Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El entrenamiento en el aula

    Los ministros deben ser educados y examinados antes de comenzar su trabajo—Algunos jóvenes que entran al campo no tienen éxito en enseñar la verdad a otros porque ellos mismos no han sido educados. Aquellos que no saben leer correctamente deben aprender, y deben ser aptos para enseñar antes de intentar presentarse ante el público. Los maestros en nuestras escuelas están obligados a dedicarse ellos mismos al estudio, a fin de estar preparados para instruir a otros. Estos maestros no son aceptados hasta que han pasado un examen crítico y sus capacidades para enseñar han sido probadas por jueces competentes. No debe haber menos precaución en el examen de los ministros; aquellos que están a punto de comenzar la obra sagrada de enseñar las verdades de la Biblia al mundo deben ser cuidadosamente examinados por personas fieles y de experiencia.—Testimonies for the Church 4:406.MPa 51.1

    El método bíblico de entrenamiento ministerial combina el estudio en la escuela con el crecimiento espiritual—Especialmente aquellos que tienen el ministerio en vista, deben sentir la importancia del método bíblico de adiestramiento ministerial. Deben dedicarse de corazón a la obra, y mientras estudian en las escuelas, deben aprender del gran Maestro la mansedumbre y humildad de Cristo. Un Dios que es fiel a su pacto prometió que, en respuesta a la oración, su Espíritu será derramado sobre aquellos que aprendan en la escuela de Cristo, para que lleguen a ser ministros de la justicia.—Obreros Evangélicos, 84.MPa 51.2

    Quienes entran al ministerio deberán haber estudiado cabalmente tanto la ciencia como la Biblia—Algunos de los que entran al ministerio no sienten la carga del trabajo sobre sus hombros. Han recibido ideas erróneas acerca de la idoneidad de un ministro. Han pensado que se requiere muy poco estudio de las ciencias o de la Palabra de Dios para ser un ministro. Algunos de los que están enseñando la verdad presente no están familiarizados con sus Biblias. Están tan deficientes en el conocimiento de la Biblia que les es difícil citar correctamente un texto de las Escrituras de memoria. Cometiendo estos errores en la manera necia en que lo hacen, pecan contra Dios. Enredan las Escrituras, y hacen que la Biblia diga cosas que no están escritas en ella.—Testimonies for the Church 4:341, 342.MPa 51.3

    Jesús estudió las plantas, los animales y al hombre para poder usar el conocimiento para enseñar la verdad—La pregunta hecha durante el ministerio del Salvador; “¿Cómo sabe éste letras, no habiendo aprendido?” no indica que Jesús no sabía leer, sino meramente que no había recibido una educación rabínica. Puesto que él adquirió saber como nosotros podemos adquirirlo, su conocimiento íntimo de las Escrituras nos demuestra cuán diligentemente dedicó sus primeros años al estudio de la Palabra de Dios. Delante de él se extendía la gran biblioteca de las obras de Dios. El que había hecho todas las cosas estudió las lecciones que su propia mano había escrito en la tierra, el mar y el cielo. Apartado de los caminos profanos del mundo, adquiría conocimiento científico de la naturaleza. Estudiaba la vida de las plantas, los animales y los hombres. Desde sus más tiernos años, fue dominado por un propósito: vivió para beneficiar a otros. Para ello, hallaba recursos en la naturaleza; al estudiar la vida de las plantas y de los animales concebía nuevas ideas de los medios y modos de realizarlo. Continuamente trataba de sacar de las cosas que veía ilustraciones con las cuales presentar los vivos oráculos de Dios. Las parábolas mediante las cuales, durante su ministerio, le gustaba enseñar sus lecciones de verdad, demuestran cuán abierto estaba su espíritu a la influencia de la naturaleza, y cómo había obtenido enseñanzas espirituales de las cosas que le rodeaban en la vida diaria.—El Deseado de Todas las Gentes, 50, 51.MPa 52.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents