Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 14—La administración del tiempo

    El éxito o fracaso del ministro depende en gran manera del uso de su tiempo—Algunos ya habrían podido ser obreros cabales si hubieran hecho buen uso de su tiempo, sabiendo que tendrían que dar razón ante Dios de los momentos malgastados. Han desagradado a Dios porque no han sido trabajadores. La complacencia propia, el amor propio y el amor egoísta a la comodidad han mantenido a algunos alejados de lo bueno, les han impedido obtener un conocimiento de las Escrituras a fin de que pudieran estar enteramente preparados para toda buena obra. Algunos no aprecian el valor del tiempo y han permanecido ociosos en la cama en horas que podrían haber empleado en el estudio de la Biblia.—Testimonios para la Iglesia 2:443.MPa 93.1

    Levántese temprano y ahorre unos momentos para usar en el estudio de la Biblia—Al levantarse temprano y ahorrar algunos momentos, los ministros pueden encontrar el tiempo para una investigación profunda de las Escrituras. Deben ser perseverantes y no distraerse de su objetivo, sino persistentemente emplear su tiempo en el estudio de la Palabra, trayendo a consideración las verdades que otras mentes, mediante una intensa labor han extraído para ellos, y con un esfuerzo diligente y perseverante, las prepararon para tener a la mano. Hay ministros que han estado trabajando desde hace años, enseñando la verdad a otros, mientras que ellos mismos no están familiarizados con los puntos fuertes de nuestra doctrina. Yo ruego a los tales que dejen su ociosidad. Es una maldición continua para ellos. Dios requiere que hagan fructífero cada momento con algo benéfico para ellos mismos o en favor de otros.—The Review and Herald, 12 de Mayo de 1885.MPa 93.2

    Tome un libro con usted—Los [ministros] deben dedicar tiempo a leer, estudiar, meditar y orar. Deben almacenar en su mente conocimientos útiles, fijar en la memoria porciones de la Escritura, seguir el curso del cumplimiento de las profecías, y aprender las lecciones que Cristo dio a sus discípulos. Llevad un libro con vosotros para leer mientras viajáis o esperáis en la estación. Dedicad todo momento libre a hacer algo. De esta manera se cerrará eficazmente la puerta a mil tentaciones.—Obreros Evangélicos, 296.MPa 93.3

    Los ministros no deben emplear mucho tiempo con asuntos de negocios, arreglando dificultades de la iglesia, o en largas juntas—A cada persona le ha sido asignada su obra. Los que entran en el ministerio se dedican a una tarea especial y deberían entregarse a la oración y a la predicación de la Palabra. Sus mentes no deberían ser recargadas con asuntos comerciales. Durante años el Señor me ha estado indicando que advierta a nuestros ministros contra el peligro de permitir que sus mentes se mezclen tanto en asuntos comerciales, que no les quede tiempo para tener comunión con Dios y con el Espíritu. Un ministro no puede mantener su mente en la mejor condición espiritual mientras sea llamado a solucionar pequeñas dificultades en las diversas iglesias. No es ésta la obra que se le ha encomendado. Dios desea utilizar todas las facultades de sus mensajeros escogidos. Su mente no debería ser recargada por largas juntas realizadas en la noche, porque Dios desea que toda su capacidad mental sea utilizada en la proclamación con claridad y fuerza del Evangelio tal como fue enseñado por Jesús.—El Evangelismo, 71.MPa 94.1

    No pierda tiempo con los criticones crónicos de la iglesia—Los ministros de Cristo deben ocupar su lugar, y no ser perturbados en su obra por estos agentes de Satanás. Habrá suficiente de estas cuestiones, sutilezas y críticas, para mantener a los pastores de Dios constantemente ocupados, si se permiten ser desviados de la gran obra de dar el último mensaje salvador de amonestación al mundo. Si la iglesia no tiene fuerza para detener los sentimientos no santificados y rebeldes de los miembros rezongones, es mejor dejar que la iglesia y los rezongones se vayan a pique juntos, que perder la oportunidad de salvar a centenares de personas que harían mejores iglesias, y disponer de los elementos de fuerza, unión y poder existentes en ellas.—El Evangelismo, 272.MPa 94.2

    Jesús organizaba su día para poder ministrar a la clase trabajadora por las noches—Todo el día servía a los que acudían a él; y al anochecer atendía a los que habían tenido que trabajar penosamente durante el día para ganar el escaso sustento de su familia.—El Evangelismo, 473.MPa 94.3

    Tome tiempo para su familia—En algunos casos, los hijos de los predicadores son los niños a quienes más se descuida en el mundo, por la razón de que el padre está poco con ellos, y se les deja elegir sus ocupaciones y diversiones.—El Hogar Cristiano, 322.MPa 94.4

    No ocupe demasiado tiempo atendiendo los asuntos del hogar—Algunos ministros se demoran en sus hogares, y salen corriendo el sábado, y luego regresan y gastan sus energías en la agricultura o en atender los asuntos del hogar. Trabajan para ellos durante la semana, y entonces usan lo que resta de sus exhaustas energías laborando para Dios. Pero Dios no acepta esos débiles esfuerzos. Ya no les queda fuerza mental ni física para usar. Aún procurando dar lo mejor, sus esfuerzos son demasiados débiles. Después de haberse enfrascado y enredado todos los días de la semana con los cuidados y perplejidades de esta vida, están totalmente ineptos para la elevada, sagrada, e importante obra de Dios.—Testimonies for the Church 1:471.MPa 95.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents