Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La ética y los pastores colegas

    Los ministros de Cristo deben ser de un mismo sentir y un mismo pensamiento—Los ministros de Cristo deben estar unidos en un mismo sentir y un mismo pensamiento. Deben consultarse el uno al otro. Nadie debe exigirle a sus hermanos que trabajen siguiendo exactamente su plan, sino que cada uno debe conservar su individualidad, y todos deben trabajar por el bien de los otros, considerando a sus hermanos más que a sí mismos. Es la obra de Satanás incitar la envidia y los celos, alienar el afecto, debilitar la confianza, y engendrar desconfianza y sospecha. Todo esto afecta la unidad de la fe en la intercesión con Dios por el débil y el desalentado, por la gracia de Cristo, por la conversión de los pecadores, y corta la bendición que podría ser nuestra.—The Review and Herald, 10 de julio de 1883.MPa 67.1

    Los ministros que aparentan ser amables y sin embargo abusan de la reputación de sus hermanos, son especialmente peligrosos—La excusa que dan por él es: “O, el Hno. D es un hombre tan bueno. Es el prototipo de la amabilidad y bondad de corazón, y está listo a ayudar en cualquier parte”. El Hno. D tiene muchos rasgos excelentes de carácter. No tiene mucha habilidad como predicador, pero pudiera llegar a ser un obrero diligente y fiel. El enemigo ha entrado a través de su concepto de sí mismo. Si no hubiera tenido más alto concepto de sí mismo de lo que debiera, nunca se hubiera atrevido a abusar de la reputación de sus hermanos como lo ha hecho. Por tener libertad para reunir y repetir falsos informes, se ha interpuesto entre el pueblo y el mensaje que Dios ha dado a sus ministros para sobrellevarlos, y prepararlos para el día del Señor. Sus rasgos buenos de carácter lo han hecho mucho más peligroso; pues le han dado influencia. La gente piensa que lo que dice tiene que ser cierto. Si hubiera sido una persona inmoral o pendenciera, no hubiera obtenido la victoria en ganar la confianza de tantos.—Testimonies for the Church 5:289.MPa 67.2

    Nunca hable en forma degradante de los ministros no importa cual sea su origen—Nuestros ministros en puestos de responsabilidad son hombres a quienes Dios ha aceptado. No importa cuál sea su origen, no importa que puesto hallan tenido antes, ya sea que trabajaran con el arado, en un taller de carpintería, o que hayan gozado de una educación formal, si Dios los ha aceptado, que todo hombre se cuide de lanzar el menor reproche sobre ellos. Nunca hable en forma degradante de ningún hombre, porque él puede ser grande a la vista de Dios, mientras que aquellos que se sienten grandes pueden ser de menos estima para Dios por la perversión de sus corazones. Nuestra única seguridad es colocarnos al pie de la cruz, ser pequeños ante nuestros propios ojos, y confiar en Dios; pues sólo él tiene poder para hacernos grandes.—Testimonies for the Church 4:607, 608.MPa 67.3

    No copie a otros. Dios le ha dado a usted sus propias habilidades—Dios nunca se propuso que el juicio y los planes de una sola persona fuesen considerados como supremos. El dice: Sois obreros juntamente con Dios. No se dedique ninguna persona a reprimir ni a desanimar. No procure colocar su armadura sobre su hermano, porque él no la ha probado... Y los pastores nunca debieran copiar los gestos, los hábitos, las actitudes, las expresiones ni los tonos de voz de ningún hombre. No deben convertirse en la sombra de nadie, en pensamiento, en sentimiento, en planificación ni en la ejecución del gran todo. Si Dios os ha hecho pastores del rebaño también os ha dado las calificaciones necesarias para llevar a cabo esa obra.—El Evangelismo, 496.MPa 68.1

    Inste a los ministros a corregir su error en vez de reprenderlos—Siga las instrucciones de la Palabra de Dios, al tratar con sus hermanos ministros. Pablo declara, “No reprendas con dureza al anciano, sino exhórtalo como a un padre. A los más jóvenes, trátalos como a hermanos”. Habrá ocasiones para hablarles de sus errores a quienes han estado por mucho tiempo en el ministerio, pero que se haga como una petición y no como una reprensión. Los ministros jóvenes han de ser tratados como hermanos, y que Dios nos ayude para ayudarnos unos a otros. Debemos mantener una conexión viva con Dios. Debemos ser vestidos con poder de lo alto mediante el bautismo del Espíritu Santo, para alcanzar una norma más elevada; pues no hay ayuda para nosotros en ninguna otra forma.—The Review and Herald, 5 de abril de 1892.MPa 68.2

    Las asociaciones no deben descuidar a los ministros ancianos—Si veo que los que están en posiciones de responsabilidad descuidan a ministros ancianos, debo presentar el asunto a aquellos cuyo deber es cuidarlos. Los ministros que han realizado fielmente su obra no han de ser olvidados ni descuidados cuando se quebrante su salud. Nuestras asociaciones no han de descuidar las necesidades de los que han llevado las responsabilidades de la obra. Después de que Juan había envejecido en el servicio del Señor fue desterrado a Patmos. Y en esa isla solitaria recibió más comunicaciones del cielo que las que había recibido durante el resto de su vida.—Mensajes Selectos 1:38.MPa 68.3

    No deben transar con aquellos que han apostatado, sino tratarlos bondadosamente—Nosotros no hemos de extender nuestros brazos a los hombres que son obras maestras de Satanás por haber hecho su voluntad, como los opositores en el campamento de Adelaide. La verdad ha de presentarse con amonestaciones que hagan temblar los corazones en contrición delante de Dios. El testimonio bien definido y claro debe ser profesado... No hay que transar con aquellos que han apostatado, pero hay que tratarlos bondadosamente, no dando ocasión para que hablen mal de nosotros.—Manuscript Releases 9:363.MPa 69.1

    Mantenga los errores de los ministros en un círculo tan pequeño como sea posible—Con frecuencia es necesario reprender claramente el pecado y el mal. Pero los ministros que trabajan por la salvación de sus semejantes no deben ser implacables con los errores de unos y otros ni hacer resaltar sus defectos. No deben exponer ni reprender sus debilidades. Deben preguntarse si, en caso de que otro siguiese esta conducta con ellos mismos, produciría el efecto deseado; ¿aumentaría su amor por el que recalcase sus errores, o acrecentaría su confianza en él? Especialmente los errores de los ministros dedicados a la obra de Dios deben ser mantenidos en un círculo tan pequeño como sea posible, porque son muchos los débiles que se aprovecharían del saber que los que ministran en palabra y doctrina tienen debilidades como los otros hombres. Es algo muy cruel que las faltas de un ministro sean expuestas a los incrédulos si ese ministro es tenido por digno de trabajar en lo futuro por la salvación de las almas. Ningún bien puede provenir de esta exposición, sino solamente daño. Al Señor le desagrada esta conducta, porque socava la confianza del pueblo en aquellos a quienes él acepta para llevar a cabo su obra. El carácter de todo colaborador debe ser custodiado celosamente por sus hermanos en el ministerio. Dios dice: “No toquéis... a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas”. 1 Crónicas 16:22. Debe cultivarse el amor y la confianza. La falta de este amor y confianza de un ministro hacia otro no aumenta la felicidad del que es deficiente, sino que al mismo tiempo que labra la desdicha de su hermano, él mismo se vuelve desdichado. Hay en el amor mayor poder que en la censura. El amor se abrirá paso a través de las vallas, mientras que la censura cerrará toda vía de acceso al alma.—Joyas de los Testimonios 1:301, 302.MPa 69.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents