Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 3

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Una lección para nuestro tiempo

    En el caso de Coré, Datán y Abiram tenemos una lección de advertencia no sea que sigamos su ejemplo: “Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes. Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”. 1 Corintios 10:9-11.3TPI 389.1

    Tenemos evidencia en la Palabra de Dios de la propensión de su pueblo a ser grandemente engañado. Hay muchos casos donde lo que puede parecer un celo sincero por el honor de Dios tiene su origen en haber dejado desprotegida el alma para que el enemigo tiente e impresione la mente con un sentido pervertido del verdadero estado de las cosas. Y podemos esperar que ocurran tales cosas en estos últimos días, porque Satanás está tan ocupado ahora como lo estaba en la congregación de Israel. No se entienden la crueldad y fuerza del prejuicio. Después que la congregación tuvo la evidencia ante su vista de la destrucción de estos líderes en la rebelión, no desapareció el poder de la sospecha y la desconfianza que se había permitido que entrara en sus almas. Vieron la tierra abierta y a los líderes de la rebelión descender a las entrañas de la Tierra. Esta terrible exhibición de poder seguramente debía haberlos curado y conducido al más profundo arrepentimiento por haber injuriado a Moisés.3TPI 389.2

    Aquí Dios le dio a todo Israel una oportunidad para ver y sentir la pecaminosidad de su conducta, lo que debería haberlos conducido al arrepentimiento y la confesión. Les dio a los engañados evidencias abrumadoras de que eran pecadores y que su siervo Moisés tenía razón. Tuvieron la oportunidad de pasar una noche reflexionando sobre el terrible castigo del Cielo que habían presenciado. Pero la razón estaba pervertida. Coré había instigado la rebelión, y doscientos cincuenta príncipes se le habían unido en esparcir el desafecto. Toda la congregación, en mayor o en menor medida, estaba afectada por los celos, las acusaciones y el odio prevalecientes contra Moisés, lo cual había atraído el desagrado de Dios de un modo sumamente manifiesto. Sin embargo, nuestro bondadoso Dios se muestra como un Dios de justicia y de misericordia. Hizo una distinción entre los instigadores—los líderes en la rebelión—y aquellos que habían sido engañados o inducidos por ellos. Se compadeció de la ignorancia y la insensatez de aquellos que habían sido engañados.3TPI 389.3

    Dios le dijo a Moisés que ordenara a la congregación apartarse de las tiendas de los hombres a quienes ellos habían elegido en el lugar de Moisés. Los mismos hombres cuya destrucción ellos planeaban fueron los instrumentos en las manos de Dios para salvar sus vidas en esa ocasión. Dijo Moisés: “Apartaos de en derredor de la tienda de Coré”. Números 16:24. También estaban en alarmante peligro de ser destruidos en sus pecados por la ira de Dios, porque eran partícipes de los crímenes de los hombres a quienes les habían dado su apoyo y con quienes se habían asociado.3TPI 390.1

    Si mientras Moisés trataba de probar el caso ante la congregación de Israel, aquellos que habían iniciado la rebelión se hubieran arrepentido y buscado el perdón de Dios y de su siervo ofendido, aun entonces la venganza de Dios se habría detenido. Pero allí frente a sus tiendas estaban atrevidamente Coré, el instigador de la rebelión, y sus simpatizantes, desafiando la ira de Dios, como si Dios nunca hubiera actuado mediante su siervo Moisés. Mucho menos estos rebeldes actuaron como si tan recientemente no hubiesen sido honrados por Dios, siendo llevados con Moisés casi directamente a su presencia, y contemplado su gloria no superada. Estos hombres vieron a Moisés descender del monte después que había recibido las segundas tablas de piedra y mientras su rostro resplandecía tanto con la gloria de Dios que el pueblo no se le aproximaba, sino que huía de él. Él los llamaba, pero ellos parecían aterrorizados. Les presentó las tablas de piedra y les dijo: He intercedido en favor de ustedes y he apartado de ustedes la ira de Dios. Declaré que si Dios debía abandonar y destruir su congregación, mi nombre también podría ser borrado de su libro. He aquí, él contestó mis ruegos, y estas tablas de piedra que sostengo en mi mano son la garantía que me ha dado la reconciliación con su pueblo.3TPI 390.2

    El pueblo percibe que ésta es la voz de Moisés; que aunque está transformado y glorificado, todavía es Moisés. Le dicen que no pueden mirar su rostro, porque la luz radiante que hay en su semblante les es sumamente dolorosa. Su rostro es como el sol; no pueden mirarlo. Cuando Moisés advierte la dificultad, cubre su rostro con un velo. No arguye que la luz y la gloria que están sobre su rostro es el reflejo de la gloria de Dios que él ha puesto sobre su persona, y que el pueblo debe soportarla, sino que cubre su gloria. La pecaminosidad del pueblo hace que les sea doloroso contemplar su rostro glorificado. Así ocurrirá cuando los santos de Dios sean glorificados justo antes del segundo advenimiento de nuestro Señor. Los impíos se apartarán y retraerán del espectáculo, porque la gloria en los rostros de los santos les causará dolor. Pero toda esta gloria sobre Moisés, todo este sello divino que se vio en el humilde siervo de Dios, es olvidado.3TPI 391.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents