Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El propósito

    Solamente aquellos que cooperan con el cielo saben lo que es la verdadera educación—Cuando se pone a un lado la Palabra de Dios, por libros que apartan del Señor y confunden el entendimiento acerca de los principios del reino de los cielos, la educación impartida es una perversión del vocablo. A menos que el estudiante reciba alimento mental puro, cabalmente limpio de todo lo que se llama “educación superior” y está impregnado de incredulidad, no puede conocer verdaderamente a Dios. Únicamente los que cooperan con el cielo en el plan de salvación, pueden saber lo que significa en su sencillez la verdadera educación.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 16, 17.MPa 271.4

    La educación cristiana debe llenar la mente y enseñar a compartir—No basta llenar la mente de los jóvenes con lecciones de profunda importancia; deben aprender a impartir lo que han recibido. Cualquiera que sea el puesto o las posesiones de la persona que conozca la verdad, la Palabra de Dios le enseña que todo lo que tiene le ha sido dado en depósito. Le es prestado para probar su carácter. De sus negocios mundanales, talentos, recursos y oportunidades de servir, de todo, en fin, tendrá que dar cuenta a Aquel a quien pertenece por la creación y la redención. Dios nos concede sus dones para que podamos ministrar a otros y llegar a ser así semejantes a él. El que procura obtener conocimiento para poder laborar en favor de los ignorantes que perecen, desempeña su parte en cumplir el gran propósito de Dios para con la humanidad. En el servicio abnegado para beneficiar a otros alcanza el alto ideal de la educación cristiana.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 531.MPa 272.1

    Los ministros han demostrado su falta de sabiduría, al introducir elementos mundanos en nuestros colegios—El objetivo de Dios para la existencia de nuestros colegios se ha perdido de vista. Los ministros del evangelio han demostrado hasta aquí que su falta de sabiduría de lo alto los ha llevado a añadir un elemento mundano al colegio; se han unido a los enemigos de Dios y de la verdad en proveer entretenimiento para los estudiantes. Al desviar así a los jóvenes han hecho un trabajo para Satanás. Encontrarán de nuevo ese trabajo, con todos sus resultados, en el tribunal de Dios. Aquellos que siguen este curso de acción demuestran que no se puede confiar en ellos. Después que el trabajo perjudicial haya sido hecho, ellos podrán confesar su error; ¿pero pueden ellos tan fácilmente contrarrestar la influencia que han ejercido? ¿Se dirá “Bien hecho” a quienes han sido falsos a su cometido? Estos hombres infieles no han edificado sobre la Roca eterna. Su fundamento probará ser arena movediza. “¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, pues, que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”.—Testimonies for the Church 5:33.MPa 272.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents