Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La reforma pro salud

    Los predicadores deben enseñar la reforma pro salud, pero no deben hacer de ello su tema principal—La reforma pro salud está íntimamente relacionada con el mensaje del tercer ángel, sin embargo no es el mensaje. Nuestros predicadores deben enseñar la reforma pro salud, pero no hacer de ella el tema principal en vez del mensaje. Su lugar está entre aquellos temas que indican el trabajo de preparación para afrontar los acontecimientos que el mensaje señala; entre ellos ocupa un lugar prominente.—The Review and Herald, 7 de mayo de 1914.MPa 84.2

    Algunos ministros manifiestan poco interés en la reforma pro salud porque se opone a su práctica de complacencia propia—¿Por qué es que algunos de nuestros hermanos que ministran manifiestan tan poco interés en la reforma pro salud? Es porque la instrucción sobre la temperancia en todas las cosas se opone a su práctica de complacerse a sí mismos. En algunos lugares ésta ha sido la gran piedra de tropiezo en la tarea de hacer que el pueblo investigue, practique y enseñe la reforma pro salud. Ningún hombre debe ser consagrado como maestro del pueblo mientras su propia enseñanza o ejemplo contradiga el testimonio que Dios ha dado a sus siervos para que presenten con respecto al régimen [alimenticio], porque esto traerá confusión. Su falta de consideración por la reforma pro salud los descalifica para presentarse como mensajeros del Señor.—Consejos sobre el Régimen Alimenticio, 545.MPa 84.3

    Los ministros de rostro pálido causan un estigma que recae sobre la reforma pro salud—Debido a la imprudencia en el comer, los sentidos de algunos parecen estar semiparalizados; ellos son lentos y tienen sueño. Estos ministros de rostro pálido que sufren como consecuencia de una complacencia egoísta de su apetito, no son ninguna recomendación de la reforma pro salud. Cuando están sufriendo por exceso de trabajo, sería mucho mejor que prescindieran ocasionalmente de alguna comida, y así dieran a la naturaleza la oportunidad de resarcirse. Nuestros obreros podrían hacer progresar la reforma pro salud más por su ejemplo que predicándola. Cuando amigos bien intencionados realizan preparativos culinarios complicados para ellos, resultan poderosamente tentados a descuidar los principios; pero al rehusar los platos exquisitos, los condimentos concentrados, el té y el café, pueden manifestarse como reformadores prácticos. Algunos están sufriendo ahora como consecuencia de violar las leyes de la vida, y así imponen un estigma sobre la causa de la reforma pro salud.—Consejos sobre el Régimen Alimenticio, 167, 168.MPa 84.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents