Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 3

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Codicia entre el pueblo de Dios

    Vi que muchos que profesan estar guardando los mandamientos de Dios se están apropiando para su propio uso de los medios que el Señor les ha confiado y que debieran entrar en su tesorería. Le roban a Dios en los diezmos y las ofrendas. Encubren y retienen lo que es de Dios para su propio perjuicio. Acarrean escasez y pobreza para sí y oscuridad sobre la iglesia debido a su codicia, su encubrimiento y el hecho de robar a Dios en los diezmos y en las ofrendas.3TPI 298.1

    Vi que muchas almas se hundirán en tinieblas a causa de su codicia. El testimonio claro y directo debe vivir en la iglesia, o la maldición de Dios descansará sobre su pueblo tan seguramente como lo hizo sobre el antiguo Israel debido a sus pecados. Dios considera a su pueblo como un cuerpo, responsable por los pecados que existen en los individuos que están entre ellos. Si los dirigentes de la iglesia descuidan la investigación diligente de los pecados que traen el desagrado de Dios sobre el cuerpo, llegan a ser responsables por estos pecados. Pero el trato con las mentes es la obra más delicada en la que jamás se hayan ocupado los hombres. No todos son idóneos para corregir a los que yerran. No tienen sabiduría para tratar el caso justamente, al mismo tiempo que aman la misericordia. No están inclinados a ver la necesidad de mezclar el amor y la tierna compasión con las reprensiones fieles. Algunos son siempre innecesariamente severos, y no sienten la necesidad de la orden del apóstol: “A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor”. Judas 22, 23.3TPI 298.2

    Hay muchos que no tienen la discreción de Josué ni sienten obligación especial de investigar errores y tratar prestamente con los pecados que hay entre ellos. Que los tales no estorben a los que tienen la carga de esta obra sobre ellos; que no se interpongan en el camino de los que tienen que cumplir este deber. Algunos hacen hincapié en cuestionar y dudar y encontrar faltas porque otros hacen la obra que Dios no ha depositado sobre ellos. Los tales se interponen directamente en el camino para estorbar a aquellos sobre quienes Dios ha puesto la carga de reprender y corregir los pecados prevalecientes a fin de que el desagrado divino se aparte de su pueblo. Si un caso como el de Acán estuviera entre nosotros, habría muchos que acusarían de tener un espíritu perverso y criticón a los que pudieran desempeñar el papel de Josué de investigar el error. No se debe jugar con Dios, y un pueblo perverso no debe menospreciar con impunidad sus advertencias.3TPI 298.3

    Se me mostró que la manera en que Acán hizo su confesión fue similar a las confesiones que algunos entre nosotros han hecho y harán. Ocultan sus errores y rehúsan hacer una confesión voluntaria hasta que Dios los descubre, y entonces reconocen sus pecados. Unas pocas personas siguen adelante en un curso de conducta equivocado hasta que se endurecen. Incluso pueden saber que la iglesia está afligida, así como Acán sabía que Israel se había debilitado ante sus enemigos debido a su culpa. Sin embargo sus conciencias no los condenan. No desagraviarán a la iglesia humillando ante Dios sus corazones orgullosos y rebeldes y poniendo a un lado sus errores. El desagrado de Dios está sobre su pueblo, y él no manifestará su poder en medio de ellos mientras existan pecados entre ellos que sean incitados por aquellos que están en puestos de responsabilidad.3TPI 299.1

    Aquellos que trabajan en el temor de Dios para liberar a la iglesia de estorbos y para corregir errores penosos, a fin de que el pueblo de Dios pueda ver la necesidad de aborrecer el pecado y prosperar en pureza, y para que el nombre de Dios pueda ser glorificado, siempre enfrentarán influencias opuestas por parte de los no consagrados. Sofonías describe así la verdadera condición de esta clase y los juicios terribles que vendrán sobre ellos.3TPI 299.2

    “Acontecerá en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna, y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal”. Sofonías 1:12. “Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra”. cap. 1:14-18.3TPI 299.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents