Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 46—Las finanzas

    Los adventistas dan generosamente cuando ven resultados—Cuando la iglesia ve que los ministros están todos radiantes con el espíritu del trabajo, que sienten profundamente el poder de la verdad, y están buscando traer a otros a su conocimiento, esto pondrá en ellos nueva vida y vigor. Sus corazones serán movidos a hacer lo que puedan por ayudar a la obra. No hay una clase de personas en el mundo que esté más dispuesta a sacrificar sus medios para avanzar la causa que los adventistas del séptimo día. Si los ministros no los desalientan totalmente mediante su indolencia e ineficiencia, y por su falta de espiritualidad, ellos generalmente responderán a cualquier apelación que a su juicio y conciencia tenga mérito. Pero ellos quieren ver frutos.—Testimonies for the Church 3:49.MPa 295.1

    El dar gana conversos, quienes a su vez dan para ganar más conversos—Todos nuestros miembros de iglesia deberían sentir un interés profundo en las misiones locales y extranjeras. Una gran bendición espiritual vendrá sobre aquellos que hacen esfuerzos sacrificados por plantar los estandartes de la verdad en un nuevo territorio. El dinero invertido en este trabajo traerá ricas recompensas. Nuevos conversos, regocijándose en la luz que han recibido de la Palabra, darán entonces de sus medios para llevar la luz a otros.—Testimonies for the Church 9:49.MPa 295.2

    Algunos predican solamente la parte de la verdad que agrada a la gente, y descuidan la mayordomía—¿Estáis vosotros, hermanos, predicando la parte de la verdad que agrada a la gente, mientras otras partes de la obra se dejan incompletas? ¿Será necesario que alguien os siga e inste a la gente a cumplir su deber de ser fiel en traer todos los diezmos y ofrendas a la tesorería del Señor? Esta es la obra del ministro, pero ha sido tristemente descuidada. La gente ha robado a Dios, y el error ha sido tolerado, porque el ministro no quería desagradar a sus hermanos. Dios llama a estos hombres mayordomos infieles.—El Evangelismo, 187.MPa 295.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents