Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El “ viaje” gradual de Elena de White

    Tanto Jaime White como su esposa Elena comprendían que se necesitaba tiempo para responder “paso a paso” a una verdad mayor. 18Testimonies, t. 3, pp. 20-21.La experiencia, el sentido común y una iluminación divina motivaron su principio repetido a menudo: “La reforma alimenticia debe ser progresiva”. 19El ministerio de curación, p. 247. Ver también pp. 282,304. Dios siempre ha usado este principio al revelar la verdad. 20 Ver pp. 34, 274, 304,422.MDS 311.11

    Visiones que la Sra. White recibió en 1848 y 1854 destacaban los efectos dañinos del tabaco, el café y el té. En la segunda visión se hicieron notar asuntos relacionados con la salud como la falta de limpieza corporal y la necesidad del dominio del apetito. 21 Jaime White, Review and Herald, 8 de noviembre, 1870; Manuscrito 1,1854, en MR, t. 6, pp. 217-219. Elena de White declaró que en 1863 el Señor me presentó “el gran tema de la reforma pro salud”, incluyendo el concepto de que el cuidado de la salud de uno es un deber espiritual. 22Consejos sobre el régimen alimenticio, pp. 577-578; Manuscrito 1, 1863, en Mensajes selectos, t. 3, pp. 317-318. Seis meses más tarde escribió: “Nuestra comida sencilla, tomada dos veces por día, es disfrutada con verdadero gusto. No tenemos carne, torta, ni ningún alimento concentrado sobre nuestra mesa. No usamos tocino, pero en su lugar tenemos leche, crema y algo de mantequilla. Preparamos nuestros alimentos sólo con poca sal, y hemos abandonado toda clase de especias. Desayunamos a las siete, y tomamos nuestro almuerzo a la una... Como la comida con mayor gusto que nunca antes”. 23Spiritual Gifts, t. 4, p. 154, citado en Consejos sobre el régimen alimenticio, pp. 579-580; ver también Testimonies, t. 2, pp. 371-372.MDS 311.12

    En 1870 la Sra. White reveló más ampliamente cómo se estaban aplicando en su hogar los principios de salud. Ella se refirió a su “mesa bien provista en toda ocasión”. Visitantes, esperados y no esperados, venían frecuentemente. Ella colocaba delante de todos alimento “sencillo y sin embargo sano” y “si alguien quiere más que esto, está en libertad de encontrarlo en otra parte. No pongo en mi mesa nada de mantequilla ni de came. Raramente hay torta allí. Por lo general tengo una provisión amplia de frutas, buen pan y hortalizas”. No se colocaba azúcar en la mesa, aunque a veces se la usaba en la preparación [de la comida] en la cocina. 24Consejos sobre el régimen alimenticio, pp. 392,583-584.MDS 312.1

    En un viaje por ferrocarril que los White hicieron en 1870, comieron a su hora habitual, la una de la tarde, “pan integral y una abundante provisión de fruta”. 25Ibid.MDS 312.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents