Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 9—La ética pastoral

    Debemos ser ejemplos vivientes de lo que predicamos—Buscaremos a Dios con ahínco, y como ministros del Señor que predican el Evangelio, pondremos en práctica estas grandes verdades en nuestra vida diaria, mostrando que somos ejemplos vivientes de lo que predicamos, que estamos practicando en nuestra vida cotidiana la santidad. Entonces, por dondequiera que vayamos ejerceremos poder.—Sermons and Talks, 63.MPa 65.1

    Los ministros que predican de una manera y viven de otra, son lobos con piel de oveja—Llevando la insignia de Cristo, sirven al peor enemigo del Señor, y no se dan cuenta del mandato, “Apártese de iniquidad todo el que invoca el Nombre de Cristo”. Jesucristo claramente dice que esta clase de maestros son como lobos con piel de oveja. Hablan de la gracia, predican de la gracia, aparentemente oran por la gracia; pero no tienen la gracia de Cristo en sus corazones. En el púlpito tales ministros podrán aparentar ser excelentes; pero destruyen la fuerza de sus palabras cuando lejos del púlpito ellos mismos siguen tal camino de iniquidad que demuestran ser ministros de pecado, lobos con piel de oveja.—The Signs of the Times, 8 de julio de 1892.MPa 65.2

    Dejen que los ministros muestren a otros que la verdad ha hecho algo por ellos—Aquellos ministros jóvenes y los hombres que alguna vez han sido ministros, que han sido ásperos y rudos en sus modales, teniendo expresiones en sus conversaciones que no fueron perfectamente modestas y púdicas, no son aptos para dedicarse a esta obra hasta que den evidencia de una reforma completa. Una palabra hablada imprudentemente puede hacer más daño que todo el bien que haría una serie de reuniones dictada por ellos. Ellos dejan la norma de la verdad, que debe ser siempre exaltada, reducida a polvo ante la comunidad. Generalmente, sus conversos no se elevan más que la norma puesta por los ministros. Los hombres que ministran entre los vivos y los muertos deben ser justamente lo que se requiere. El ministro no debe descuidarse un solo momento. El está trabajando para elevar a otros sobre la plataforma de la verdad. Que le muestre a otros que la verdad ha hecho algo por él.—Testimonies for the Church 1:445.MPa 65.3

    El éxito de los ministros depende de su comportamiento—Los hombres de Dios, fieles, santos, que practican en su vida diaria lo que predican, ejercerán una influencia salvadora. Un discurso poderoso desde el púlpito puede afectar las mentes; pero un poquito de imprudencia de parte del ministro fuera del púlpito, una falta de seriedad en la voz o de verdadera santidad, contrarrestará su influencia, y anulará las buenas impresiones hechas por él. Los conversos serán de él; pero en muchos casos no anhelarán elevarse más alto que su predicador. No habrá hecho en ellos un trabajo a fondo, de corazón. No están convertidos a Dios. El trabajo es superficial, y su influencia será dañina para quienes están realmente buscando al Señor.MPa 66.1

    El éxito del ministro depende grandemente de su comportamiento fuera del púlpito. Cuando termina de predicar y deja el púlpito, su obra no ha terminado; sólo ha comenzado. Es entonces cuando él debe practicar lo que ha predicado. No debe moverse incautamente, sino mantenerse alerta a su persona, para que lo que haga o diga no sea tomado ventajosamente por el enemigo, y se traiga un reproche sobre la causa de Cristo.—Testimonies for the Church 1:380.MPa 66.2

    Pedro es un ejemplo de alguien que tropieza y es restaurado—Algunos afirman que si un alma tropieza y cae, nunca puede recuperar su posición, pero el caso que tenemos ante nosotros contradice esto. Antes de su negación Cristo dijo a Pedro: “Tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos”. Al confiarle la mayordomía de las almas por quienes había dado su vida, Cristo dio a Pedro la más firme evidencia de su confianza en su restauración. Y se le encargó que alimentara no sólo a las ovejas sino también a los corderos: una obra más amplia y más delicada que la que hasta entonces se le había sido asignada. No sólo se le dijo que presentara la palabra de vida a otros, sino que debía ser un pastor de la grey.—Comentario Bíblico Adventista 5:1125.MPa 66.3

    El Señor nos prueba para ver si actuaremos fielmente con el pecado aún con nuestros hombres honorables—Estoy perturbada en relación con el caso del pastor H. No me escribe, y me siento profundamente apenada por él. A veces me parece que el Señor nos está probando para ver si estamos actuando fielmente respecto de la conducta pecaminosa de uno de nuestros hombres honorables.— Testimonios Acerca de Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio.MPa 66.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents