Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La decisión pública

    Para obtener decisiones, Cristo debe ser colocado por encima de la teoría—Muchos de nuestros ministros han cometido un grave error al dar discursos completamente dedicados a los argumentos. Hay almas que escuchan la teoría de la verdad y quedan impresionadas por las evidencias que se presentan, y luego, si una parte del discurso revela a Cristo como Salvador del mundo, la semilla sembrada puede brotar y llevar fruto para gloria de Dios. Pero en muchos discursos no se presenta la cruz de Cristo ante la gente. Tal vez algunos estén escuchando el último sermón de su vida y algunos no volverán a estar en condiciones tales que se pueda volver a presentarles la cadena de verdad y darle una aplicación práctica a sus corazones. Esta oportunidad áurea se habrá perdido para siempre. Si Cristo y su amor redentor hubiesen sido ensalzados en relación con la teoría de la verdad, esto podría haberlos hecho inclinarse hacia su lado.—Joyas de los Testimonios 1:525, 526.MPa 146.1

    La elocuencia puede ocultar la verdad y no producir decisiones—El que usa palabras elocuentes, simplemente hace que la gente olvide la verdad, que está mezclada con su oratoria. Cuando la exitación desaparece, se encuentra que la Palabra de Dios no se ha fijado en la mente; ni se ha obtenido la más simple comprensión. La gente puede salir de la iglesia, y pude hablar admirada de las facultades oratorias del hombre que les ha predicado, pero pueden no haber sido convencidas de la verdad, ni llevadas más cerca del punto de decisión. Ellas hablan del sermón de la misma manera que hablarían de una representación teatral, y del ministro, de la misma manera que si fuera un actor de teatro. Puede que vuelvan de nuevo a escuchar la misma clase de discurso, y puede que de nuevo salgan, sin ser impresionadas, ni alimentadas.—La Voz: Su Educación y Uso Correcto, 311.MPa 146.2

    Se deben hacer llamados de decisión en cada reunión—Una acción pronta, enérgica y ferviente puede salvar a un alma indecisa. Nadie puede decir cuánto se pierde al intentar predicar sin la unción del Espíritu Santo. En toda congregación hay almas que están vacilantes, casi persuadidas a entregarse plenamente a Dios. La decisión se hace para ahora y para la eternidad. Pero muy a menudo ocurre que un pastor no tiene el espíritu y el poder del mensaje de verdad en su propio corazón, y por lo tanto no se hace ningún llamado directo a esas almas que están temblando en la balanza. Como resultado, las impresiones no se profundizan en el corazón de los convencidos; y salen de la reunión sintiéndose menos inclinados a aceptar el servicio de Cristo que cuando vinieron. Deciden esperar otra oportunidad más favorable; pero ésta nunca llega. A ese discurso sin Dios, como la ofrenda de Caín, le hizo falta el Salvador. La oportunidad dorada se pierde, y los casos de estas almas son decididos. ¿No es acaso mucho lo que está en juego al predicar de una manera indiferente y sin sentir la carga por las almas?—Testimonies for the Church 4:446.MPa 146.3

    Invite a la gente a venir al frente—El Señor bendijo en especial la predicación del domingo en la tarde. Todos escucharon con profundo interés, y en el cierre del discurso fue hecha una invitación para que todos aquellos que desearan ser cristianos, y todos los que sintieran que no tenían una conexión viva con Dios, pasaran al frente, y unimos nuestras oraciones con las de ellos por el perdón de los pecados, y en pedir gracia para resistir la tentación. Esta fue una nueva experiencia para muchos de nuestros hermanos en Europa, mas ellos no vacilaron. Parecía que la congregación entera estaba de pie, y lo mejor que pudieron hacer fue sentarse, y buscar todos juntos al Señor. Aquí estaba toda una congregación manifestando su determinación de abandonar el pecado, y de comprometerse fervientemente a la obra de buscar a Dios. En toda compañía hay dos clases de personas: las que están satisfechas consigo mismas y las que se aborrecen. Para las de la primera clase el Evangelio no tiene atractivo, excepto si ellos pueden interpretar porciones separadas para halagar su vanidad. Les encantan esos rasgos peculiares de alta moralidad que creen poseer. Pero muchos de aquellos que ven a Jesús en la perfección de su carácter ven sus propias imperfecciones con tal claridad que casi se desaniman. Tal fue el caso aquí; pero el Señor estuvo presente para instruir y reprobar, para consolar y bendecir como lo requerían varios casos. Oraciones fervientes fueron entonces ofrecidas, no por un sentimiento de felicidad pasajera, sino por un verdadero sentido de nuestra pecaminosidad, y de nuestra desesperanza sin su sacrificio expiatorio. Nunca pareció Jesús ser más precioso que en esta ocasión. Hubo llanto por toda la congregación. La promesa fue comprendida, “El que a mí viene, no le echo fuera”. Si el velo se hubiera podido descorrer, hubiéramos visto a los ángeles de Dios listos a ministrar a los humildes, a los penitentes. Después de la oración, cien testimonios fueron dados. Muchos de éstos mostraron una experiencia real y genuina en las cosas de Dios.—The Review and Herald, 3 de noviembre de 1885.MPa 147.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents