Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Reunión en Johnson

    Pronto volvimos a Vermont y celebramos una notable reunión en Johnson. Durante el viaje nos detuvimos varios días en casa del Hno. E. P. Butler. Supimos que él y otros hermanos del norte de Vermont habían sufrido triste perplejidad y pruebas a causa de las falsas enseñanzas y el áspero fanatismo de unas cuantas personas que pretendían estar completamente santificados y, so capa de santidad, llevaban un género de vida que deshonraba el nombre de cristiano.1TS 134.1

    Los dos cabecillas del fanatismo eran en conducta y carácter muy semejantes a los que cuatro años antes habíamos encontrado en Claremont (Nueva Hampshire). Enseñaban la doctrina de la extrema santificación, pretendiendo que no podían pecar y que estaban dispuestos para que Jesús los llevase consigo. Practicaban el mesmerismo y aseguraban que recibían iluminación divina mientras estaban en una especie de éxtasis.1TS 134.2

    No ejecutaban labor regular, sino que en compañía de dos mujeres que no eran sus esposas, iban de pueblo en pueblo, abusando de la hospitalidad de las gentes. Al amparo de su sutil influencia mesmérica, se habían aquistado muchas simpatías entre los hijos mayores de nuestros hermanos.1TS 134.3

    El Hno. Butler era un hombre de rígida integridad. Se manifestó resueltamente en contra de la maligna influencia de aquellas fanáticas teorías, y era muy activo en su oposición a las falsas enseñanzas y arrogantes pretensiones de aquellos hombres. Además nos declaró explícitamente que no creía en visiones de ninguna clase.1TS 134.4

    Aunque de mala gana, el Hno. Butler consintió en asistir a la reunión que habíamos de celebrar en Johnson. Los dos caudillos del fanatismo que tanto habían engañado y oprimido a los hijos de Dios, llegaron a la reunión en compañía de las dos mujeres que iban vestidas con trajes de hilo blanco, con la negra cabellera caída y suelta sobre los hombros. Los trajes de hilo blanco querían representar la justicia de los santos.1TS 136.1

    Yo tenía un mensaje de reprobación para ellos, y mientras yo hablaba, aquel de los dos hombres que estaba más adelante mantuvo fija la vista en mí como habían hecho otros mesmerizadores. Pero yo no temía su mesmérica influencia. El cielo me daba fuerzas para sobreponerme a su poder satánico. Los hijos de Dios que habían estado en esclavitud principiaban a respirar libremente y a regocijarse en el Señor.1TS 136.2

    Según proseguía la reunión, los dos fanáticos trataban de levantarse a hablar, pero no encontraban ocasión para ello. Se les dió a conocer que su presencia allí no era grata y sin embargo quisieron quedarse. Entonces el Hno. Samuel Rhodes, agarrando por detrás la silla en que estaba sentada una de las dos mujeres, la sacó del local, arrastrándola a través de la galería hasta el césped. Después hizo lo propio con la otra mujer. Los dos hombres abandonaron el local, pero intentaron volver.1TS 136.3

    Al concluir la reunión, mientras estábamos orando, uno de los dos hombres se acercó a la puerta y comenzó a hablar. Le cerraron la puerta sin dejarle entrar; pero él la abrió de nuevo y se puso a hablar otra vez. Entonces descendió el poder de Dios sobre mi esposo, quien levantándose pálido, extendió las manos ante aquel hombre exclamando: “El Señor no necesita aquí de tu testimonio. El Señor no quiere que vengáis a distraer y molestar aquí a su pueblo.”1TS 136.4

    El poder de Dios llenó el local. El hombre aquel, aterrado y confundido, retrocedió a través del vestíbulo hacia otro aposento, dando traspiés y tropezando contra la pared, hasta que, recobrando el equilibrio encontró la puerta y salió de la casa. La presencia del Señor, tan penosa para los fanáticos pecadores, impresionó con reverente solemnidad a los circunstantes; pero en cuanto se hubieron marchado los hijos de las tinieblas, la dulce paz del Señor descansó sobre nuestra compañía. Después de aquella reunión, los falsos y ruines presumidos de perfecta santidad no fueron nunca capaces de recobrar su influencia en nuestros hermanos.1TS 137.1

    Las experiencias de esta reunión nos aquistaron la confianza y compañerismo del Hno. Butler. 1TS 137.2

    *****

    Recordad que en obrar con Cristo como Salvador personal vuestro reside vuestra fuerza y victoria. Tal es la parte que todos han de desempeñar. Cristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Declara: “Sin mí nada podéis hacer.” Juan 15:5. Y el alma que se arrepiente y cree, responde: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Filipenses 4:13. A los que esto hagan, se les asegura: “A todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre.” Juan 1:12.1TS 137.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents