Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 50—La Escuela Sabática de adultos

    La obra de la escuela sabática debe llevar fruto—Consagraos vosotros mismos y todo lo que tenéis al servicio de Aquel que os amó, y se dio a sí mismo por vosotros. Jesús dice: “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto; y seáis así mis discípulos”. Esto tanto vale para la obra de la escuela sabática como para la obra del pastor. Ahora se ofrece la áurea oportunidad de sembrar semilla preciosa que brotará y dará fruto para vida eterna.—Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, 202, 203.MPa 313.1

    No se debe recargar a los ministros con el trabajo de la escuela sabática—La causa de Dios no ha avanzado como debiera, por la misma razón que los ministros y los dirigentes han sentido que ellos deben hacerlo todo. Se han esforzado y afanado por mantener las cosas marchando bien, y se han agobiado bajo el peso de las responsabilidades y cargas de los diferentes departamentos de la iglesia, de la escuela sabática, y de todas las otras ramas de la obra. Creen que tienen que hacerlo todo o que no será hecho; y ciertamente no se hará, porque han fallado en tomar a otros bajo su dirección y entrenarlos en el trabajo.—The Review and Herald, 24 de julio de 1883.MPa 313.2

    A través de la escuela sabática, los ministros deberían enseñar a sus miembros cómo trabajar—Hay mucho que hacer en la obra de la escuela sabática para conseguir que la gente comprenda su obligación y haga su parte. Dios llama a todos a laborar para él, y los ministros debe dirigir sus esfuerzos.—Testimonies for the Church 5:256.MPa 313.3

    Los ministros deben velar porque sus iglesias reciban instrucción en la conducción de la escuela sabática—Las instrucciones tocante a la manera de dirigir la escuela sabática, deberían darse en gran parte en las iglesias locales; porque cuando la instrucción se da en la localidad misma, el trabajo puede hacerse más directamente, y los resultados son más permanentes. Esta obra no exige la ayuda de los pastores; ellos deben estar libres para atender los intereses espirituales del pueblo. Ellos deben enseñar a otros lo que deben hacer. Deben enseñar a la gente cómo acercarse al Señor y cómo conducir a otros a él.—Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, 207, 208.MPa 313.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents