Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La congregación—El deber del pastor

    Los buenos pastores aman a sus ovejas—El predicador portador de la verdad sagrada para estos últimos días debe ser lo opuesto a todo esto y, mediante una vida de santidad práctica, marcar plenamente la distinción existente entre el pastor falso y el pastor legítimo. El Buen Pastor vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. El ha manifestado en sus obras su amor por sus ovejas. Todos los pastores que trabajan bajo el Gran Pastor poseerán sus características; serán mansos y humildes de corazón. Una fe semejante a la de un niño trae descanso al alma y también actúa por amor y se interesa siempre en otros. Si el Espíritu de Cristo mora en ellos, serán como Cristo y harán las obras de Cristo.—Testimonies for the Church 4:377.MPa 115.1

    Puede suceder que los pastores se cuiden más ellos mismos que a sus ovejas—Hno. R., me fue mostrado el marcado contraste entre los requerimientos de la Palabra de Dios y el curso que ha tomado su labor. Usted ha sido descuidado en sus palabras y en su comportamiento. Las ovejas han llevado la carga de cuidar de su pastor, de amonestar, de corregir, de exhortar, y de llorar por la conducta imprudente de su pastor, quien, al aceptar su nombramiento, reconoce que él es el portavoz de Dios. Sin embargo cuida de sí mismo mucho más que de las pobres ovejas. No ha sentido preocupación por las almas. Usted no ha salido a sus labores llorando y orando por las almas de los pecadores que podrían ser convertidas. Si hubiera hecho esto estaría sembrando semillas que brotarían después de muchos días y llevarían fruto para la gloria de Dios.—Testimonies for the Church 3:234.MPa 115.2

    Los ministros no consagrados desaniman a los miembros—Su caso, Hno. R, es semejante a esto. Pero la responsabilidad de un ministro de Cristo, quien debe amonestar al mundo de un juicio venidero, es de mayor importancia que la de un trabajador común, pues las cosas eternas son de mayor consecuencia que las temporales. Si el ministro del Evangelio cede a su inclinación en vez de ser guiado por el deber; si es indulgente consigo mismo a expensas de la fortaleza espiritual, y como resultado se mueve indiscretamente, las almas se levantarán en el juicio para condenarlo por su infidelidad. La sangre de las almas será hallada en sus vestiduras. Le puede parecer al ministro no consagrado una cosa sin importancia el ser vacilante, impulsivo, y falto de consagración; construir y luego destruir; descorazonar, angustiar, y desanimar a las mismas almas que han sido convertidas por la verdad que él ha presentado. Es algo triste perder la confianza de aquellos por quienes ha estado trabajando para salvar. Pero el resultado de que el ministro siga un rumbo equivocado nunca será completamente comprendido hasta que el ministro pueda ver como Dios ve.—Testimonies for the Church 3:243.MPa 115.3

    ¿Qué excusa puede tener un pastor por permitir que el rebaño se extravíe?—¿Para que sirve un pastor, sino para vigilar cada peligro, no sea que las ovejas sean lastimadas o destruidas por los lobos? ¿Qué excusa puede presentar un pastor por permitir que las ovejas se extravíen de los pastos verdes, y que sean heridas, dispersadas y devoradas por los lobos? ¿Cómo puede prevalecer una excusa hecha por el pastor que las ovejas lo extraviaron a él; que dejaron los pastos verdes y lo desviaron del camino? Una excusa tal hablaría muy fuerte en contra de la habilidad del pastor de poder cuidar de las ovejas. Ya no se le podría tener confianza como pastor fiel, capaz de cuidar de las ovejas, y traerlas de vuelta cuando se extravíen del camino correcto.—Testimonies for the Church 1:314, 315.MPa 116.1

    La confesión de sus propias faltas alienta un espíritu de confesión en la iglesia—Los que profesan ser siervos del Dios viviente deben estar dispuestos a ser siervos de todos, en vez de creerse exaltados sobre los hermanos, y deben poseer un espíritu bondadoso y cortés. Si llegan a errar, deben estar dispuestos a confesarlo cabalmente. La sinceridad de las intenciones no puede usarse como excusa por no confesar los errores. La confesión no reduciría la confianza de la iglesia en el mensajero, mientras que él daría un buen ejemplo; se alentaría un espíritu de confesión en la iglesia, y el resultado sería una dulce unión. Los que profesan ser maestros, deben ser dechados de piedad, mansedumbre y humildad, es decir, deben poseer un espíritu bondadoso, a fin de ganar almas para Jesús y la verdad de la Biblia. Un ministro de Cristo debe ser puro en su conversación y en sus acciones. Debe recordar siempre que está manejando las palabras de la inspiración, las palabras de un Dios santo. Debe recordar también que la grey ha sido confiada a su cuidado, y que él ha de llevar sus casos a Jesús e interceder por ellos como Jesús intercede por nosotros ante el Padre.—Primeros Escritos, 102, 103.MPa 116.2

    Ayude a su iglesia a entender porque no debe esperar que el ministro los atienda—Mi corazón se ha llenado de tristeza al dar una mirada al campo y ver lugares áridos. ¿Qué significa ésto? ¿Quienes son los representantes de Jesucristo? ¿Quién siente preocupación por las almas que no pueden recibir la verdad hasta que se les lleva? Nuestros ministros están rondando por las iglesias, como si el ángel de misericordia no estuviera haciendo esfuerzos por salvar almas.MPa 116.3

    Dios hace responsables a estos ministros de las almas de aquellos que están en oscuridad. El no los llama para ir a los campos que no necesitan médico. Establezcan sus iglesias con el entendimiento de que no deben esperar que el ministro los atienda y los esté alimentando continuamente. Ellos tienen la verdad; saben qué es la verdad. Deben tener sus propias raíces. Deben excavar bien profundo, para que puedan llegar alto y aún más alto. Deben estar bien arraigados y cimentados en la fe.—The Ellen G. White 1888 Materials, 1752.MPa 117.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents