Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 40—La visitación a los miembros de grupos especiales

    La familia

    Visitar a la familia puede ser la obra más provechosa que el ministro haga—Esta parte de la obra pastoral no ha de descuidarse o confiarse a la esposa o a alguna otra persona. Debéis educaros y enseñaros a vosotros mismos a visitar cada familia a la cual podáis tener acceso. Los resultados de esta obra testificarán de que es el trabajo más provechoso que un ministro del Evangelio puede hacer.—El Evangelismo, 322.MPa 261.1

    La manera de medir la eficacia de su predicación es visitando a las familias a quienes les predicó—¿Cómo va a saber usted si la palabra hablada desde el púlpito ha sido sabor de vida para vida, a menos que visite a las familias, ore con ellas, y descubra el verdadero estado de sus mentes y la condición real de su experiencia, para que pueda señalarles al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo? Hay necesidad que el hálito de Dios sople sobre ellos, y les dé vida espiritual. Las iglesias necesitan ser iluminadas con respecto a la religión práctica en la vida hogareña.—Address to Ministers (Ph 118), 17.MPa 261.2

    Hablar palabras de ayuda y de aliento en el hogar es mucho más efectivo que predicar—Esta es obra misionera en el hogar, una obra que los ministros de Dios deben afanarse por hacer fielmente. No deben solamente predicar; sino deben ministrar yendo de casa en casa, llegando a conocer a las diferentes familias de la iglesia, algunas de los cuales pueden estar convertidas, mientras que otras están aún sin Dios y sin esperanza en el mundo. Es posible predicar muchos sermones sin realizar el trabajo esencial para el bienestar del pueblo de Dios. Los discursos dados deben ser seguidos con labor personal. La obra que se puede hacer visitando a las personas en sus hogares, y hablándoles palabras de consuelo y de aliento, será mucho más efectiva que el trabajo hecho con la predicación.—The Review and Herald, 31 de enero de 1899.MPa 261.3

    Cuando visite procure conversar con todos los miembros de la familia, ya sea que profesen la verdad o no—Las visitas de casa en casa constituyen una parte importante de las labores del ministro. Debería tratar de conversar con todos los miembros de la familia, ya sea que profesen la verdad o no. Es deber suyo afirmar la espiritualidad de todos; y debería vivir tan cerca de Dios que pueda aconsejar, exhortar, y reprender con cuidado y sabiduría. Debería tener la gracia de Dios en su propio corazón, y la gloria de Dios constantemente en vista. Toda liviandad y trivialidad está definidamente prohibida en la Palabra de Dios. Su conversación debería referirse al Cielo; sus palabras deberían estar sazonadas con gracia.—Testimonios para la Iglesia 2:303.MPa 262.1

    La oración debe ser parte de cada visita familiar—Hay otro punto que casi había olvidado. Es la influencia que el predicador debiera ejercer en su ministerio. Su obra no consiste simplemente en hablar desde el púlpito. Sólo comienza allí. Debiera visitar a las diferentes familias, y llevar a Cristo allí, llevar sus sermones allí, llevarlos en sus acciones y sus palabras. Cuando visita a una familia debiera averiguar cuál es su condición. ¿Es él el pastor del rebaño? La obra del pastor no se hace toda desde el púlpito. Debiera hablar con todos los miembros del rebaño, con los padres para conocer su posición y con los hijos para conocer la de ellos. Un ministro debiera alimentar al rebaño del cual Dios lo ha hecho mayoral. Sería agradable ir a casa y estudiar; pero si hacen esto en perjuicio de la obra que Dios les ha encomendado, hacen mal. Nunca entren a un hogar sin reunirlos a todos, y postrarse y orar con ellos antes de salir. Interésense por la salud de sus almas. ¿Qué hace un buen médico? Se interioriza de los detalles del caso, luego procura administrar los medicamentos. Así mismo el médico del alma debiera interiorizarse de las enfermedades espirituales que afligen a los miembros de su rebaño, luego administrarles los medicamentos apropiados, y pedirle al gran Médico que venga en su ayuda. Dénles la asistencia que necesitan. Esos ministros recibirán todo el respeto y el honor que se debe a los ministros de Cristo. Y al trabajar por los demás, mantendrán viva su propia alma. Deben extraer fortaleza de Dios con el fin de impartir fortaleza a los que ellos han de ayudar.—Testimonios para la Iglesia 2:547.MPa 262.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents