. Han iniciado la obra de organizar a los que colaboran con ellos llevando la verdad del Evangelio a los que en el presente se encuentran en el vicio y la iniquidad, para que sean redimidos de una vida de disipación y pecado. Los que han estado haciendo esta obra de ayuda cristiana, cumplen con lo que el Señor desea que hagan, y él acepta lo que hacen. Lo que se ha hecho en este aspecto es la obra con la cual todo adventista del séptimo día debe simpatizar de todo corazón, respaldarla y asirse del Señor para lograrlo. Al descuidar la misión que está dentro de sus propias fronteras, al rehusar llevar estas responsabilidades, la iglesia sufre una gran pérdida. Si la Iglesia hubiera hecho esta obra como debía, habría sido el medio de salvación para mucha gente.6TPI 298.1

    El Señor no ha mirado con simpatía a su iglesia por causa de su descuido. Se ha hecho evidente en muchos el amor por la despreocupación y la complacencia egoísta. Algunos que han gozado del privilegio de conocer la verdad bíblica no la han entronizado en el santuario de su alma. Dios los responsabiliza por los talentos que no han usado en servicio fiel y honesto, realizando todo esfuerzo posible para buscar y salvar los que estaban perdidos. Se representa a estos siervos negligentes viniendo a la cena de bodas sin el vestido apropiado, el vestido de la justicia de Cristo. Han aceptado la verdad nominalmente, pero no la practican. Profesamente circuncidados, en realidad están entre los incircuncisos. ¿Por qué no nos entusiasmamos con el Espíritu de Cristo? ¿Por qué somos tan poco sensibles a los lamentos lastimeros de un mundo lleno de sufrimientos? ¿Consideramos nuestro exaltado privilegio, agregar una estrella a la corona de Cristo, un alma librada de las cadenas con las cuales Satanás la había atado, un alma rescatada para el reino de Dios? La iglesia debe reconocer su obligación de llevar el Evangelio de la verdad presente a cada criatura. Os ruego que leáis los capítulos tres y cuatro de Zacarías. Si se entienden y aceptan estos capítulos, una obra será hecha por aquellos que están hambrientos y sedientos de justicia, una obra que significa para la iglesia: “Adelante y hacia arriba”.6TPI 298.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents