Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 3

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Humillación de Cristo

    ¿Nuestro Ejemplo no holló un camino duro, abnegado, sacrificado, humilde en nuestro favor a fin de salvarnos? Él enfrentó dificultades, experimentó chascos, y sufrió oprobios y aflicción en su obra de salvarnos. ¿Y rehusaremos andar donde el Rey de gloria nos ha enseñado el camino? ¿Nos quejaremos de las penurias y pruebas en la obra de vencer en nuestro favor, cuando recordamos los sufrimientos de nuestro Redentor en el desierto de la tentación, en el Huerto de Getsemaní y en el Calvario? Todo esto fue soportado para mostrarnos el camino y para traernos la ayuda divina que debemos tener o perecer. Si la juventud quiere ganar la vida eterna, no necesita pensar que puede seguir sus propias inclinaciones. El premio les costará algo, sí, todo. Ahora pueden tener a Jesús o el mundo. ¡Cuántos queridos jóvenes sufrirán privaciones, cansancio, trabajos y ansiedad a fin de satisfacerse ellos mismos y de alcanzar un propósito en esta vida! No piensan en quejarse de las penurias y dificultades que enfrentan a fin de servir sus propios intereses. ¿Por qué, entonces, debieran rehuir la lucha, la abnegación o cualquier sacrificio a fin de obtener la vida eterna?3TPI 410.1

    Cristo vino de las cortes de gloria a este mundo contaminado por el pecado y se humilló al tomar la humanidad. Se identificó con nuestras debilidades y fue tentado en todo según nuestra semejanza. Cristo perfeccionó un carácter justo aquí en la tierra, no en su propio favor, porque su carácter era puro y sin mancha, sino en favor del hombre caído. Él ofrece su carácter al hombre si éste lo acepta. Mediante el arrepentimiento de sus pecados, la fe en Cristo y la obediencia a la perfecta Ley de Dios, se le imputa al pecador la justicia de Cristo; él llega a ser su justicia, y su nombre es registrado en el libro de la vida del Cordero. Se convierte en un hijo de Dios, un miembro de la familia real.3TPI 410.2

    Jesús pagó un precio infinito para redimir al mundo, y se le entregó en sus manos la raza humana; llegó a ser su propiedad. Sacrificó su honor, sus riquezas y su hogar glorioso en la cortes reales y se convirtió en el hijo de José y María. José era uno de los artesanos más humildes de su tiempo. Jesús también trabajó, vivió una vida de privaciones y afanes. Cuando comenzó su ministerio, después de su bautismo, soportó un ayuno agonizante de casi seis semanas. No fueron meramente los dolorosos retortijones del hambre lo que hizo que sus sufrimientos fueran indeciblemente severos, sino que fue la culpa de los pecados del mundo lo que lo abrumaba muy pesadamente. El que no conocía pecado fue hecho pecado por nosotros. Con este terrible peso de culpa sobre sí a causa de nuestros pecados resistió la prueba terrible del apetito, y del amor al mundo y al honor, y del orgullo de la ostentación que conduce a la presunción. Cristo soportó estas tres grandes tentaciones capitales y venció en favor del hombre, obrando para él un carácter justo, porque sabía que el hombre no podía lograrlo por sí mismo. Sabía que Satanás iba a asaltar a la raza humana en estos tres puntos. El enemigo había vencido a Adán y se había propuesto seguir adelante con su obra hasta completar la ruina del hombre. Cristo entró en el campo de batalla en favor del hombre a fin de vencer a Satanás en su lugar, porque sabía que el hombre no podría vencerlo por cuenta propia. Cristo preparó el camino para el rescate del hombre mediante su propia vida de sufrimiento, abnegación y sacrificio, y mediante su humillación y muerte final. Le trajo ayuda al hombre para que éste, siguiendo el ejemplo de Cristo, pudiera vencer en su favor, así como Cristo había vencido para él.3TPI 410.3

    “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. 1 Corintios 6:19, 20. “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es”. 1 Corintios 3:16, 17. “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”. 2 Corintios 6:14-18.3TPI 411.1

    ¡Cuán misericordiosa y tiernamente obra nuestro Padre celestial con sus hijos! Los guarda de mil peligros que ellos no ven, y los protege contra las artes sutiles de Satanás, para que no sean destruidos. Debido a que nuestra corta visión no discierne el cuidado protector de Dios mediante sus ángeles, no procuramos contemplar y apreciar el interés siempre vigilante que nuestro bondadoso y benevolente Creador tiene en la obra de sus manos; y no nos mostramos agradecidos por la multitud de mercedes que nos concede diariamente.3TPI 412.1

    Los jóvenes ignoran los muchos peligros a los cuales están expuestos diariamente. No podrían nunca conocerlos plenamente a todos; pero si velan y oran Dios mantendrá sus conciencias sensibles y claras sus percepciones, para que disciernan las operaciones del enemigo y sean fortalecidos contra sus ataques. Pero muchos de los jóvenes han seguido durante tanto tiempo sus propias inclinaciones, que el deber es una palabra que no tiene significado para ellos. No comprenden los altos y santos deberes que han de cumplir para beneficiar a otros y glorificar a Dios; y descuidan en absoluto su cumplimiento.3TPI 412.2

    Si los jóvenes tan sólo pudieran despertarse y sentir profundamente su necesidad de fuerza divina para resistir las tentaciones de Satanás, obtendrían preciosas victorias y una experiencia valiosa en la guerra cristiana. ¡Cuán pocos de los jóvenes piensan en la exhortación del inspirado apóstol Pedro: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe”. 1 Pedro 5:8, 9. En la visión dada a Juan, él vio el poder de Satanás sobre los hombres, y exclamó: “¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo”. Apocalipsis 12:12.3TPI 412.3

    La única seguridad de los jóvenes estriba en velar y orar humildemente, sin cesar. No deben hacerse la ilusión de que pueden ser cristianos sin esto. Satanás oculta sus tentaciones y designios bajo un manto de luz, como cuando se acercó a Cristo en el desierto. Se presentó entonces como uno de los ángeles celestiales. El adversario de nuestras almas se acercará como huésped celestial; y el apóstol recomienda como nuestra única seguridad la sobriedad y la vigilancia. Los jóvenes que se entregan a la negligencia y la liviandad y que descuidan los deberes cristianos, caen continuamente bajo las tentaciones del enemigo, en vez de vencer como Cristo venció.3TPI 413.1

    El servicio de Cristo no es pesada rutina para el alma plenamente consagrada. La obediencia a nuestro Salvador no nos resta felicidad ni verdadero placer en esta vida, sino que ejerce un poder refinador y elevador sobre nuestro carácter. El estudio diario de las preciosas palabras de vida halladas en la Biblia fortalece el intelecto y nos permite conocer las obras grandiosas y gloriosas de Dios en la naturaleza. Por el estudio de las Escrituras obtenemos un conocimiento correcto de cómo vivir a fin de disfrutar la mayor felicidad sin sombra. El que estudia la Biblia se arma también de argumentos bíblicos para hacer frente a las dudas de los incrédulos y eliminarlas por la clara luz de la verdad. Los que han escudriñado las Escrituras pueden estar siempre fortalecidos contra las tentaciones de Satanás, cabalmente equipados para toda buena obra, y preparados para dar una razón de la esperanza que hay en ellos a todo aquel que así lo demande.3TPI 413.2

    Demasiado a menudo se deja en las mentes la impresión de que la religión es degradante y que es un acto de condescendencia de parte de los pecadores aceptar las normas de la Biblia como su regla de vida. Piensan que sus requerimientos son toscos y que, al aceptarlos, deben renunciar a todos sus gustos por lo que es hermoso y en cambio tienen que aceptar lo que es humillante y degradante. Satanás nunca lanza un engaño mayor sobre las mentes que éste. La religión pura de Jesús requiere de sus seguidores la sencillez de la belleza natural y el pulimento del refinamiento natural y la pureza elevada antes que lo artificial y lo falso.3TPI 413.3

    Aunque la religión pura se considera exigente en sus demandas y, especialmente entre los jóvenes, se la contrasta desfavorablemente con el brillo y el oropel falso del mundo, y los requerimientos de la Biblia son considerados como pruebas humillantes, que niegan el yo y le roban todos los encantos a la vida, la religión de la Biblia siempre tiene una tendencia a elevar y refinar. Y si los profesos seguidores de Cristo practicaran en sus vidas los principios de la religión pura, la religión de Cristo sería aceptable para las mentes más refinadas. La religión de la Biblia no contiene nada que pudiera ser discordante para los sentimientos más delicados. En todos sus preceptos y requerimientos es tan pura como el carácter de Dios y tan elevada como su trono.3TPI 414.1

    El Redentor del mundo nos ha advertido contra el orgullo de la vida, pero no contra su gracia y belleza natural. Señaló toda la belleza resplandeciente de las flores del campo y de los lirios serenos en su pureza inmaculada sobre la superficie del lago, y dijo: “Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos”. Mateo 6:28, 29. Aquí Dios muestra que a pesar de que las personas se esfuercen mucho y se afanen hasta el cansancio para ser objetos de admiración por sus adornos externos, todos sus atavíos artificiales, que valoran tan altamente, no se comparan con las flores sencillas del campo por su encanto natural. Aun estas simples flores, con el adorno de Dios, sobrepujan en belleza al magnífico atavío de Salomón. “Ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos”. vers. 29.3TPI 414.2

    Aquí hay una importante lección para todo seguidor de Cristo. El Redentor del mundo habla a la juventud. ¿Escucharán ustedes sus palabras de instrucción celestial? Él les presenta temas de reflexión que ennoblecerán, elevarán, refinarán y purificarán, pero que nunca degradarán o empequeñecerán el intelecto. Su voz les está hablando: “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder”. Mateo 5:14. “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. vers. 16. Si la luz de Dios está en ustedes, brillará para otros. No se puede ocultar jamás.3TPI 414.3

    Queridos jóvenes, la tendencia que tienen a vestirse de acuerdo con la moda y a exhibir encajes y objetos de oro y elementos artificiales, no recomendará a otros la religión o la verdad que ustedes profesan. La gente de criterio considerará los intentos de ustedes de hermosear lo externo como prueba de mentes débiles y corazones orgullosos. La vestimenta sencilla y modesta será una recomendación a favor de mis hermanas jóvenes. No pueden hacer brillar su luz sobre otros más efectivamente que mediante la sencillez en la vestimenta y en la conducta. Pueden mostrarles a todos que, en comparación con las cosas eternas, colocan la estima debida en las cosas de esta vida.3TPI 415.1

    Ahora es su oportunidad dorada para formar caracteres puros y santos para el cielo. No pueden darse el lujo de dedicar estos momentos preciosos al arreglo personal, el encrespamiento del cabello y a hermosear lo externo a expensas del adorno interior. “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios”. 1 Pedro 3:3, 4.3TPI 415.2

    Dios, que creó hermoso y encantador todo aquello sobre lo cual descansa el ojo, es un amante de lo bello. Él les muestra cómo estima la verdadera belleza. A su vista, el adorno de un espíritu afable y apacible es de gran precio. ¿No trataremos seriamente de obtener lo que Dios estima como más valioso que vestidos costosos o perlas u oro? El adorno interior, la gracia de la mansedumbre y un espíritu en armonía con los ángeles celestiales, no disminuirá la verdadera dignidad del carácter ni nos hará menos encantadores aquí en este mundo.3TPI 415.3

    La religión pura e incontaminada ennoblece a su poseedor. Usted siempre encontrará en el verdadero cristiano una alegría manifiesta, una santa y feliz confianza en Dios, una sumisión a sus providencias, que refrigera el alma. Mediante el cristiano, pueden verse el amor y la benevolencia de Dios en cada dádiva que recibe. Las bellezas de la naturaleza son un tema para la contemplación. Al estudiar la hermosura natural que nos rodea, la mente es transportada mediante la naturaleza al Autor de todo lo bello. Todas las obras de Dios hablan a nuestros sentidos, magnificando su poder, exaltando su sabiduría. Cada cosa creada tiene en ella encantos que interesan al hijo de Dios y moldean su gusto para considerar estas evidencias preciosas del amor de Dios por encima de las obras de la habilidad humana.3TPI 416.1

    El profeta, en palabras de resplandeciente fervor, magnifica a Dios en sus obras creadas: “Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?” Salmos 8:3, 4. “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón; contaré todas tus maravillas”. Salmos 8:9; 9:1.3TPI 416.2

    Es la ausencia de religión lo que hace sombría la senda de tantos profesores de religión. Están aquellos que pueden pasar por cristianos, pero que son indignos de ese nombre. No poseen caracteres cristianos. Cuando su cristianismo es puesto a prueba, su falsedad es demasiado evidente. La verdadera religión se ve en la conducta diaria. La vida del cristiano se caracteriza por el esfuerzo ferviente, desinteresado, para hacer bien a otros y glorificar a Dios. Su senda no es oscura ni sombría. Un escritor inspirado dijo: “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto. El camino de los impíos es como la oscuridad; no saben en qué tropiezan”. Proverbios 4:18, 19.3TPI 416.3

    ¿Y vivirán los jóvenes vidas vanas e insensatas de modas y frivolidad, empequeñeciendo su intelecto con asuntos de vestidos y consumiendo su tiempo en el placer sensual? Cuando están completamente desprevenidos, Dios puede decirles: “Esta noche tu necedad terminará”. Dios puede permitir que les sobrevenga una enfermedad mortal a aquellos que no llevan fruto para su gloria. Mientras enfrentan las realidades de la eternidad, pueden comenzar a comprender el valor del tiempo y de la vida que han perdido. Pueden entonces tener alguna noción del valor del alma. Ven que sus vidas no han glorificado a Dios iluminando la senda de otros al cielo. Han vivido para glorificar el yo. Y al sentirse torturados por el dolor y con angustia de alma no pueden tener conceptos claros de las cosas eternas. Pueden repasar su vida pasada y en su remordimiento exclamar: “No he hecho nada por Jesús, quien ha hecho todo por mí. Mi vida ha sido un terrible fracaso”.3TPI 416.4

    Mientras oran, amados jóvenes, para no ser inducidos en tentación, recuerden que su trabajo no termina con la oración; deben luego contestar hasta donde puedan su propia plegaria, resistiendo a la tentación y dejando a Jesús que haga por ustedes lo que no pueden hacer. Nunca serán demasiado cautelosos en sus palabras y su conducta para no invitar al enemigo a tentarlos. Muchos de nuestros jóvenes, por su descuido negligente de las amonestaciones y reprensiones que se les dirigen, abren la puerta de par en par para que entre Satanás. Teniendo la Palabra de Dios como nuestra guía y a Jesús como nuestro Maestro celestial, no necesitamos ignorar sus requerimientos ni los designios de Satanás, ni ser vencidos por sus tentaciones. No será tarea desagradable obedecer a la voluntad de Dios, cuando nos entreguemos completamente a la dirección de su Espíritu.3TPI 417.1

    Ahora es el tiempo de trabajar. Si somos hijos de Dios, mientras vivamos en el mundo él nos dará nuestro trabajo. Nunca podemos decir que no tenemos nada que hacer mientras permanezca un trabajo pendiente. Deseo que todos los jóvenes puedan ver, como yo he visto, el trabajo que pueden hacer y del que Dios los considerará responsables si lo descuidan. La mayor obra que jamás haya sido realizada en el mundo fue hecha por aquel que fue un hombre de dolores y experimentado en quebrantos. Una persona de mente frívola nunca logrará nada bueno.3TPI 417.2

    La debilidad espiritual de muchos hombres y mujeres jóvenes en esta época es deplorable porque podrían ser agentes poderosos para el bien si estuvieran consagrados a Dios. Lamento grandemente la falta de estabilidad de los jóvenes. Todos deberíamos deplorar esto. Parece haber una falta de poder para hacer lo recto, una falta de esfuerzo intenso para obedecer los llamados del deber antes que los de la inclinación. En algunos parece haber poca fuerza para resistir la tentación. La razón por la cual son enanos en las cosas espirituales es porque no crecen espiritualmente fuertes mediante el ejercicio. Permanecen quietos cuando debieran estar yendo hacia delante. Cada paso en la vida de fe y del deber es un paso hacia el cielo. Quiero oír grandemente en cuanto a una reforma en muchos respectos tal como los jóvenes nunca han realizado hasta el momento. Cada atractivo que Satanás puede inventar les es presentado en forma insistente para volverlos indiferentes y descuidados hacia las cosas eternas. Sugiero que los jóvenes hagan esfuerzos especiales para ayudarse mutuamente a fin de ser fieles a sus votos bautismales y para que prometan solemnemente ante Dios retirar sus afectos de los vestidos y la ostentación.3TPI 418.1

    Quisiera recordarles a los jóvenes que adornan sus personas y usan plumas sobre sus sombreros que, a causa de sus pecados, la cabeza de nuestro Salvador usó la vergonzosa corona de espinas. Cuando dediquen tiempo precioso para ataviar su apariencia, recuerden que el Rey de gloria usó un manto sencillo, sin costuras. Ustedes que se afanan en arreglar su persona, por favor tengan en mente que Jesús a menudo se cansaba a causa del incesante trabajo y de la abnegación y el sacrificio personal a fin de bendecir a los sufrientes y necesitados. Pasó noches enteras en oración en las montañas solitarias, no debido a sus debilidades y necesidades, sino porque vio y sintió la debilidad de la naturaleza humana para resistir las tentaciones del enemigo en los mismos puntos donde ahora ustedes son vencidos. Sabía que serían indiferentes hacia sus peligros y que no sentirían su necesidad de orar. Fue en nuestro favor que él derramó sus oraciones a su Padre con fuertes clamores y lágrimas. Fue para salvarnos del mismo orgullo y amor a la vanidad y el placer en el que ahora nos complacemos, y que destierra el amor de Jesús, por lo que fueron derramadas aquellas lágrimas y por lo que el semblante de nuestro Salvador fue desfigurado con una tristeza y angustia mayor que la de cualquiera de los hijos de los hombres.3TPI 418.2

    ¿Reaccionarán, jóvenes amigos, y sacudirán esta terrible indiferencia y estupor que los ha amoldado al mundo? ¿Oirán la voz de advertencia que les dice que la destrucción yace en la senda de aquellos que se sienten cómodos en esta hora de peligro? La paciencia de Dios no siempre los esperará, almas desdichadas y frívolas. No siempre se tratará livianamente a aquel que sostiene nuestros destinos en sus manos. Jesús nos declara que hay un pecado mayor que el que causó la destrucción de Sodoma y Gomorra. Es el pecado de aquellos que tienen la gran luz de la verdad en estos días y que no son movidos al arrepentimiento. Es el pecado de rechazar la luz del más solemne mensaje de misericordia al mundo. Es el pecado de aquellos que ven a Jesús en el desierto de la tentación, agobiado como en mortal agonía por los pecados del mundo, y que sin embargo no son movidos a experimentar un arrepentimiento cabal. Él ayunó casi seis semanas para vencer, en favor de los hombres, la indulgencia del apetito y la vanidad, y el deseo de ostentación y honor mundanal. Les ha mostrado cómo pueden vencer por su propio bien como él venció; pero a ellos no les resulta agradable soportar el conflicto y el oprobio, la burla y la vergüenza, por la amada causa del Maestro. No están dispuestos a negar el yo y a estar siempre tratando de hacer el bien a otros. No les agrada vencer como Cristo venció, de modo que se apartan del modelo que se les da claramente para copiar y se niegan a imitar el ejemplo que el Salvador vino de las cortes celestiales para dejarles.3TPI 419.1

    El día del juicio será más tolerable para Sodoma y Gomorra que para aquellos que han tenido los privilegios y la gran luz que brilla en nuestros días, pero que han descuidado de seguir la luz y de darle plenamente sus corazones a Dios.3TPI 419.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents