Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Algunos mensajes proféticos no preservados

    La Biblia no contiene todo lo que los profetas han dicho o escrito. Por ejemplo, no tenemos todo lo que Jesús dijo o hizo. 19“Y hay también muchas otras cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir” (Juan 21:25).MDS 17.5

    ¿Significa eso que los mensajes no preservados eran menos importantes, menos inspirados, que aquellos que tenemos en la Biblia? ¡No! Todo lo que Dios dice es importante e inspirado. Pero algunos mensajes eran de interés local. Otros estaban incluidos en otros mensajes que fueron preservados. Indiscutiblemente, la mayor cantidad de men—sajes proféticos. incluyendo las palabras de Jesús, no se preservaron.MDS 17.6

    Los profetas bíblicos pueden clasificarse en cuatro grupos: 20Ver Jemison, A Prophet Among You, p. 73. “No a todos ios profetas se les dio la misma misión, ni hicieron el mismo tipo de trabajo, pero todos hablaron en nombre de Dios; todos comunicaron mensajes inspirados por el Cielo. Algunos profetas expusieron normas divinas para la conduc ta humana, otros revelaron los propósitos de Dios para individuos y naciones, otros protestaron contra los males prevalecientes, otros instaron a la gente a la fidelidad, otros fortalecieron y guiaron a gobernantes nacionales, otros dirigieron construcciones y otros tipos de actividades, otros sirvieron como maestros. En el curso de su obra, algunos realizaron milagros, otros escribieron libros. En cada caso, los verdaderos profetas sirvieron como portavoces de Dios a un núcleo de personas; no fueron instruidos por Dios a un nivel meramente personal o familiar”.—Kenneth H. Wood, “Toward an Understanding of the Prophetic Office”.— Journal of the Adventist Theological Society primavera, 1991, p. 24.MDS 17.7

    1. Profetas que escribieron algo de la Biblia, como Moisés, Jeremías, Pablo y Juan.MDS 17.8

    2. Profetas que no escribieron nada de la Biblia, pero cuyos mensajes y ministerio se preservan ampliamente en la Biblia, como Enoc, Elias y Eliseo.MDS 17.9

    3. Profetas que dieron testimonios orales (quizás aun mensajes escritos), pero cuyas palabras no se preservaron. A lo largo del Antiguo Testamento, se mencionan muchos profetas sin indicar su nombre, incluyendo a los setenta ancianos que recibieron el Espíritu Santo y profetizaron (Núm. 11:24-25), el grupo que se unió a Saúl después que éste llegó a ser rey (1 Sam. 10:5-6,10), y aquellos que fueron escondidos en cuevas por Abdías (1 Rey. 18:4,13). En el Nuevo Testamento, por ejemplo, las cuatro hijas de Felipe profetizaron, pero sus mensajes no fueron registrados (Hech. 21:9).MDS 17.10

    4. Profetas que escribieron libros que no han sido preservados, incluyendo a Natán (1 Crón. 29:29), Gad (1 Crón. 29:29), Semaías (2 Crón. 12:15), Jaser (Jos. 10:13; 2 Sam. 1:18), Iddo (2 Crón. 12:15; 9:29), Ahías (2 Crón. 9:29) y Jehú (2 Crón. 20:34).MDS 17.11

    Lo que ha sido preservado en la Biblia es la esencia del glorioso linaje de esplendor mediante el cual Dios ha hablado a la humanidad, “muchas veces y de muchas maneras” (Heb. 1:1). El propósito de los escritos bíblicos no fue producir una historia completa de todo lo que le ocurrió al pueblo de Dios en los tiempos del Antiguo y del Nuevo Testamento. El propósito primario de la Biblia es darles a los lectores una comprensión clara del plan de salvación y de los eventos más importantes que exponen el gran conflicto entre Cristo y Satanás. Además, Pablo escribió que la Biblia provee “ejemplos” del bien y el mal, de la verdad y el error, para alertar al lector a “estar fírme, mire que no caiga” (1 Cor. 10:12).MDS 17.12

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents