Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El predicador-maestro

    El ministerio de Jesús consistió no sólo en predicar, sino en educar a la gente—Debemos tratar de seguir más estrechamente el ejemplo de Cristo, el gran Pastor, mientras trabajaba con su grupito de discípulos, estudiando con ellos y con la gente las Escrituras del Antiguo Testamento. Su ministerio activo consistía no solamente en sermonear, sino en educar a la gente. Cuando pasaba por las aldeas, entablaba relaciones personales con la gente en sus hogares, enseñando y ministrando a sus necesidades. Cuando las multitudes que lo seguían aumentaban, cuando llegaba a un lugar adecuado, les hablaba, simplificando sus discursos con el empleo de parábolas y símbolos.—El Evangelismo, 151, 152.MPa 328.1

    La predicación de Cristo era sencilla y directa—Sus palabras eran sencillas y directas, y nadie necesitaba buscarlas en el diccionario para encontrar su significado. Un niño podía comprender su enseñanza. Y como él hizo su trabajo, así debemos hacer el nuestro, siguiendo su ejemplo.—The Signs of the Times, 8 de julio de 1889.MPa 328.2

    Jesús trató de alcanzar a las mentes de la gente común—Haremos mucho en poco tiempo si trabajamos en la forma como Cristo lo hacía. Podemos reflexionar provechosamente en la forma como él enseñaba. Trataba de llegar a la mente de la gente común. Su estilo era sencillo, natural y abarcante.—El Evangelismo, 411.MPa 328.3

    Nadie que escuchara a Jesús podía sentirse despreciado u olvidado—Jesús buscaba un camino hacia cada corazón. Usando una variedad de ilustraciones, no solamente presentaba la verdad en sus diferentes fases, sino que hablaba al corazón de los distintos oidores. Suscitaba su atención mediante figuras sacadas de las cosas que los rodeaban en la vida diaria. Nadie que escuchara al Salvador podía sentirse descuidado u olvidado. El más humilde, el más pecador, oía en sus enseñanzas una voz que le hablaba con simpatía y ternura.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 11.MPa 328.4

    Cristo alteró lo menos posible el hilo del pensamiento de sus oyentes—Mientras Cristo presentaba estas verdades a las mentes, el alteró lo menos posible su acostumbrada manera de pensar. Sin embargo un nuevo y transformador diseño divino de la verdad debía ser tejido en su experiencia. Así pues, despertó sus mentes, presentándoles la verdad por medio de sus ideas más familiares. Usó ilustraciones en sus enseñanzas que evocaron sus más profundos recuerdos y simpatías, con el fin de alcanzar el templo secreto del alma. Identificándose con sus intereses, sacó sus ilustraciones del gran libro de la naturaleza usando objetos con los que ellos estaban familiarizados.—Manuscript Releases 1:22.MPa 329.1

    Las ilustraciones de Jesús repetían constantemente sus lecciones—Los educados quedaban encantados con las enseñanzas de Cristo, y los que no eran educados se beneficiaban siempre; pues él apelaba a su entendimiento. Sus ilustraciones eran tomadas de las cosas de la vida diaria, y aunque eran sencillas, encerraban un hermoso y profundo significado. Las aves del cielo, los lirios del campo, la semilla, el pastor y la oveja,—con estos objetos—, Cristo ilustraba verdades inmortales; y siempre de allí en adelante, cuando sus oyentes veían estas cosas de la naturaleza, recordaban sus palabras. Las ilustraciones de Cristo constantemente repetían sus lecciones.—The Review and Herald, 18 de mayo de 1897.MPa 329.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents