Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 12—El santuario celestial

    En una reunión celebrada el sábado 3 de abril de 1847 en casa del Hno. Stockbridge Howland, sentimos un extraordinario espíritu de oración, y mientras orábamos descendió sobre mí el Espíritu Santo. Todos nos considerábamos muy felices. Pronto perdí el conocimiento de las cosas terrenas y quedé envuelta en la visión de la gloria de Dios.1TS 89.1

    Vi un ángel que con presteza volaba hacia mi. Me llevó rápidamente desde la tierra a la santa ciudad, donde vi un templo en el que entré. Antes de llegar al primer velo, pasé por una puerta. Levantóse el velo y entré en el lugar santo, donde vi el altar de los perfumes, el candelabro con las siete lámparas y la mesa con los panes de la proposición. Después de que hube contemplado la gloria del lugar santo, Jesús levantó el segundo velo y pasé al lugar santísimo.1TS 89.2

    En él vi un arca, cuya cubierta y lados estaban recubiertos de oro purísimo. En cada punta del arca, había un hermoso querube con las alas extendidas sobre el arca. Sus rostros estaban frente a frente uno de otro, pero miraban hacia abajo. Entre los dos ángeles, había un incensario de oro, y sobre el arca, donde estaban los ángeles, una gloria por todo extremo esplendorosa que semejaba un trono en que moraba Dios. Junto al arca, estaba Jesús, y cuando las oraciones de los santos llegaban a él, humeaba el incienso del incensario, y Jesús ofrecía a su Padre aquellas oraciones con el humo del incienso.1TS 89.3

    Dentro del arca estaba el vaso de oro con el maná, la florida vara de Aarón y las tablas de piedra, que se plegaban como las hojas de un libro. Abriólas Jesús, y vi en ellas los diez mandameintos escritos por el dedo de Dios. En una tabla, había cuatro, y en la otra, seis. Los cuatro de la primera brillaban más que los otros seis. Pero el cuarto, el mandamiento del sábado, brillaba más que todos, porque el sábado fué puesto aparte para que se le guardase en honor del santo nombre de Dios. El santo sábado resplandecía, rodeado de un nimbo de gloria. Vi que el mandamiento del sábado no estaba clavado en la cruz, pues de haberlo estado, también lo hubieran estado los otros nueve, y así quedaríamos en albedrío de quebrantarlos todos, así como el cuarto. Vi que Dios no había cambiado el día de descanso, porque Dios es inmutable; pero el papa lo había transferido del séptimo al primer día de la semana, pues había pensado cambiar los tiempos y la ley.1TS 89.4

    También vi que si Dios hubiese cambiado el día de reposo del séptimo al primer día, asimismo hubiera cambiado el texto del mandamiento del sábado escrito en las tablas de piedra que están en el arca del lugar santísimo del templo celeste, y diría así: “El primer día es el día de reposo de Jehová tu Dios.” Pero vi que decía lo mismo que cuando el dedo de Dios lo escribió en las tablas de piedra, antes de entregarlas a Moisés en el Sinaí: “Mas el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios.” Vi que el santo sábado es, y será, el muro separador entre el verdadero Israel de Dios y los incrédulos, así como la institución más adecuada para unir los corazones de los queridos y esperanzados santos de Dios.1TS 91.1

    Vi que Dios tenía hijos que no echan de ver ni guardan el sábado. No han rechazado la luz referente a él. Y al empezar el tiempo de angustia, fuimos llenos del Espíritu Santo, cuando salimos a proclamar más plenamente el sábado. Esto enfureció a las otras iglesias y a los adventistas nominales, pues no podían refutar la verdad sabática, y entonces todos los escogidos de Dios comprendieron claramente que nosotros poseíamos la verdad, salieron y sufrieron la persecución con nosotros. Vi guerra, hambre, pestilencia y grandísima confusión en la tierra. Los malvados pensaron que nosotros habíamos acarreado el castigo sobre ellos, y se reunieron en consejo para raernos de la tierra, creyendo que así cesarían los males.1TS 91.2

    En el tiempo de angustia, huímos todos de las ciudades y pueblos, pero los malvados nos perseguían y entraban a cuchillo en las casas de los santos; pero al levantar la espada para matarnos, se quebraba ésta y caía tan inútil como una brizna de paja. Entonces clamamos día y noche por la liberación, y el clamor llegó a Dios.1TS 93.1

    Levantóse el sol y la luna se paró. Cesaron de fluir las corrientes de aguas. Aparecieron negras y densas nubes que se entrechocaban unas con otras. Pero había un espacio de gloria fija, del que, cual estruendo de muchas aguas, salía la voz de Dios que estremecía cielos y tierra. El firmamento se abría y cerraba en honda conmoción. Las montañas temblaban como cañas agitadas por el viento y lanzaban peñascos en su alrededor. El mar hervía como una olla y despedía piedras sobre la tierra.1TS 93.2

    Y al anunciar Dios el día y la hora de la venida de Jesús, cuando dió el sempiterno pacto a su pueblo, pronunciaba una frase y se detenía de hablar mientras las palabras de la frase rodaban por toda la tierra. El Israel de Dios permanecía con los ojos en alto, escuchando las palabras según salían de labios de Jehová y retumbaban por la tierra como estruendo del trueno más potente. El espectáculo era pavorosamente solemne, y al terminar cada frase, los santos exclamaban: “¡Gloria! ¡Aleluya!” Su aspecto estaba iluminado con la gloria de Dios, y resplandecían sus rostros como el de Moisés al bajar del Sinaí. A causa de esta gloria, los malvados no podían mirarlos. Y cuando la bendición eterna se pronunció sobre quienes habían honrado a Dios santificando su sábado, resonó un potente grito por la victoria lograda sobre la bestia y su imagen.1TS 93.3

    Entonces comenzó el jubileo, durante el cual debía descansar la tierra. Vi al piadoso esclavo levantarse en triunfal victoria, y desligarse de las cadenas que le ataban, mientras que su malvado dueño quedaba confuso sin saber qué hacer; porque los malvados no podían comprender las palabras de la voz de Dios.1TS 94.1

    Pronto apareció la gran nube blanca. Parecióme mucho más hermosa que antes. Sentábase en ella el Hijo del hombre. Al principio no distinguimos a Jesús en la nube; pero al acercarse más a la tierra, pudimos contemplar su bellísima figura. Esta nube fué, en cuanto apareció, la señal del Hijo del hombre en el cielo.1TS 94.2

    La voz del Hijo de Dios despertó a los santos dormidos y los levantó revestidos de gloriosa inmortalidad. Los santos vivientes fueron transformados en un instante y arrebatados con aquéllos en el carro de nubes. Estaba éste en extremo resplandeciente mientras rodaba hacia las alturas. El carro tenía alas a uno y otro lado, y debajo, ruedas. Y cuando el carro ascendía, las ruedas exclamaban: “¡Santo!” y las alas, al batir, gritaban: “¡Santo!” y la comitiva de santos ángeles que rodeaba la nube exclamaba: “¡Santo, santo, santo, Señor Dios Todopoderoso!” Y los santos en la nube cantaban: “¡Gloria! ¡Aleluya!” El carro subió a la santa ciudad. Abrió Jesús las puertas de la ciudad de oro y nos condujo dentro. Fuimos bien recibidos, porque habíamos guardado “los mandamientos de Dios,” y teníamos derecho al “árbol de la vida.” Apocalipsis 14:12; 22:14.1TS 94.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents