Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Regreso a Rochester

    Volvimos de Wisconsin muy fatigados, deseosos de descansar, aunque muy tristes de encontrar enferma a la Hna. Ana, que estaba muy débil. Las pruebas se multiplicaban a nuestro alrededor. Teníamos muchas congojas. Los empleados de la oficina se hospedaban en nuestra casa, y éramos de quince a veinte en familia. Las reuniones del sábado y las conferencias se celebraban en nuestra casa. No teníamos sábado tranquilo, porque algunas hermanas solían quedarse todo el día con sus chiquillos, y generalmente no consideraban nuestros hermanos y hermanas las incomodidades, cuidados y gastos suplementarios que con ello nos traían. Y como los empleados de la oficina cayeron enfermos uno tras otro y necesitaban especial cuidado, yo temía que al fin nos rendiría la ansiedad con el excesivo trabajo. A menudo pensaba que ya no podíamos resistir más. Sin embargo, las dificultades aumentaban y vi con sorpresa que no nos vencían. Aprendimos la lección de que era posible sobrellevar más pruebas y sufrimientos de lo que habíamos imaginado en un principio. El vigilante ojo del Señor estaba fijo en nosotros para evitar nuestra destrucción.1TS 147.2

    El 29 de agosto de 1854, el nacimiento de Guillermo añadió nueva responsabilidad a nuestra familia, y me distrajo de algunas de las tribulaciones que me rodeaban. Por entonces recibimos el primer número del periódico falsamente titulado: El Mensajero de la Verdad. *Los editores de este periódico, por haberse ofendido a causa de los testimonios directos dados por la Sra. de White, y por estar en desacuerdo con los principales escritores de la Review and Herald en cuanto a ciertos puntos de doctrina y gobierno de la iglesia, emprendieron una guerra encarnizada contra los que antes fueron sus hermanos, y predijeron jactanciosamente que su obra sobrepujaría la de los que publicaban la Review. Después de unos dos años imperó el desacuerdo entre ellos, y el periódico murió por falta de apoyo. Los que en este periódico nos calumniaban habían sido reprobados por sus vicios y errores. No soportaron la reprobación, y secretamente al principio, y abiertamente después, emplearon su influencia contra nosotros.1TS 148.1

    El Señor me había mostrado el carácter y el resultado final de este grupo. El enojo del Señor se dirigía contra cuantos estaban relacionados con dicho periódico y su mano se alzaba contra ellos, de suerte que aunque durante algún tiempo pudiesen prosperar, y engañar algunas personas sinceras, la verdad triunfaría con el tiempo, y todas las almas honradas se librarían del engaño que las había aprisiondo, y se apartarían de la influencia de aquellos malvados contra quienes estaba la mano de Dios, y por lo tanto, habían de hundirse.1TS 148.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents