Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La predicación cristocéntrica

    Estudie y aprenda de Jesús—Al ministro del Evangelio nunca se le exhorta a esforzase por ser un predicador ingenioso o un orador popular, sino que se la da esta orden: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad”. 2 Timoteo 2:15, 16. ¿Prestará atención cada mensajero de Dios a estas palabras? Somos colaboradores de Dios, y si los que aceptan la responsabilidad de presentar la Palabra de vida a otros no se unen cada día en el yugo con Cristo y llevan sus cargas, y no aprenden cada día de Jesús, sería mejor que buscaran algún otro empleo.—Cada Día con Dios, 119.MPa 218.4

    Estudie el carácter de Cristo—Puede sacarse de la fuente agua viva, y sin embargo no habrá disminución de la provisión de la misma. Los ministros del Evangelio serían hombres poderosos si colocaran siempre al Señor delante de ellos y dedicaran su tiempo al estudio de su adorable carácter. Si hicieran esto, no habría apostasías, y nadie sería separado de la asociación [hermandad] por haber acarreado desgracia a la causa de Dios y puesto a Jesús en una condición de pública vergüenza, debido a sus prácticas licenciosas. Las facultades de todo ministro del Evangelio deben ser empleadas para educar a las iglesias de creyentes a recibir a Cristo por fe como su Salvador personal, a incorporarlo en sus mismas vidas y hacer de él su Modelo, para aprender de Jesús, creer en Jesús y exaltar a Jesús. El ministro mismo debe espaciarse en el carácter de Cristo. Debe ponderar la verdad, y meditar en los misterios de la redención, especialmente la obra mediadora de Cristo para este tiempo.—Mensajes Selectos 3:212.MPa 219.1

    La salvación mediante Cristo debe ser la preocupación de cada sermón—La ciencia de la salvación debe ser el tema de cada sermón, el tema de cada himno. Debe acompañar cada súplica. Que nada que se incluya en la predicación sustituya a Cristo, la Palabra y el poder de Dios. Que su nombre, el único nombre debajo del cielo por el cual podemos ser salvos, sea exaltado en cada discurso, y que de sábado en sábado, la trompeta del centinela dé un sonido certero. Cristo es la ciencia y la elocuencia del evangelio, y sus ministros deben predicar la Palabra de vida, presentar esperanza a los penitentes, paz a los atribulados y desanimados, y gracia, integridad y fuerza a los creyentes.—La Voz: Su Educación y Uso Correcto, 374.MPa 219.2

    El verdadero predicador exalta a Cristo como la única esperanza del pecador—Si el hombre que siente que ha sido llamado de Dios para ser un ministro, se humilla y aprende de Cristo, llegará a ser un verdadero predicador. Si sus labios son tocados con el carbón encendido del altar, exaltará a Jesús como la única esperanza del pecador. Cuando el corazón del predicador es santificado por medio de la verdad, sus palabras serán una realidad viviente para él y para otros. Aquellos que lo escuchan sabrán que ha estado con Dios, y que se ha acercado a él en oración ferviente y eficaz. El Espíritu Santo ha descendido sobre él, su alma ha sentido el vivo fuego celestial, y es capaz de comparar lo espiritual con lo espiritual. Le será dado poder para echar abajo la fortaleza de Satanás. Los corazones serán conmovidos por su presentación del amor de Dios, y muchos preguntarán, “¿Qué debo hacer para ser salvo?”—The Review and Herald, 15 de abril de 1902.MPa 219.3

    Muchos oyentes desean y necesitan una explicación clara de la conversión—Los predicadores deben presentar la verdad de una manera clara y sencilla. Hay entre sus oyentes muchos que necesitan una clara explicación de los pasos requeridos en la conversión. La ignorancia de las masas en lo referente a este punto es mayor de lo que se supone. Entre los universitarios, oradores elocuentes, estadistas capaces, hombres de altos cargos de confianza, hay muchos que dedicaron sus facultades a otros asuntos, y descuidaron las cosas de mayor importancia. Cuando los tales forman parte de una congregación, el predicador pone a menudo a contribución todas sus facultades para predicar un discurso intelectual, y deja de revelar a Cristo. No demuestra que el pecado es la transgresión de la ley. No presenta claramente el plan de salvación. Podría haber conmovido el corazón de sus oyentes mostrándoles a Cristo muriendo para poner la redención a su alcance.—Obreros Evangélicos, 179.MPa 220.1

    El Cristo crucificado, el Cristo que ascendió al cielo, el Cristo que ha de volver debe alegrar de tal manera al ministro que presentará estas verdades a la gente—¡Oh, si pudiese disponer de un lenguaje suficientemente vigoroso para hacer la impresión que quisiera causar en mis colaboradores en el Evangelio! Hermanos míos, estáis manejando las palabras de vida; estáis tratando con las mentes que son capaces del más alto desarrollo si se las dirige en el debido cauce. En los discursos que se presentan hay demasiada exhibición del yo. El Cristo crucificado, el Cristo que ascendió a los cielos, el Cristo que va a volver, debe enternecer, alegrar la mente del ministro del Evangelio de tal manera que presente estas verdades a la gente con amor y fervor profundo. El ministro se perderá entonces de vista y Jesús será magnificado. La gente quedará impresionada con estos temas absorbentes, y hablará de ellos y los alabará en vez de alabar al ministro, el mero instrumento.—Joyas de los Testimonios 1:532.MPa 220.2

    Los sermones Cristocéntricos vienen de predicadores Cristocéntricos—¿Tendrán cuidado mis hermanos de que ninguna gloria sea dada a los hombres? ¿Reconocerán que Cristo realiza la obra en el corazón humano y no ellos mismos? ¿Rogarán mis hermanos ministros, solos en presencia de Dios, en oración secreta, que su presencia y poder los acompañe? No os atreváis a predicar un solo sermón más a menos que sepáis, por vuestra propia experiencia, lo que Cristo es para vosotros.—Testimonios para los Ministros, 154, 155.MPa 221.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents