Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Los maestros

    Los maestros pueden hacer una obra de mayor importancia aún que la del ministro—Los maestros de nuestros colegios deben ser seleccionados de entre la mejor clase. Deben tener una experiencia cristiana con una mente balanceada, hombres y mujeres que han aprendido la lección del control propio. Entonces podrán educar y hacer una obra de mayor importancia aun que la del ministro en la predicación de la Palabra. Pueden preparar el terreno para que la verdad tenga efecto sobre el corazón humano.—Manuscript Releases 13:95, 96.MPa 273.1

    Los maestros cristianos, sabiendo que ellos mismos a veces quebrantan las reglas de Dios, no deben ser severos con los estudiantes que quebrantan las reglas de la escuela—Estoy alarmada por vosotros, los de Battle Creek. Los docentes son muy rigurosos en acusar y castigar a los alumnos que violan los reglamentos más insignificantes, sin mala intención y más bien por negligencia; o se presentan circunstancias cuando un contraventor es tratado como si hubiera faltado gravemente, cuando en realidad no era una falta desviarse de las reglas existentes que no debieran ser mantenidas con inflexibilidad si se las transgrede. Ahora bien: yo pido que vosotros, docentes, consideréis el lugar en que estáis situados, que razonéis y pronunciéis juicio contra vosotros mismos; por cuanto no sólo habéis infringido las reglas sino que habéis sido rígidos y severos con los estudiantes; y lo que es más, existe una controversia entre vosotros y Dios. No os habéis hecho senderos derechos para vuestros pies de modo que el cojo no saliese del camino. Os habéis apartado de las sendas de seguridad. Digo “docentes”; no menciono nombres; esto lo dejo a vuestra conciencia para que ella haga la aplicación. El Señor Dios de Israel ha obrado en medio de vosotros vez tras vez. Habéis tenido grandes evidencias de las pisadas majestuosas del Altísimo. Pero un período de gran luz, de maravillosas revelaciones del Espíritu y poder de Dios, en un período de gran peligro, no sea que la luz no se aproveche. ¿Queréis considerar Jeremías 17:5-10 y 18:12-15? Estáis, con toda seguridad, cayendo bajo la censura de Dios. La luz ha estado brillando con rayos claros e invariables sobre vosotros. ¿Qué ha hecho esta luz por vosotros? Cristo, el Príncipe de los pastores, os contempla con desagrado, y pregunta: “¿Dónde está el rebaño que te fue dado, la grey de tu gloria”.—La Educación Cristiana, 412, 413.MPa 273.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents