Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Qué indica la investigación científica respecto a una dieta carnívora

    • La carne y la obesidad: Es difícil llegar a ser obeso cuando se sigue la dieta original de la humanidad (Génesis 1-3: frutas, granos, frutos oleaginosos y vegetales). Estudios recientes indican que aquellos que siguen una dieta con carne son mucho más propensos a ser obesos. En el Estudio de Mortalidad Adventista, el 16 por ciento de las mujeres vegetarianas y el 8 por ciento de los hombres eran obesos mientras que en el grupo adventista no vegetariano el 32 por ciento de las mujeres y el 20 por ciento de los hombres eran obesos. 37 R. L. Phillips, F. R. Lemon, W. L. Beeson, J. W. Kuzma, American Journal of Clinical Nutrition (1978) 31:S191-S198. Debido a que la carne es alta en grasas, contiene muchas calorías en un espacio pequeño y en consecuencia es un alimento con alta densidad calórica.MDS 323.2

    • La carne, la obesidad y el cáncer: Pero la obesidad conduce a riesgos ulteriores. La obesidad aumenta el riesgo de una enfermedad coronaria del corazón en un 50-100 por ciento, y la correlación con el riesgo de cáncer aumenta dramáticamente. La obesidad aumenta el riesgo de cánceres como el cáncer del seno, 38 T. Hirayama, Preventive Medicine (1978), 7:173-195. cáncer del revestimiento del útero (endometrio), 39 E. L. Winder, G. C. Ersher y N. Mantel, Cancer (1966), 19:489520. (Sin embargo, algunos estudios en los Estados Unidos no han vinculado directamente las dietas abundantes en grasa o carne con el cáncer del seno.) cáncer de la próstata, cáncer del colon 40 Regina Ziegler, conferenciante del Instituto Nacional del Cáncer en Atlanta, GA, en el Simposio de Dieta y Cáncer, abril,1991. Ver también D. A. Snowden, R. L. Phillips, W. Choi, American Journal of Epidemiology (1984), 120:224-250; R. L. Phillips y D. N. Snowden, Journal of the National Cancer Institute (1985), 74:307-317. y otros cánceres. “Las personas que comen dietas altas en grasa tienden a ser más gruesas y a comer más carne y menos frutas y vegetales, de modo que su riesgo de contraer cáncer también aumenta”. 41CA/1996, p. 329. MDS 323.3

    En Hiroshima, Japón, la incidencia del cáncer de seno era 3,8 mayor entre personas que consumen carne diariamente en comparación con las vegetarianas. Los consumidores diarios de huevo tenían un riesgo 2,8 mayor, y los de mantequilla y queso, un riesgo de 2 a 3 veces mayor que los que no consumen de esos productos. 42T. Hirayama, Preventive Medicine 7:173-195 (1978), “Debiera disuadirse [a la gente] que consuma la yema de huevo. La yema es la fuente más alta de colesterol en la dieta del norteamericano promedio. La ingestión de dos huevos por día — en forma visible y/o invisible (v. gr., en alimentos preparados) — virtualmente anula los programas alimenticios que tienen el objetivo de reducir el colesterol del suero sanguíneo. Por lo tanto, debiera animarse al público a evitar la yema de huevo en los alimentos preparados en forma comercial. Los fabricantes de alimentos han producido recientemente sustitutos del huevo con bajo colesterol y con baja grasa saturada que pueden usarse exitosamente en la preparación al por mayor de alimento para hacer huevos revueltos, wafles, panqueques, tortillas de huevos y platos semejantes. Debieran estimularse estos nuevos sustitutos, pero con un contenido de sal más bajo”. — “Special Report: Inter-Society Commission for Heart Disease Resources”,Circulation, julio, 1984,70:188A. En un estudio de 265.118 japoneses, los consumidores de carne tenían un riesgo 2,5 veces mayor de enfermarse de cáncer pancreático. 43“Diet, Nutrition, and Cancer”, p. 6-3, Comité sobre Dieta, Nutrición y Cáncer (Washington, D.C.: National Academy Press, 1982). MDS 323.4

    * El sistema inmune: El sistema inmunológico humano se ve afectado directamente por lo que uno come, y por lo tanto la resistencia del cuerpo al cáncer puede ser el factor más importante para prevenir el cáncer. Los excesos o deficiencias de cualquier nutriente afectan adversamente el sistema inmunológico. Por ejemplo, una dieta alta en proteína deprime las células linfocitos-T,44 E. H. Krick, Life and Health Special Cancer Prevention Issue, pp. 12-14(1978). y una dieta irrazonablemente baja en proteína, como en Kwashiorkor, Africa deprime el sistema inmunológico. La obesidad, como también el hambre, deprimen el sistema inmunológico. Un elevado colesterol del suero sanguíneo deprime el sistema inmunológico, al igual que dosis excesivas de las vitaminas C oE. 45 J. Vitale, Oncology Times, enero, 1980.MDS 323.5

    • La carne y el cáncer: El índice de mortalidad debido al cáncer oválico es claramente diferente entre (a) las adventistas lacto-ovo-vegetarianas (15,9/100.000), (b) mujeres que consumen carne una a tres veces por semana (18/100.000), (c) la población general de California (24/100.000), y (d) las adventistas que consumen carne cuatro o más veces por semana (26,4/100.000). 46 R. L. Phillips, D. A. Snowden, B. N. Brin, en E. L. Wynder, G. A. Leveille, J. H. Weisburger, G. E. Livingston, editores, Environmental Aspects of Cancer —The Role of Macro and Micro Components of Foods (Westport, CT: Food and Nutrition Press, 1983), pp. 53-72. No se hizo una distinción entre los lacto-ovo-vegetarianos y los vegetarianos totales, lo cual podría conducir a la conjetura de que se habría indicado un índice aun más bajo para los vegetarianos totales.MDS 323.6

    En ese mismo estudio en el que se compararon los tres grupos, los índices de mortalidad en el caso del cáncer del seno fueron: (a) 64/100.000; (b) 73,3/100.000; y (c) 81,6/ 100.000. 47 Estos porcentajes pueden no ser estadísticamente significativos y aguardan una verificación ulterior en estudios que se realicen más adelante.MDS 323.7

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents