Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capitulo 11—La Escritora Prolífica

    “Palabras hermosas bullen en mi mente; mi lengua es como la pluma de un buen escritor. ¡Voy a recitar mi poesía ante el rey!” (Sal. 45:1,Versión Popular).MDS 108.1

    Se cree que Elena de White es el tercer autor más traducido de la historia y el autor norteamericano más traducido, hombre o mujer. Hasta tanto sepamos, ella escribió y publicó más libros, en más idiomas y con mayor circulación que cualquier otra mujer en la historia. Al término de su ministerio de setenta años, sus producciones literarias sumaron aproximadamente 100.000 páginas, o el equivalente a 25 millones de palabras, incluyendo cartas, diarios, artículos en revistas, panfletos y libros. 1 La investigación de Roger Coon (hecha en 1983) en la Biblioteca del Congreso, Washington, D.C., reveló los siguientes diez autores modernos más traducidos: “1. Vladimir I. Lenin, dirigente comunista ruso: 222 idiomas; 2. Georges Simenon, escritor francobelga, autor de historias de detectives: 143; 3. Leo Tolstoi, novelista ruso: 122; 4. Elena G de White, norteamericana, cofimdadora de la Iglesia Adventista; 117 [más de 140, a la fecha de 1996, lo que posiblemente hace de Elena de White, el segundo autor más traducido de todos los tiempos]; 5. Karl Marx, filósofo socialista alemán: 114; 6. William Shakespeare, dramaturgo inglés: 111; 7. Agatha Christie, escritora inglesa de novelas de misterio: 99; 8. Jakob y Wilhelm Grimm, alemanes, autores en colaboración de cuentos de hadas: 97; 9. Ian Fleming, creador británico de las novelas sensacionalistas de James Bond: 95; 10. Ernest Hemingway, novelista norteamericano: 91”.— A Gift of Light (Washington, D.C.: Review and Herald Pubiishing Association, 1983), pp. 30-31. Por supuesto, los escritores bíblicos han sido traducidos más que cualquier otro escritor en la historia.MDS 108.2

    Cuando murió la Sra. White (1915), se estaban imprimiendo 24 libros suyos y dos más, en manos de los editores, aguardaban su publicación. En la década de 1990, se habían impreso 128 títulos que llevaban el nombre de Elena G. de White como autora, incluyendo libros que son compilaciones de sus pensamientos sobre diversos temas. 2Puede obtenerse una lista completa de todos los libros y panfletos de Elena de White que se han publicado escribiendo al Centro White (Ellen G. White Estate), 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, Maryland 20904-6600, U.S.A.MDS 108.3

    ¿Cómo comenzó todo? ¡No fue con una estudiante brillante con preparación universitaria! ¡No fue con una autora hábil cuyos escritos ya se habían publicado! Sería difícil decir que la notable producción literaria de Elena de White fue meramente un producto del genio y la inventiva humana. Sus contemporáneos, conociendo sus antecedentes y su educación mínima, sabían también que su elocuencia convincente e incisiva, tanto por escrito como en el pulpito, se debía a una sabiduría más que humana.MDS 108.4

    Al finalizar la primavera de 1845, la mano de Elena Harmon, temblando de debilidad, era incapaz de escribir. Pero en una visión se le dijo que escribiese lo que veía Por primera vez, su “mano se volvió firme”. Muchos años más tarde al recordar esta experiencia dijo: “El Señor me ha dicho, ‘Escribe las cosas que te daré’. Y empecé a hacer esta tarea cuando era muy joven. La mano que era débil y temblorosa debido a enfermedades, se volvió firme tan pronto como tomé la pluma en la mano, y a partir de esos primeros escritos he podido escribir. Dios me ha dado la capacidad para escribir... Casi nunca siento una sensación desagradable en la mano derecha. Nunca se cansa Raramente tiembla (1900)”. 3Bio., t.1, pp. 91-92.MDS 108.5

    Elena de White escribía en hojas grandes de papel de carta y en cuadernos de ejercicios con hojas con rayas, casi siempre con una pluma Después de mediados de la década de 1880, sus ayudantes copiaban a máquina sus manuscritos. 4“Usamos la máquina de escribir con buen resultado”.—Manuscrito 16a, 1885, citado en Bio., t. 3, p. 291. La máquina de escribir, aunque inventada en 1843, recibió muchas mejoras hasta 1883, cuando Remington vendió 3.000 máquinas con la capacidad de cambiar de mayúsculas a minúsculas. En 1894 Underwood produjo una máquina de escribir que le permitía al mecanógrafo ver lo que se estaba escribiendo.— James Trager, The People ‘s Chronology (Nueva York: Henry Holt and Company, 1992), pp. 435, 548, 566, 612.MDS 108.6

    Escribía en cualquier momento, de día y de noche, y bajo circunstancias que hubieran intimidado a otros. Su hijo, W. C. White, recordó el horario típico de trabajo cuando los White estaban en su casa en Battle Creek: “Con poca variación, el programa diario de la familia White era aproximadamente el siguiente: A las seis todos nos levantábamos. Muchas veces mamá ya había estado escribiendo durante dos o tres horas, y la cocinera había estado ocupada desde las cinco en la cocina A las seis y media el desayuno estaba listo. Frecuentemente cuando desayunábamos, mamá mencionaba que había escrito seis, ocho o más páginas, y a veces le relataba a la familia algunas porciones interesantes de lo que había escrito. “Papá a veces nos hablaba del trabajo en el que estaba ocupado, o relataba incidentes interesantes respecto al progreso de la causa, en el este y en el oeste del país. Alas siete todos nos reuníamos en la sala para el culto matutino...MDS 108.7

    “Después que papá se iba, a mamá le gustaba dedicar una media hora a su jardín durante esas porciones del año cuando las flores podían cultivarse. A nosotros sus hijos se nos animaba a trabajar con ella Luego ella se dedicaba a escribir tres o cuatro horas. Sus tardes estaban generalmente ocupadas con una variedad de actividades, como coser, remendar, tejer, zurcir y trabajar en el jardín, con algunos viajes al pueblo para hacer compras o para visitar a los enfermos”. 5William C. White, “Sketches and Memories of James and Ellen White”, Review and Herald, 13 de febrero, 1936.MDS 109.1

    A menudo ella escribía mientras viajaba. En su diario, en la entrada del 18 de agosto de 1859, ella registró lo siguiente: “Me desperté un poco pasadas las dos de la mañana. Tomamos el coche [tren] a las cuatro. Me siento muy miserable. Escribir todo el día... Nuestro viaje de tren terminó a las seis de la tarde”. 6Citado en Arthur White, Ellen G. White, Messenger to the Remnant (Washington, D.C.: Ellen G. White Publications, 1954), p. 109.MDS 109.2

    En ese mismo viaje, en su entrada en el diario para el 10 de octubre, habló de su denso programa de trabajo mientras quedaba en la casa de un miembro de iglesia: ‘La casa está llena de visitas... No tuve tiempo para conversar. Me encerré en el cuarto a escribir” 7Ibíd.MDS 109.3

    En 1891, después de una gira de tres meses por los estados del este en 1891, justo antes de partir para Australia, escribió que había “hablado cincuenta y cinco veces, y escrito trescientas páginas... El Señor es quien me ha fortalecido y bendecido y sostenido por su Espíritu”. 8Manuscrito 4, 1891, citado en Ibíd.MDS 109.4

    En una carta que Elena de White le escribió a G. W. Amadon en 1906 se capta una idea d¿ cómo le ayudaban sus colaboradores: “Después de la puesta del sol del sábado me dormí, y descansé bien sin molestia o dolor hasta las diez y media. No podía dormir. Había recibido instrucción [del Guía celestial], y raramente quedaba en cama después que llegaba una instrucción tal. Habíá un grupo reunido en , y me fue dada instrucción por Uno en nuestro medio que debía repetir y repetir por escrito y de viva voz. Me levanté y escribí durante cinco horas tan rápidamente como mi pluma podía trazar las líneas. Luego descansé en la cama por una hora, y dormí parte del tiempo.MDS 109.5

    “Coloqué el material en las manos de mi copista, y el lunes de mañana me estaba esperando, tras haber sido colocado debajo de la puerta de mi oficina el domingo de noche. Había cuatro artículos listos para que los leyese e hiciese las correcciones necesarias. El asunto está ahora preparado, y parte del mismo irá por correo hoy.MDS 109.6

    “Este es el tipo de trabajo que estoy haciendo. Realizo la mayor parte de mi trabajo de escribir mientras los demás miembros de la familia duermen. Enciendo el fuego y luego escribo ininterrumpidamente, a veces por horas”. 9Carta 28, 1906, citado en Ibíd.MDS 109.7

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents