Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Pastoral

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Los mayordomos

    Dios ha puesto en nuestras manos los medios para llevar adelante su obra—Dios está constantemente derramando sobre vosotros las bendiciones de esta vida; y si os pide que ayudéis en los diversos ramos de su obra, lo hace en vuestro propio interés temporal y espiritual, para que así reconozcáis que Dios es el dador de toda bendición. Dios, como Obrero principal colabora con los hombres en la tarea de proporcionar los medios necesarios para su mantenimiento; por eso requiere que ellos colaboren con él en la salvación de las almas. Ha colocado en las manos de sus siervos los recursos necesarios para promover su obra en las misiones nacionales y extranjeras. Pero si tan sólo la mitad de la gente cumple con su deber, la tesorería carecerá de los fondos necesarios, y como resultado muchas partes de la obra de Dios quedarán incompletas.—Consejos sobre Mayordomía Cristiana, 51.MPa 296.1

    Satanás busca controlar a la iglesia controlando el dinero—[Satanás a sus ángeles:] “Id emborrachad de cuidados a los poseedores de tierras y dinero. Si lográis que pongan sus afectos en estas cosas, serán nuestros todavía. Pueden profesar lo que quieran, con tal que consigáis que se interesen más en el dinero que en el éxito del reino de Cristo o la difusión de las verdades que aborrecemos. Presentadles el mundo de la manera más atrayente, para que lo amen y lo idolatren. Debemos conservar en nuestras filas todos los recursos cuyo control podamos obtener. Cuanto más sean los recursos que los seguidores de Cristo dediquen a su servicio, tanto más perjudicarán a nuestro reino quitándonos súbditos. Cuando ellos convocan reuniones en diferentes lugares, estamos en peligro. Sed vigilantes, por lo tanto. Si os es posible, provocad disturbios y confusión. Destruid el amor que los miembros tengan el uno por el otro. Desalentad a sus ministros; porque los aborrecemos. Presentad toda excusa plausible a los que tienen recursos, no sea que ellos los entreguen. Ejerced, si podéis, el control de los asuntos monetarios, y procurad que sus ministros sean angustiados por la escasez. Esto debilitará su valor y celo. Pelead por toda pulgada de terreno. Haced que la codicia y el amor de los tesoros terrenales sean los rasgos sobresalientes de su carácter. Cuando estos rasgos los dominan, la salvación y la gracia pierden importancia. Rodeadlos de toda clase de distracciones, y serán nuestros. Y no sólo los aseguraremos, sino que su odiosa influencia no será ejercida para conducir a otros al cielo. Cuando algunos intenten dar, poned en ellos una disposición mezquina, para que lo que den sea poco”.—Primeros Escritos, 266, 267.MPa 296.2

    Los diezmos y las ofrendas no deben ser retenidas por los dadores aun cuando ellos no estén de acuerdo con lo que la asociación hace—Aquellos que han estado reteniendo su dinero de la causa de Dios, lean el libro de Malaquías, y vean lo que dice allí en cuanto a los diezmos y las ofrendas. ¿No ven que no es lo mejor retener, bajo ninguna circunstancia, sus diezmos y ofrendas porque no estén de acuerdo con todo lo que sus hermanos hacen? Los diezmos y ofrendas no son propiedad de ningún hombre, sino que han de utilizarse en hacer una cierta obra para Dios. Los ministros indignos podrán recibir una parte del dinero recogido así, pero ¿se atreverá alguien por esto a retener de la tesorería, y encarar la maldición de Dios? Yo no me atrevería. Pago mis diezmos feliz y libremente, diciendo, como lo hizo David, “Lo que hemos recibido de tu mano, eso te damos”. Retener con egoísmo lo que es de Dios tiende a empobrecer nuestras propias almas. Haced vuestra parte hermanos y hermanas. Dios os ama, y él está en el timón. Si los negocios de la asociación no son manejados de acuerdo con lo requerido por Dios, ese es el pecado de los que están errando. El Señor no los va a hacer responsables a ustedes por eso, si ustedes hacen lo que pueden por corregir el mal. Pero no cometa usted pecado al retener lo que le pertenece a Dios. “¡Maldito el que hace con indolencia la obra del Señor!”, o engañosamente.—Sermons and Talks, 74, 75.MPa 297.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents