Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Volviendo a examinar las acusaciones de los críticos

    Durante siglos se han lanzado acusaciones contra la Biblia de contener contradicciones y discrepancias. 49Ver p. 16 para varios ejemplos. Aunque se ofrecían explicaciones tan pronto como aparecían las acusaciones, muchas personas, debido a sus presuposiciones, continuaban creyendo en ellas. Sin embargo, todas las acusaciones, sea contra la Biblia o contra Elena de White, deben considerarse cuidadosamente y con el debido respeto. La verdad puede permitirse ser abierta, franca, justa... y amable. 50Ver Apéndice L: “Principales acusaciones contra Elena de White respecto a la cuestión de la puerta cerrada y las respuestas a través de los años”.MDS 507.5

    Acusación: En sus mensajes/visiones, Elena de White enseñó la noción extrema de la puerta cerrada. Esta acusación incluye alegatos como los siguiente: (1) Elena de White creía, en base a sus mensajes/visiones, que el tiempo de gracia terminó para todos en 1844 (los creyentes estaban salvos y los que rechazaron la predicación millerita estaban perdidos); (2) todas las “conversiones” desde 1844 eran espurias.MDS 507.6

    Respuesta: Los documentos muestran que Elena de White crecía en su comprensión del concepto de la puerta cerrada a medida que Dios continuaba revelando las verdades relacionadas con el significado del 22 de octubre de 1844. Estos documentos indican que sus mensajes/visiones nunca enseñaron que los creyentes fueron “sellados ” en esa fecha. Ni esos mensajes enseñaban que aquellos que no eran conscientes de la predicación millerita, o aquellos que habían sido engañados honestamente por Satanás, estaban “perdidos” en esa fecha.MDS 508.1

    Por el contrario, los mismos registros revelan que desde sus primeras visiones Elena de White enriqueció el concepto de la puerta cerrada, una posición en conflicto directo con otros milleritas partidarios de la posición de la puerta cerrada. 51Ver Apéndice M: “La carta del 13 de julio de 1847 a José Bates ”. Ella enseñaba que el seguir confiando en los cálculos milleritas y en la experiencia de 1844 no significaba automáticamente que uno tenía que creer que el tiempo de gracia había terminado para todo el mundo. A través de sus mensajes/visiones ella marcó el rumbo para una comprensión basada en la Biblia de los eventos ocurridos el 22 de octubre de 1844. Por lo tanto, para aquellos que aceptaron plenamente los primeros mensajes/visiones de la joven Elena Harmon, la “puerta cerrada ” se convirtió ahora en la palabra clave para “la validez del mensaje y la experiencia de 1844 ” y para el concepto que abre el futuro del cambio del ministerio de Cristo el 22 de octubre de 1844. Esta comprensión más amplia de los eventos del 22 de octubre pronto se convirtió en la “verdad presente ” para los adventistas sabatistas. 52“La ‘Verdad Presente’, entonces, de este mensaje del tercer ángel, es, EL SABADO Y LA PUERTA CERRADA ” . —José Bates, An Explanation of the Typical and Antitypical Sanctuary (New Bedford, MA: Press of Benjamin Lindsey, 1850), p. 14. Aquí Bates, como otros, usó las palabras claves de “la puerta cerrada” para referirse a la doctrina del santuario. Ver el vínculo que hace Elena de White en su visión de la puerta abierta y cerrada en 1849. — Primeros escritos, pp. 42-45.MDS 508.2

    Las observaciones de Elena de White respecto a las “conversiones ” mediante maestros “falsos” se aplicarían a todos los maestros tales desde el comienzo del tiempo. A lo largo de los siglos, muchos se han “sentido salvados ” a través de innumerables “planes ” de salvación, ya sea en el misticismo de la antigua Babilonia y de Egipto, en la poderosa predicación emocionalista de muchos predicadores de reavivamientos, o en el éxtasis de ciertos grupos carismáticos, pasados o presentes. Otros se han afirmado en la confianza de que su razón y la investigación les han dado la “verdad ” acerca de ellos mismos y del universo. Sólo Dios es capaz de juzgar las motivaciones personales de estas “conversiones ” que han ocurrido a través de los sentimientos o de la razón. Pero la mayoría de las personas estará de acuerdo en que rechazar la verdad no es la manera de establecer una relación de salvación con Dios.MDS 508.3

    Acusación: Elena de White y sus compañeros adventistas han “encubierto” las nociones anteriores equivocadas de ella sobre la puerta cerrada.MDS 508.4

    Respuesta: A primera vista, los primeros críticos tenían motivo para plantear preguntas; aquí y allá se habían eliminado algunas palabras de las impresiones posteriores. Algunas de las primeras respuestas a esta acusación dadas por dirigentes adventistas posteriores parecían ser superficiales, principalmente porque no muchas personas en años posteriores habían siquiera visto los pocos documentos de la década de 1840, los que no estaban ampliamente distribuidos. 53 Ver Apéndice L. Por ejemplo, en base a la información disponible, J. N. Loughborough negó que cualquiera que más tarde llegó a ser adventista del séptimo día había creído en la noción comúnmente entendida de una “puerta cerrada” después del chasco de 1844. En realidad, documentos contemporáneos de la década de 1840 están más disponibles hoy que lo que estuvieron para la gente de entonces. Además, nadie en la década de 1840 podía tener acceso rápido a todos los periódicos contemporáneos que trataban el tema de la puerta cerrada como puede tenerlo un estudiante moderno; y pocos en esa década podían tener acceso a las cartas privadas de Elena Harmon-White y a las de sus contemporáneos.MDS 508.5

    Siempre que uno imagina el papel que desempeñó Elena de White y trata de responder a los mismos desafíos y condiciones que la joven Elena enfrentó, resulta clara y comprensible la responsabilidad que sintió de aclarar los primeros escritos que fueron hechos en forma apresurada. Aquellas pocas omisiones o cambios no fueron hechos para cambiar posiciones sino para aclararlas, de modo que pudieran evitarse los malos entendidos. ¿Qué otra cosa podría hacer un autor responsable, incluso una profetisa?MDS 508.6

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents