Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Seguridades consoladoras

    Fueron muy tristes aquellos días. Ya veía huérfanos a mis tres pequeñuelos, y me asaltaban dudas, diciéndome: Si mi esposo muere por haber trabajado con exceso en la causa de la verdad presente, ¿quién reconocerá lo que ha sufrido? ¿Quién sabrá cuánta carga sobrellevó durante años, los extremos cuidados que apesadumbraron su ánimo y quebrantaron su salud, arrastrándole prematuramente al sepulcro y dejando a su familia miserable y desvalida? Yo solía preguntarme: ¿No cuidará Dios de estas cosas? ¿Le pasarán inadvertidas? Yo me consolaba al saber que hay un Ser que juzga rectamente, y que todo sacrificio, toda abnegación, todo llanto de angustia sufrido por su causa, queda fielmente registrado en el cielo y ha de obtener su recompensa. El día del Señor declarará y esclarecerá cosas que todavía no han sido descubiertas.1TS 149.2

    Se me mostró que Dios se proponía restablecer gradualmente a mi esposo, y que nosotros debíamos ejercitar firmemente nuestra fe, pues Satanás nos embestiría con furia a cada esfuerzo que hiciésemos, y así habíamos de prescindir de las apariencias y creer. Tres veces por día nos postrábamos solos ante el Señor, y orábamos fervorosamente por el restablecimiento de la salud de mi esposo. El Señor se dignó escuchar nuestras ardientes súplicas y mi esposo empezó a mejorar de salud. Y no puedo expresar los sentimientos que entonces me embargaban mejor que por la transcripción de los siguientes extractos de una carta que escribí a la Hna. Howland:1TS 149.3

    “Me siento agradecida por tener ahora a mis hijos conmigo, bajo mi propio cuidado. *Cuando regresaron a su hogar en Rochester, después de una jira por el este, en el otoño de 1858, el pastor White y su esposa trajeron consigo a su hijo mayor, quien durante cinco años había sido atendido con ternura por los Hnos. Howland. Durante unas cuantas semanas he venido sintiendo hambre y sed de salvación, y hemos gozado casi sin interrupción de la comunión con Dios. ¿Por qué quedarnos alejados del manantial cuando podemos ir a él y beber? ¿Por qué morirnos por falta de pan, cuando hay un granero lleno, abundante y gratuito? ¡Oh! alma mía, sáciate en él, y bebe diariamente de los goces celestiales! No callaré. La alabanza a Dios está en mi corazón y sobre mis labios. Podemos regocijarnos en la plenitud del amor de nuestro Salvador. Podemos regalarnos de su excelente gloria. Mi alma lo atestigua. Mi lobreguez ha sido dispersada por esta preciosa luz, y nunca podré olvidarlo. Señor, ayúdame a tenerlo en vivo recuerdo. ¡Despertaos, todas las energías de mi alma! ¡Despierta, oh alma, y adora a tu Redentor por su prodigioso amor!1TS 151.1

    “Puede ser que nuestros enemigos triunfen. Pueden decir palabras acerbas, y fraguar con la lengua calumnias, engaños y mentiras; no nos conmoveremos. Sabemos en quién creímos. No hemos corrido en vano, ni trabajado en vano. Llegará un día de ajuste de cuentas, en que todos serán juzgados según las obras hechas en el cuerpo. Es cierto que el mundo es obscuro. Puede fortalecerse la oposición. Pueden envalentonarse en su iniquidad el burlador y el escarnecedor. Sin embargo, por ninguna de estas cosas seremos conmovidos, sino que para obtener fuerza nos apoyaremos en el brazo del Omnipotente.”1TS 151.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents