Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La congregación—El deber de los miembros

    Los miembros deben luchar con Dios en favor de sus ministros—Hermanos y hermanas, ¿se han olvidado que sus oraciones deben elevarse, como las hoces afiladas de los labriegos en el extenso campo de cosecha? Mientras los jóvenes salen a predicar la verdad, ustedes deben tener sesiones de oración en su favor. Deben orar para que Dios los conecte con él y les dé sabiduría, gracia, y conocimiento. Deben orar para que sean protegidos de los ataques de Satanás y se mantengan puros de pensamiento y santos de corazón. Yo les suplico a los que temen al Señor que no pierdan el tiempo en pláticas triviales o en trabajo innecesario para gratificar el orgullo o para satisfacer el apetito. Permitan que el tiempo así redimido sea empleado en luchar con Dios en favor de sus ministros. Sostened sus manos como lo hiciera Aarón y Hur con las manos de Moisés.—Testimonies for the Church 5:162.MPa 117.2

    Los miembros deben trabajar con sus ministros, en vez de imponerles cargas—Yo les insto, mis hermanos y hermanas, a depender más ustedes mismos de la fortaleza de Jesús. No pongan el peso de sus perplejidades y cargas sobre sus ministros. Cristo les ha invitado a venir a él, quien llevará sus cargas. Si se quedan en un estado de incredulidad y falta de consagración a Dios, están poniendo su peso sobre el corazón de sus ministros, y les quitan mucho tiempo y fuerza, los cuales Dios require que usen en dar el mensaje a quienes no lo han escuchado. Hermanos, ¿no trabajarán unidos con los embajadores de Cristo en la búsqueda de la ganancia de almas a la verdad? Cuando se sientan tentados a la incredulidad y al desánimo, encontrarán el mejor remedio para esto hablando de la fe a otros, y presentando la verdad a los que están en tinieblas. Extiendan sus esfuerzos a sus vecinos, y a aquellos que no tienen el privilegio de tener reuniones. Planten las semillas de la verdad junto a todas las aguas, y animen los corazones de los siervos de Dios cuando los visiten, mostrándoles que ustedes no han estado inactivos, sino que han sido instrumentos, para que uno o más hayan sido traídos de las tinieblas a la luz. Se pueden mantener lejos del desaliento y la duda al hacer suya la práctica de orar diariamente, para que la bendición de Dios descanse sobre los hombres que están presentando el solemne mensaje de amonestación al mundo. Dejen que sus oraciones sigan a los siervos de Dios como hoces agudas en el campo de cosecha. Dios escuchará las súplicas fervientes de su pueblo. Las oraciones de fe moverán el brazo de Dios.—The Signs of the Times, 4 de septiembre de 1879.MPa 117.3

    Los miembros no deben esperar que el ministro haga el trabajo de la iglesia—Los ministros no deben hacer el trabajo que pertenece a los laicos, fatigándose así, e impidiendo a otros que cumplan con su deber. Deben enseñar a sus miembros cómo trabajar en la iglesia y en la comunidad, para levantar la iglesia, para hacer la reunión de oración más interesante, y para entrenar como misioneros a jóvenes talentosos. Los miembros de iglesia deben cooperar activamente con los ministros, haciendo de su vecindario su campo de labor misionera. Las iglesias que son débiles y con pocos miembros, deben ser custodiadas por sus iglesias hermanas.—The Review and Herald, 12 de octubre de 1886.MPa 118.1

    Los miembros que dependen del ministro para recibir poder, se tornan en almas estériles—El éxito de la iglesia no depende de los esfuerzos y el trabajo del predicador activo, sino de la devoción individual de los miembros. Cuando los miembros dependen del ministro como su fuente de poder y rendimiento, se tornan completamente impotentes. Ellos se embeberán de sus impulsos, y serán estimulados por sus ideas, pero cuando los deje, se hallarán en una condición más desesperante que antes que les rindiera sus servicios. Yo espero que ninguna de las iglesias de la tierra dependa del ministro como apoyo para su vida espiritual, pues ésto es peligroso. Cuando Dios les da luz, deben alabarlo a él. Si exaltan al mensajero, se tornarán en almas estériles. Tan pronto como una iglesia pide los servicios de un ministro en particular, y los miembros sienten que debe quedarse con ellos, es tiempo que sea cambiado a otro campo, para que ellos aprendan a ejercitar la habilidad que Dios les ha otorgado. Que la gente salga a trabajar. Que agradezcan a Dios por el ánimo que han recibido, y entonces manifiesten que han forjado en ellos una buena obra. Que cada miembro de iglesia sea un agente viviente, activo para Dios, en la iglesia y fuera de ella. Todos debemos ser educados para ser independientes, no incompetentes e inútiles. Que se vea que Cristo es la cabeza de la iglesia, no el ministro. Los miembros del cuerpo de Cristo tienen una parte que hacer, y no podrán ser hallados fieles a menos que hagan su parte. Que una obra divina sea forjada en cada alma, hasta que Cristo contemple su imagen reflejada en sus seguidores.—The Signs of the Times, 27 de enero de 1890.MPa 118.2

    Los ministros y miembros negligentes se desaniman mutuamente—La negligencia de parte de los ministros ha desanimado a los miembros, y la falta de interés, sacrificio propio, y aprecio por el trabajo de parte de los miembros ha desanimado a los ministros.—Testimonies for the Church 5:257.MPa 119.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents