Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La asociación

    Los pastores han sido tratados con un desprecio temerario por aquellos que están en puestos altos—Aunque somos criaturas pecadoras y sin valor, a través de una conexión vital con Cristo podemos aún ser renovados en conocimiento y en verdadera santidad, y reflejar así la gloria y la imagen de nuestro Creador y Redentor, y ser hechos idóneos para cuidar de sus ovejas y corderos. No solamente han sido las ovejas y corderos tratados con dureza, sino que aún los pastores mismos han sido tratados con un desprecio temerario. Se ha hablado de ellos en una forma que muestra que muchos en puestos altos y bajos tienen poca cortesía para tratar a los ministros ordenados de Dios. Las iglesias mismas han sido educadas de tal manera que han tenido muy poco respeto hacia quienes predican la Palabra de Dios, y que por años han dado prueba completa de su ministerio. Pero esta forma de tratar a los ministros y a los miembros de la familia de Dios debe cambiarse. La bendición de Dios no puede descansar sobre quienes manifiesten poco respeto hacia los que laboran juntamente con él.—The Review and Herald, 24 de octubre de 1893.MPa 121.1

    Los ministros no deben actuar independientemente de las opiniones de sus hermanos—Aunque tenemos una obra individual y una responsabilidad individual delante de Dios, no hemos de seguir nuestro propio juicio independiente, sin considerar las opiniones y los sentimientos de nuestros hermanos; este proceder conducirá al desorden en la iglesia. Es deber de los ministros respetar el juicio de sus hermanos; pero sus relaciones mutuas, así como las doctrinas que enseñan, deben ser examinadas a la luz de la ley y el testimonio; entonces, si los corazones son dóciles para recibir enseñanza, no habrá divisiones entre nosotros. Algunos están inclinados a ser desordenados, y están apartándose de los grandes hitos de la fe; pero Dios está induciendo a sus ministros a ser uno en doctrina y en espíritu.—Testimonios para los Ministros, 30.MPa 121.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents