Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 13—El amor de Dios por su pueblo

    Yo había visto el tierno amor de Dios por su pueblo. Es muy grande amor. Vi a los ángeles que extendían sus alas sobre los santos. Cada santo tenía su ángel custodio. Cuando los santos lloraban desalentados o estaban en peligro, los ángeles que sin cesar los asistían, volaban con presteza a llevar la noticia, y los ángeles de la ciudad cesaban de cantar. Entonces Jesús comisionaba a otro ángel para que bajase a alentarlos, vigilarlos y procurar que no se apartaran del sendero estrecho; pero si los santos desdeñaban el vigilante cuidado de aquellos ángeles, rechazaban su consuelo y seguían extraviados, los ángeles se entristecían y lloraban. Llevaban allá arriba la noticia, y todos los ángeles de la ciudad se echaban a llorar y en alta voz decían: “Amén.” Pero si los santos fijaban los ojos en el premio que les aguardaba y glorificaban a Dios en alabanza, entonces los ángeles llevaban a la ciudad la grata nueva, y los ángeles de la ciudad tañían sus áureas arpas, cantaban en alta voz: “¡Aleluya!” y por las bóvedas celestes repercutían sus hermosos cánticos.1TS 95.1

    En la santa ciudad hay perfecto orden y armonía. Todos los ángeles comisionados para visitar la tierra, llevan una tarjeta de oro que, al salir o entrar en la ciudad, presentan a los ángeles de la puerta. El cielo es un lugar agradable. Yo anhelo estar allí y contemplar a mi hermoso Jesús que por mí dió su vida, y ser transmutada en su gloriosa imagen. ¡Oh, quién me diera palabras para expresar la gloria del brillante mundo venidero! Estoy sedienta de las vivas corrientes que alegran la ciudad de nuestro Dios.1TS 95.2

    El Señor me mostró en visión otros mundos. Me fueron dadas alas, y un ángel me acompañó desde la ciudad a un brillante y glorioso lugar. La hierba era de un verde vivo y las aves gorjeaban un dulce canto. Los moradores de aquel lugar eran de todas estaturas, nobles, majestuosos y hermosos. Llevaban la manifiesta imagen de Jesús, y su semblante refulgía de santo júbilo como expresión de la libertad y dicha que en aquel lugar disfrutaban. Le pregunté a uno de ellos porqué eran mucho más bellos que los habitantes de la tierra, y me respondió:1TS 95.3

    —Hemos vivido en estricta obediencia a los mandamientos de Dios, y no incurrimos en desobediencia como los habitantes de la tierra.1TS 96.1

    Después vi dos árboles, uno de los cuales se parecía mucho al árbol de vida de la ciudad. El fruto de ambos era hermoso, pero no debían comer de uno de ellos. Hubieran podido comer de los dos, pero les estaba vedado comer de uno. Entonces el ángel que me acompañaba me dijo:1TS 96.2

    —Nadie ha probado aquí la fruta del árbol prohibido, y si de ella comieran, caerían.1TS 96.3

    Después me transportaron a un mundo que tenía siete lunas; donde vi al anciano Enoc, que había sido trasladado. Vibraba en su brazo derecho una esplendente palma, en cada una de cuyas hojas se leía escrita la palabra: “Victoria.” Ceñía sus sienes una brillante guirnalda blanca con hojas, en el centro de cada una de las cuales se leía: “Pureza.” Alrededor de la guirnalda había piedras preciosas de diversos colores que fulguraban más vivamente que las estrellas, y reflejaban su fulgor en las letras y las magnificaban. En la parte posterior de la cabeza llevaba un arco en que remataba la guirnalda, y en el arco estaba escrita la palabra: “Santidad.” Sobre la guirnalda ceñía una corona más brillante que el sol. Le pregunté a Enoc si aquel era el lugar adonde lo habían transportado desde la tierra. El me respondió:1TS 96.4

    —No es éste. Mi morada es la ciudad, y he venido a visitar este sitio.1TS 96.5

    Andaba por allí como si estuviese en su hogar. Supliqué a mi ángel acompañante que me dejara permanecer en aquel sitio. No podía sufrir el pensamiento de volver de nuevo a este tenebroso mundo. El ángel me dijo entonces:1TS 97.1

    —Debes volver, y si eres fiel, tendrás, con los ciento cuarenta y cuatro mil, el privilegio de visitar todos los mundos y ver la obra de las manos de Dios. 1TS 97.2

    *****

    En algunos lugares el mensaje relativo a la observancia del sábado ha sido presentado con claridad y poder, mientras que otros lugares fueron dejados sin amonestar. ¿No se despertarán aquellos que conocen la verdad, para darse cuenta de las responsabilidades que recaen sobre ellos? Hermanos míos, no podéis sumiros en empresas e intereses mundanales. No podéis descuidar la comisión que os dió el Salvador. Todo lo que hay en el universo exige de aquellos que conocen la verdad que se consagren sin reserva a la proclamación de la verdad tal cual les ha sido revelada en el mensaje del tercer ángel. Lo que vemos y oímos nos llama a nuestro deber.1TS 97.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents