Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El servicio de adoración sin pastor

    Los sermones largos y tediosos hacen más daño que bien—El mismo curso es frecuentemente seguido en las reuniones del sábado. Cuando no hay predicador presente, la persona asignada para dirigir la reunión siente que es su deber tratar de suplir su ausencia lo mejor posible, y comienza con una plática larga y tediosa que mata la reunión desde el principio. Y sin embargo, se siente a menudo angustiado porque los que asisten manifiestan tan poco interés. Ve que el interés disminuye, y se comienza a preguntar qué debe hacer. A una persona tal yo le diría, “cese sus esfuerzos por sermonear”. A muchos les encanta hablar; pero sus discursos son largos y aburridos; no tienen nada del rocío celestial. No puedo menos que simpatizar con los oyentes cuando alguien así tiene a su cargo la reunión. El piensa que hablar mucho debe hacer un gran bien, pero es positivamente un daño.—Sabbath-School Worker, 1 de octubre de 1885.MPa 303.1

    Para tener un servicio de adoración significativo no es un requisito tener un ministro presente—No permitáis que los pequeños grupos piensen que no es posible tener un buen servicio si no tienen un ministro. No les permitáis pensar que ninguno de sus miembros puede pararse detrás del púlpito y predicarles. El tiempo y el momento son muy preciosos. Los creyentes reunidos están en las cámaras de audiencia del universo celestial. Ellos han de ser testigos de Dios y del Señor Jesucristo, quien dio su vida por el mundo. El pequeño grupo ha de servir a Dios ofreciéndole un culto de adoración espiritual. Cuando no hay un ministro delegado para hablar a los pequeños grupos, que cada uno testifique de la verdad, y sea fiel en hablar a menudo el uno al otro del amor de Dios, y así educar y entrenar al alma. Que cada uno busque llegar a ser un cristiano inteligente, llevando su responsabilidad, y haciendo personalmente su parte para hacer la reunión interesante y provechosa.—The Review and Herald, 10 de septiembre de 1895.MPa 303.2

    Cuando los pequeños grupos se reúnen para adorar, permita que varios participen—Que la alabanza a Dios salga de vuestros labios cuando os reunáis en los pequeños grupos para adorar a Dios. Que no sea un solo hombre el que hable todo el tiempo. Permitid que varios participen.—Manuscript Releases 15:153.MPa 303.3

    Es a veces mejor tener una clase de Biblia que una predicación—Nuestros hermanos no deben llegar a pensar que necesitan un sermón cada sábado. Muchos que escuchan frecuentemente sermones, aun cuando la verdad les sea presentada claramente, aprenden tan sólo poco. A menudo sería más provechoso si las reuniones del sábado tuvieran el carácter de una clase de estudio bíblico. La verdad bíblica debe ser presentada de una manera tan sencilla e interesante, que todos puedan comprender fácilmente y captar los principios de la salvación.—El Evangelismo, 256.MPa 304.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents