Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Lealtad a la doctrina adventista

    Enseñar la doctrina y tratar con las mentes humanas es la tarea más hermosa jamás confiada al hombre—Hay una obra pastoral que hacer, y ésta significa reprobar y exhortar con toda longanimidad y doctrina; esto implica que él debe presentar la Palabra de Dios, para mostrar dónde hay deficiencias. Si hay algo en el carácter de los profesos seguidores de Cristo, el pastor debe sentir ciertamente la preocupación por ello, y no mandar despóticamente sobre la herencia del Señor. El tratar con mentes humanas es la tarea más hermosa que jamás fuera confiada al hombre mortal.—El Evangelismo, 255, 256.MPa 30.3

    Los mismos ministros deben ser convertidos primeramente a la verdad—Yo asistí al concilio ministerial e hice importantes observaciones en cuanto a la necesidad de la escuela de teología, y a la importancia de que los ministros pasen algo de tiempo en obtener entrenamiento en dar estudios bíblicos, lo cual los calificaría mejor para su trabajo. Esto los colocaría en una posición más favorable para obtener un mejor conocimiento de cómo trabajar. Esto es necesario porque ha habido tantas ideas contrarias en nuestro medio, que las iglesias han recibido teorías muy confusas en cuanto a la verdad para este tiempo. Es importante que nuestros ministros presenten lo mismo en todas las iglesias, y que no le den un sonido incierto a la trompeta. Nuestros ministros necesitan ser convertidos primeramente a la verdad ellos mismos. Entonces podrán ir a todas partes llevando el mensaje de la verdad para este tiempo.—Manuscript Releases 3:193.MPa 31.1

    No debemos hacer menos prominentes las verdades especiales que nos han separado del mundo—Los hombres no necesitan vacilar al comunicar el mensaje que estamos llevando. No deben tratar de ocultarlo, ni esconder su origen y propósito. Sus defensores deben ser hombres que no guarden silencio ni de día ni de noche. Puesto que hemos hecho solemnes votos ante Dios y hemos sido comisionados como mensajeros de Cristo, como administradores de la gracia de Dios, tenemos la obligación de declarar fielmente todo el consejo del Señor. No debemos restar prominencia a las verdades especiales que nos han separado del mundo y han hecho de nosotros lo que somos, porque están llenas de asuntos de interés eterno. Dios nos ha dado luz con respecto a las cosas que están ocurriendo ahora, en la última etapa de la historia y hemos de proclamar la verdad al mundo con la pluma y la voz, no en una forma tímida e insípida, sino con demostración del Espíritu y el poder de Dios. El avance del mensaje implica los más tremendos conflictos, y los resultados de su promulgación revisten importancia tanto para el cielo como para la tierra.—Testimonios para los Ministros, 470.MPa 31.2

    Los ministros no deben permitir que nuestras doctrinas sean corroídas—En una escena que pasó ante mí, vi cierta obra hecha por los médicos misioneros. Nuestros hermanos dirigentes la contemplaban, observando lo que se hacía, pero no parecían comprenderlo. El fundamento de nuestra fe, que fue establecido con tanta oración, con tan fervoroso escudriñamiento de las Escrituras, estaba siendo demolido columna tras columna. Nuestra fe iba a quedar sin fundamento sobre el cual apoyarse; se eliminó el santuario, se eliminó la expiación. ...—Alza tus Ojos, 150.MPa 31.3

    No predique sólo la parte de la verdad que le agrada a la gente—Pablo le exhortó a Timoteo, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la Palabra de verdad”. Nosotros hemos de dar el mensaje de advertencia al mundo, y ¿cómo estamos haciendo nuestro trabajo? Hermanos, ¿estamos predicando esa parte de la verdad que le agrada a la gente, mientras que otras áreas del trabajo son dejadas sin hacer? ¿Será necesario que otra persona venga detrás de vosotros para urgir a las personas a cumplir fielmente con su deber de traer los diezmos y las ofrendas a la tesorería de Dios? Este es el trabajo del ministro, pero ha sido tristemente descuidado. El pueblo le ha robado a Dios, y el mal ha sido permitido porque el ministro no ha querido desagradar a sus miembros. Dios llama a estos obreros mayordomos infieles. El cargo hacia sus siervos es, “Que instes a tiempo y fuera de tiempo. Convence, reprende y anima, con toda paciencia y doctrina”. Si los subpastores cumplen con su deber con fidelidad, cuando el Pastor jefe aparezca les dará “una corona de gloria incorruptible”. Daniel vio su recompensa, y dijo: “Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan a justicia la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad”.—The Review and Herald, 8 de julio de 1884.MPa 32.1

    Huya del ardiente deseo de encontrar algo nuevo y presentarlo como una nueva luz—Si tan solo supiéramos lo que está ante nosotros, no nos dilataríamos tanto en hacer la obra del Señor. Hay ministros y obreros que presentarán una trama de disparatadas falsedades como verdades probadas, así como los rabinos judíos presentaban las máximas de los hombres como pan celestial. Estas son dadas al rebaño de Dios como su porción de alimento a su debido tiempo, mientras que las pobres ovejas están hambrientas por el pan de vida. Aún hoy parece haber un ardiente deseo por presentar algo deslumbrante, y presentarlo como una nueva luz. Así pues, los hombres están tejiendo en la telaraña como verdades importantes, una trama de mentiras. Este alimento imaginario que se prepara para el rebaño causará desaliento, deterioro y muerte.—The Review and Herald, 22 de enero de 1901.MPa 32.2

    Respete los derechos de otros estudiando para ver si su presunta nueva luz es bíblica—Debemos aprender que los demás tienen tantos derechos como nosotros. Cuando un hermano recibe nueva luz acerca de las Escrituras, debe exponer francamente su opinión, y cada predicador debe escudriñar las Escrituras con espíritu sincero para ver si los puntos presentados pueden ser sostenidos por la Palabra inspirada. “El siervo del Señor no debe ser litigioso, sino manso para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen: si quizá Dios les dé que se arrepientan para conocer la verdad”. 2 Timoteo 2:24, 25.—Obreros Evangélicos, 318.MPa 32.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents